Aviso: se emplea en este espacio ocasionalmente el neutro (acabado en -o) porque así se evita la tediosa lectura que podría suponer el uso de ambos términos en todas las ocasiones (niño/a, alumnos y alumnas, etc). El contenido de MuNDo AsPeRGeR está protegido por Creative Commons Attribution 4.0 International. Puede compartir libremente cualquier contenido citando MuNDo AsPeRGeR o al autor del texto. Encontrará las fuentes que usamos nosotros al pie cada artículo.


22/3/19

Mindfulness y atención consciente.



Mindfulness, atención consciente, atención plena o "sati" es una práctica en la que tomamos conciencia de las distintas facetas de nuestra experiencia en el momento presente. Se basa en la tradición de la meditación budista combinada con avances científicos en psicología y neurociencia
Imagen obtenida de Area Esencial.
Este tipo de la meditación ahora se está aplicando al ámbito educativo ya que algunas de las ventajas demostradas que aporta practicar mindfulness son el incremento de nuestra satisfacción corporal, la mejora de nuestras capacidades cognitivas, la reducción de las distracciones y de la ansiedad y la mejora de nuestras relaciones humanas. 
   La práctica del Mindfulness también es interesante para evitar el estrés, lo cual resulta muy útil para los padres y madres que pueden tener como consecuencia del trabajo y las responsabilidades en casa este tipo de trastorno del estado de ánimo. Con la práctica de la atención consciente propiciamos el equilibrio entre roles de padres e hijos.
   La mayor parte de las personas vivimos como si tuviéramos encendido un piloto automático. Hacemos las cosas con muy poca conciencia sobre los detalles y tenemos el hábito de enmascarar nuestra experiencia con una sucesión de puntos de vista, opiniones y juicios. Esto ocurre simultáneamente (casi al mismo tiempo) a los acontecimientos en sí, lo que dificulta mucho "ubicarse" mientras rebotamos entre una reacción y otra. Con la atención consciente podemos cambiar esto, aprender a desarrollar una conciencia exacta de lo que es nuestra experiencia en vez de encerrarnos en hábitos de pensamiento distorsionado. Este control sobre nuestro estado de ánimo y nuestras reacciones nos permite tomar decisiones más ponderadas lo cual, a su vez, nos ayuda a darnos cuenta de las diferentes posibilidades de elección que tenemos en cada ocasión de la vida.
   Además, los estudios basados en la clínica sugieren que la depresión y la ansiedad son los trastornos psiquiátricos más comunes en personas que se encuentran en el espectro autista o tienen síndrome de Asperger. Esto a menudo implica la manifestación de  fobias específicas, hiperactividad, obsesiones, estereotipias, etc. que son complicadas de diferenciar de síntomas afectivos o ansiosos, sobre todo en aquellas personas con alteraciones importantes en la comunicación. Las perturbaciones afectivoemocionales y conductuales son bastante comunes en el síndrome de Asperger y autismo de alto funcionamiento, así que es lícito preguntarse si tales perturbaciones no configuran, en algunos casos, una condición psiquiátrica comórbida.


Según la UNED mindfulness es una práctica demandada por la sociedad, hasta el punto de que las personas que han experimentado los beneficios de su práctica experimentan también una mayor atención plena, mayor estado de calma, mayor consciencia del cuerpo, de las emociones y de la mente, mayor vitalidad y concentración así como una mejor relación consigo mismo y con los demás. 
   La práctica de mindfulness es útil (*) en niños y niñas con muy poca regulación emocional, problemas de función ejecutiva, falta de empatía, falta de atención, ansiedad y dificultades para conciliar el sueño. Por otro lado, mindfulness ayuda al alumnado a "aprender de forma más efectiva y a conseguir entender el poder de la atención. Además, les es útil para aprender a romper el hábito de juzgar y reaccionar de forma impulsiva, reducir el estrés, interiorizar el valor que aportar estar sentados y callados. Su estabilidad emocional se incrementa, es posible prevenir situaciones de violencia tanto dentro como fuera del aula, desarrollar una habilidad básica para tener una vida equilibrada y fortalecer la relación alumno-profesor". (Educación 3.0., 2015)
Imagen de Esic Actualidad.
“Siendo el padre de un niño con un trastorno del espectro autista podría ser fácil perder el control sobre el flujo constante de pensamientos, preocupaciones y dudas corriendo a través de su mente. Hay, de hecho, mucho de qué preocuparse. Hay mucho que planear. Es fácil caer en una trampa, una espiral, una cadena interminable de pensamientos negativos. Sin atención consciente esto puede suceder sin ni siquiera darse cuenta” (Russell, 2011). 
   Russell asegura que notó que la falta de tiempo era una de fuentes más frecuentes de frustración para él. Dice que "cada minuto de todos los días podría ser tiempo para mí. Al cocinar, lavar los platos,etc. podía utilizar ese tiempo para mí. A través de una modificación del comportamiento y terapia podrían ser todos los momentos para mi propia atención y podría atreverme a disfrutarlos. Este simple pensamiento tenía el potencial de cambiar mi vida”. Después de un tiempo Jack Russell asegura que con la práctica de mindfulness notó otros beneficios que no había planeado además de los que sí buscaba. 
   De acuerdo con Russell el primer paso positivo de la práctica de mindfullness en sus hijos (en el espectro autista ambos) fue su capacidad para tomar respiraciones profundas con la intención de calmarse. Los efectos de la respiración, dice, eran muy notables y las respiraciones profundas les daban el tiempo y espacio necesario para que pudieran tomar mejores decisiones. Pero, pese a todo, en algunas ocasiones los niños le desafiaban o se negaban a hacer las respiraciones y, además, es poco realista esperar que todo el mundo a su alrededor vigile el comportamiento de los menores para recordarles su "respiraciones tortuga" (así lo llama él) si notaban que se estaban alterando. esta es la dificultad de la práctica de mindfulness en niños y niñas con trastornos del neurodesarrollo: no siemprfe se puede hacer cuando o como uno lo necesita.
Ilustración de @JopiDibuja
Según la Asociación Síndrome de Asperger y TGD de Salamanca la técnica del Mindfulness ayuda al alumnado a aprender de forma más efectiva y a conseguir entender el poder de la atención. Además, les es útil para aprender a romper el hábito de juzgar y reaccionar de forma impulsiva, reducir el estrés, interiorizar el valor que aportar estar sentados y callados. También se incrementa la capacidad de liderazgo porque el estado de tranquilidad conduce a alcanzar un mayor grado de conocimiento de nosotros mismos y de los demás. 


El mindfulness favorece competencias emocionales como el autocontrol, el entusiasmo, la autoconciencia, la perseverancia y la motivación. Proporciona una mejor perspectiva ante los acontecimientos cotidianos y al alcanzar un mayor grado de bienestar, felicidad y confianza el nivel de satisfacción personal se dispara, convirtiéndonos así en referente y modelo positivo para los demás.

La ranita:
Existen sencillos ejercicios para escolares de primaria y secundaria inspirados en las ideas de Eline Snel y el proyecto educativo aragonés ‘Aulas Felices’ del Equipo SATI. Uno de ellos se conoce con el nombre de ‘La ranita’ y dura aproximádamente cuatro minutos. Con este ejercicio los alumnos y alumnas aprenden a estar tranquilos y atentos "como una rana" porque una rana salta, se para y se sienta muy quieta mientras observa lo que pasa. Para desarrollar el ejercicio hay que decirle a los niños y niñas los siguiente: “Imagínate que eres una ranita y que te sientas en el suelo. Tu cuerpo está quieto, tu cabeza está quita, tu boca está quieta, tus ojos están quietos, tus brazos están quietos, tus manos están quietas. Si se mueve algo de tu cuerpo no pasa nada, solamente nos damos cuenta de que se mueve. También te tienes que dar cuenta que si respiras, de que se mueve tu cuerpo, se mueve tu tripa. Pon las manitas en tu tripa y respira e inspira. Ahora también puedes fijarte en la respiración en tu nariz. Pon tus manitas en tu nariz. Y respiramos e inspiramos. Es importante imitar a una rana para que estés atento y tranquilo como ella”.
El test del espagueti.
Es idóneo cuando surge algún momento de tensión entre los estudiantes y dura aproximadamente 6 minutos. En este ejercicio les diremos: "Imagina que somos espaguetis y elegimos un lugar para tumbarnos. Los espaguetis son largos y estirados. Cerramos los ojos muy fuerte, como si mirásemos al sol, y cerramos también la boca, la mandíbula, los labios y mejillas con mucha fuerza. Ahora que están tensas… las relajamos. Hacemos lo mismo con las manos, ténsalas mucho, cierra los puños como si fueras un guerrero y cuando estén tensos, muy tensos… suéltalos. Ahora lo haremos con los piernas y con los pies: ténsalos muy, muy fuerte... y relájalos. Ahora tu tripa y tu vientre, ténsalos. Después suelta y tu vientre bajará. Sube tu vientre… suéltalo. Ya está todo cuerpo relajado».



(*) Varios estudios prueban que el acto de la meditación activa la corteza prefrontal, resultado que puede aumentar la función ejecutiva en niños con Asperger y, por tanto, lo que podría reducir el número y la intensidad de los berrinches. El aumento de la actividad en la corteza prefrontal también se ha relacionado con el aumento de la capacidad de las personas para sentir empatía.
________
Fuentes:
- Jack Russell, "Mindfulness: A Tool for Parents and Children with Asperger's Syndrome" en Mindfulness Volume 2, Number 3, 212-215. Springer Science & Business Media, LLC 2011. Revista Mindfulness, 
- Educación 3.0. "Mindfulness, una técnica para mejorar la atención enceducación", primera parte: https://www.educaciontrespuntocero.com/experiencias/mindfulness-una-tecnica-para-mejorar-la-atencion-en-educacion-i-parte/24643.html
- ¿Qué es Mindfulness o la Atención Consciente?: https://www.respiravida.net/que-es-la-atencion-consciente-o-mindfulness
- Educación 3.0. "Mindfulness, una técnica para mejorar la atención en educación", segunda parte. 2015. Disponible en: https://www.educaciontrespuntocero.com/experiencias/mindfulness-una-tecnica-para-mejorar-la-atencion-en-educacion-ii-parte/25042.html?fbclid=IwAR0pvoJuSTO08zsPiwDuWXdBwI3Xsi8LJYX37YuVWMGyUucT2vV17KjNNmw
- El estrés de los padres disminuye con los avances de los hijos: https://www.mundoasperger.com/2017/08/es-estres-de-los-padres-disminuye-con.html?m=1
- MindfulKids, Peaceful Schools. "Mindfulness y el síndrome de Asperger: Posible herramienta de apoyo", 2011: http://mindfulkidscolombia.blogspot.com/2011/08/mindfulness-y-el-sindrome-de-asperger.html
- Mindfulness según la Universidad nacional de Educación a Distancia (UNED): http://comunicacion.intecca.uned.es/?p=10420 
- Estrés: https://www.mundoasperger.com/2017/03/estres.html?m=1
- Estrés crónico: https://www.mundoasperger.com/2016/12/estres-cronico.html?m=1
- Trastornos del estado de ánimo como la depresión o la ansiedad: https://www.mundoasperger.com/2016/08/trastornos-del-estado-de-animo.html
- Asociación Síndrome de Asperger y TGD de Salamanca, "Mindfulness, una técnica para mejorar la atención en educación". En https://www.facebook.com/aspergersalamanca/posts/la-t%C3%A9cnica-del-mindfulness-ayuda-al-alumnado-a-aprender-de-forma-m%C3%A1s-efectiva-y-/458853874278599/
-  Esic Actualidad. "2 horas con… Hygge & Mindfulness”. http://esic.edu/actualidad/2-horas-con-hygge-mindfulness/



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Redefiniendo el síndrome de Asperger::

Técnicamente el síndrome de Asperger (SA) es un trastorno del espectro autista (TEA). Se trata de un trastorno que se manifiesta con la incapacidad para comunicarse convencionalmente, dificultades para asumir habilidades sociales de forma natural y también dificultades para comprender la conducta social de los demás.
Por ejemplo, en el lenguaje de las personas con Asperger están presentes una serie de alteraciones como el uso excesivamente formal, rebuscado o pedante; las dificultades para iniciar una conversación o para dejar de hablar y ceder el turno a otros cuando la conversación gira en torno un tema de interés restrictivo de la persona en cuestión; etc.

Las personas con síndrome de Asperger normalmente sienten la necesidad de tenerlo todo estructurado en su cabeza para poderlo comprender. prácticamente todos tienen intereses peculiares, restrictivos, único o incluso obsesivos; muchos son torpes debido a problemas de motricidad; la mayoría no juegan en grupo y tampoco se les dan bien los deportes (aunque insistimos en que siempre hay excepciones).

Tener síndrome de Asperger, y/o un hijo/a con síndrome de Asperger, incide en las relaciones personales de la unidad familiar, dificulta la socialización de todos sus miembros, la educación del menor resulta estresante y genera ansiedad, sobre todo si el centro escolar no colabora para cubrir sus necesidades educativas especiales y son alumnos que mayoritariamente padecen acoso escolar.

El Asperger no tiene consideración de enfermedad sino de síndrome (conjunto de síntomas) y la diversidad de funcionamiento va a estar ahí por siempre aunque, gracias a terapias, intervención y la ayuda familiar y profesional, sus dificultades pueden aminorar con el tiempo (y mucho trabajo y esfuerzo) y mantener lo que se llama "una vida normal". La media de edad ronda los 5 o 6 años cuando se produce el diagnóstico (mucho más tarde en el caso de las chicas porque sus rasgos son más sutiles y los diagnosticadores aún no están suficientemente entrenados para percibirlos) aunque sus rasgos especiales suelen hacerse patentes a partir de los 3 años de edad. Algunos de estos niños y niñas presentan comportamientos “especiales” casi desde su nacimiento (por ejemplo hiperactividad y déficit de atención en alguna época, un comportamiento excesivamente infantil para su edad, aprenden a leer solos (hiperlexia), no miran a los ojos al hablar (mirada anómala), tienen rabietas que para los demás son incomprensibles y desmesuradas, son muy literales, etc. y cuándo no, ni sobre qué temas es apropiado hacerlo según el contexto, ni cuándo intervenir o cómo iniciar una conversación. Los gestos, el rostro y las expresiones corporales de los demás les resultan confusos a menudo porque la mayoría de personas con síndrome de Asperger solo interpretan el lenguaje verbal (las palabras) y no comprenden bien el no verbal. Por tanto, aunque su semántica sea rica (normalmente tienen un vocabulario incluso mucho mejor que la de sus iguales) y su sintaxis correcta (saben perfectamente construir una oración y expresarse de forma normativamente correcta a nivel sintáctico y semántico) fallan estrepitosamente en la pragmática. Eso hace que su comportamiento social parezca “anormal”.

El conjunto de rasgos (o síntomas) más importantes del síndrome de Asperger son:

1. Deficiencias sociales: carecen de recursos para interpretar las señales sociales y el lenguaje no verbal por lo que su lenguaje pragmático falla. Esto significa que a la hora de interpretar emociones pueden errar o no saber cómo expresar las suyas propias.

2. A menudo no reconocen signos del intercambio de la toma de turno por lo que no saben cuándo pueden hacerlo. Son literales, mucho más cuanto menos edad tengan. Las personas con síndrome de Asperger entienden el lenguaje verbal sin poder interpretar su componente prevaricador (las mentiras, las frases hechas, las metáforas, los juegos de palabras, etc.). Como no comprenden bromas, sobreentendidos, lenguaje metafórico, chistes, etc. y tampoco comprenden conceptos abstractos casi siempre son incapaces de intuir lo que otros piensan o cómo se sienten los demás, lo cual significa que tienen graves problemas en lo que se conoce como "teoría de la mente".

3. Tienen focos de interés absorbentes. Se interesan por cuestiones que a otras personas les podrían parecer irrelevantes y llegan a convertir esos temas en verdaderas pasiones y en intereses exclusivos, focalizando todo su interés en el aprendizaje de tantos datos como caigan en sus manos o en actividades de colección sobre esas áreas de interés. Adquieren conocimientos muy concretos hasta llegar a ser verdaderos expertos y, a la vez, a veces ignoran aquellos otros temas que no les interesan en absoluto (esto puede desembocar en fracaso escolar). Consiguiendo que sus intereses particulares formen parte de su aprendizaje pueden llegar a realizar estudios superiores con éxito y si además esos intereses absorbentes los pueden utilizar en el entorno laboral serán personas eficaces y muy útiles en su trabajo.

4. Establecen rituales muy estrictos: necesitan rutinas, si sus costumbres, sus horarios o sus actividades varían, y no se les ha anticipado que habrá un cambio, experimentan ansiedad. Pequeñas diferencias en su rutina, que aparentemente no tienen importancia, a ellos/as les pueden llegar a alterar muchísimo. Necesitan saber en todo momento qué día de la semana es, qué actividades tienen previsto hacer en ese día, etc. Eso hace necesaria la anticipación de los cambios: si por cualquier causa se van a alterar sus rutinas conviene explicárselo con antelación para no provocarles ansiedad.

5. La mayoría de personas con síndrome de Asperger presentan motricididad dañada en mayor o menor medida: son torpes y patosos. De ahí que por lo general los juegos en grupo y los deportes se les den mal. Eso agrava el problema de socialización porque sus compañeros de juegos les rechazan en sus equipos e, incluso, llegan a prohibirles la participación. Los adultos suelen tropezar, los niños se caen y se golpean a menudo, les cuesta aprender a montar en bici, atarse los cordones de los zapatos o abotonarse la ropa. Con el tiempo, la práctica y mucha insistencia se mejoran mucho las habilidades motrices pero suele quedar cierta torpeza en la edad adulta.
Por lo demás… son personas con sus capacidades cognitivas intactas. No hay ningún rasgo físico que les diferencie de los otros niños y pasan desapercibidos en el grupo aunque se les suele clasificar como “raritos” o “excéntricos”. La mayoría de personas con síndrome de Asperger tiene una memoria excepcional por lo que suelen aprender muchísimos datos (especialmente sobre sus temas de interés). Su memoria es sobre todo visual-espacial así que recuerdan pequeños detalles que los demás no recordamos. Sin embargo necesitan adquirir habilidades sociales, y requieren apoyo terapéutico/psicológico prácticamente toda su vida, por lo que es importante ponerles en manos de profesionales tan pronto como sean diagnosticados y trabajar individualmente las dificultades concretas que presenta cada persona en particular.
No sirven generalizaciones de cara a la intervención: hay que concretar las dificultades de cada uno y enfocarse en ellas para ayudar de verdad a esa persona.




Licencia de contenido:

Creative Commons License

This work is licensed under a Creative Commons Attribution 4.0 International License.
Puede reproducir cualquier contenido de este espacio siempre y cuando cite la fuente. Los contenidos que pertenecen a otros autores y que se han compartido aquí estarán sujetos a sus propios derechos.