Aviso: se emplea en este espacio ocasionalmente el neutro (acabado en -o) porque así se evita la tediosa lectura que podría suponer el uso de ambos términos en todas las ocasiones (niño/a, alumnos y alumnas, etc). El contenido de MuNDo AsPeRGeR está protegido por Creative Commons Attribution 4.0 International. Puede compartir libremente cualquier contenido citando MuNDo AsPeRGeR o al autor del texto. Encontrará las fuentes que usamos nosotros al pie cada artículo.


21/12/18

Guía de orientación vocacional para personas con Trastorno del Espectro del Autismo.




“Da tu primer paso ahora, no es necesario que veas el camino
completo. El resto irá apareciendo a medida que camines"
 Martin Luther King 

Ana Arsuaga Vicente y Verónica Santiso Doldán, bajo el amparo de Autismo España(*), han editado la “Guía de orientación vocacional para personas con TEA” que puede descargarse de manera gratuita AQUÍ.
   Esta guía busca responder a una de las principales demandas del colectivo: su inclusión laboral. Según datos de Autismo Europa entre el 76 y el 90 por ciento de las personas adultas con TEA está desempleada y no desarrolla ninguna actividad productiva o laboral pese a que quieren y pueden trabajar. Las personas con Trastorno del Espectro del Autismo (en adelante TEA), conforman uno de los colectivos con mayores dificultades de participación comunitaria y acceso a un empleo. 
   A día de hoy, dentro del ámbito de la discapacidad, el colectivo de personas con TEA se sitúa a la cola de la inclusión laboral. El tejido empresarial aún desconoce el potencial laboral de estas personas y, muchas de ellas, necesitan apoyos y recursos que les guíen en su proceso de búsqueda de empleo y de acceso al mercado laboral. Cuando no han conseguido un trabajo cualificado (de acuerdo con su nivel de instrucción y entrenamiento) puede ocurrir que amigos bienintencionados o familiares les consigan un trabajo manual. Debido al bajo nivel, también típico, de sus habilidades visuales y motrices, pueden fracasar una vez más, con implicaciones devastadoras a nivel emocional. Por lo tanto, es importante que las personas con Asperger se entrenen y se sitúen en trabajos para los cuales no están neuropsicológicamente discapacitados y en los cuales puedan tener un cierto grado de apoyo y protección. 
Esta publicación pretende ayudarles a identificar sus intereses vocacionales y guiarles en su formación profesional a través de una serie de recomendaciones que contribuyan a la mejora de su empleabilidad. Se podría decir que es un proceso de ayuda a la elección de una profesión (Vidal y Fernández 2009). Este proceso tiene como objetivo despertar los intereses vocacionales a través del conocimiento de sí mismo, de sus capacidades y aptitudes para desempeñar un puesto de trabajo. Además, este proceso de orientación sirve para conocer la realidad del mercado de trabajo actual a través de la evaluación de las ofertas de trabajo existentes. 


Tal y como resalta el estudio de Empleo y Trastorno del Espectro del Autismo titulado "Un potencial por descubrir" (publicado por la Confederación Autismo España) “las barreras de acceso al empleo comienzan al fnal de la etapa educativa, ya que apenas existen alternativas ni recursos de orientación vocacional para este colectivo. La persona con TEA tiene, por sus características nucleares, enormes difcultades para identifcar sus intereses vocacionales y guiar su formación profesional. Por ello es necesario un apoyo especial para ayudarles en la planifcación de la transición de la vida adulta para que sea exitosa y evaluar las fortalezas y debilidades de las personas para el logro de sus metas personales”. Sin embargo, existen importantes carencias en la red de recursos disponibles durante esta etapa del desarrollo. 
   Los apoyos que suele tener una persona con TEA a la hora de planificar su inserción laboral y acceder al empleo son principalmente la familia, las entidades especializadas vinculadas al colectivo y personas relacionadas con su círculo social más próximo. Era necesaria, por tanto, la creación de esta guía dirigida a los profesionales que trabajan mano a mano con las personas con TEA.
Es importante destacar que las características que definen el TEA no se traducen únicamente en dificultades, sino que también se asocian a una serie de capacidades en las personas que forman parte de este colectivo que queremos destacar. Por ejemplo, la preferencia o adherencia a rutinas se traduce en meticulosidad y atención por los detalles, así como en una buena adaptación y seguimiento de las rutinas. Esta característica también permite a las personas con TEA tener buenas competencias en tareas mecánicas y repetitivas. Debido a la inflexibilidad de pensamiento y comportamiento, las personas con TEA suelen sentirse cómodas respetando y cumpliendo fielmente las reglas establecidas. Disponer de un repertorio limitado de intereses, por su parte, les predispone a generar una gran curiosidad por temas muy específicos, lo que se traduce en un conocimiento muy especializado y exhaustivo sobre los temas que les interesan. Las dificultades de comunicación, relacionadas por ejemplo con la comprensión del lenguaje no literal, los dobles sentidos, las metáforas o las ironías, hace que las personas con TEA tiendan a ser muy lógicas y literales. Por ello, no mienten o manipulan, sino que son sinceras y honestas y pueden tomar decisiones en base a criterios objetivos y no a prejuicios o intuiciones que pueden llevar a errores. Muchas de estas capacidades suponen una ventaja competitiva de las personas con TEA respecto al resto de los trabajadores.


La coyuntura económica existente en nuestra sociedad, ha generado niveles de desempleo altos, mayor número de trabajos de baja cualificación, un menor acceso al empleo y escasa promoción en el puesto de trabajo. Ahora bien, este problema de desempleo se agrava en el caso de las personas con discapacidad y tiene un especial impacto en las personas con TEA. 
   Según la guía "Orientación profesional e inserción sociolaboral de personas con discapacidad intelectual", de la Universidad de Valladolid (2005), todas las acciones de orientación se pueden entender como actividades encaminadas a fomentar el logro de una plena inserción sociolaboral. Además, es posible diferenciarlas en tres grupos de acciones con objetivos específicos, pero con un mismo fin que es el desarrollo de la madurez vocacional de las personas destinatarias: 
   • Adquirir un conocimiento realista de sí mismo, de sus intereses vocacionales, habilidades, competencias, valores-metas, etc. Para ello se deben identificar dichos intereses, habilidades y valores personales, así como conocer que actividades son las que más le agradan y la relación que tienen con la elección vocacional. Se debe reflexionar sobre las habilidades que posee la persona a partir del conocimiento sobre las destrezas individuales. 
   • Favorecer el conocimiento sobre el entorno formativo y profesional, así como los pasos a dar y las técnicas a utilizar para la inclusión laboral. Se deben ofrecer de manera adecuada y accesible todas las alternativas formativas y laborales existentes. Muchas personas con TEA desconocen totalmente las opciones a las que puedan optar, por ello, desde el servicio de empleo de las entidades se debe dar a conocer esta información, de manera que sea comprensible para la persona, empleando distintas técnicas que la faciliten. 
   • Acciones de orientación destinadas al entrenamiento en habilidades para obtención y mantenimiento de un empleo. Este entrenamiento es parte fundamental del proceso de orientación, a través del cual la persona con TEA desarrolla las actitudes y competencias necesarias para que estas personas puedan desenvolverse de manera autónoma tanto en el puesto de trabajo como en la sociedad en general.
    “El empleo es un medio clave en la inclusión social, esencial para afrontar la vida adulta con autonomía e independencia, y que resulta imprescindible para el disfrute efectivo de los derechos humanos y libertades fundamentales. (…) Para que el acceso al empleo de las personas con TEA sea exitoso es necesario que se haga una adecuada planifcación y orientación previa donde se evalúen los intereses y capacidades vocacionales y que genere conocimiento sobre la realidad del mercado laboral actual” (Vidriales, R., Hernández, C., Plaza, M. 2018. p.7).


En los últimos años se han producido mejoras y avances en materia de detección precoz y atención sociosanitaria a la discapacidad. El interés de la opinión pública y de los medios de comunicación respecto al colectivo de las personas con síndrome de Asperger también ha aumentado tal como demuestra su presencia en artículos, reportajes, películas de cine o series de televisión. Aún así hacen falta más acciones para dar a conocer el síndrome de Asperger a la sociedad y especialmente para eliminar las barreras que impiden a estas personas integrarse.(Manifiesto de la Confederación Autismo España).
"A pesar de sus problemas los adultos con Asperger son capaces de generar estrategias alternativas para manejarse en el mundo social, suelen ser muy nobles y dicen en cada momento lo que piensan, reclaman independencia económica y social y suelen ser perfeccionistas a la hora de realizar cualquier tarea. Cuando su trabajo se ajusta a sus intereses y tiene poca demanda social suelen tener éxito profesional aunque, normalmente, suelen ser más eficientes en trabajos técnicos." Sacha Sánchez-Pardíñez en MuNDo AsPeRGeR.


(*) Autismo España es una confederación de ámbito estatal que agrupa a entidades del Tercer Sector de acción social promovidas por familiares de personas con TEA que facilitan apoyos y servicios específcos y especializados a las personas con este tipo de trastorno y sus familias.
_________
Fuentes:
- Guía de orientación vocacional para personas con Trastorno del Espectro del Autismo de la Confederación Autismo España:
- Aprendizaje vocacional de la persona con Asperger. Conseguir empleo. https://www.mundoasperger.com/2018/01/aprendizaje-vocacional-de-la-persona.html
- El entorno laboral para la persona con Asperger y la exclusión social del adulto con trastornos del espectro autista. https://www.mundoasperger.com/2017/08/el-entorno-laboral-para-la-persona-con.html
- Pilar Martín Borreguero, en el capítulo 6 de El síndrome de Asperger ¿Excentricidad o discapacidad social?, Alianza Editorial, Madrid 2004.
-  El autismo del adulto deja de ser invisible: http://www.mundoasperger.com/2017/04/el-autismo-del-adulto-deja-de-ser.html
- Manifiesto de la Confederación Autismo España: https://www.mundoasperger.com/2018/02/discriminacion-social-educativa-y.html
- Discriminación social, educativa y laboral en torno al síndrome de Asperger: https://www.mundoasperger.com/2018/02/discriminacion-social-educativa-y.html
- Las principales dificultades que pueden darse en la vida adulta con el Síndrome de Asperger, MuNDo AsPeRGeR:    http://www.mundoasperger.com/2011/05/caracteristicas-comunes-en-adultos-con.html?m=1
Mundo Asperger y otros mundos, de Sacha Sánchez-Pardíñez; disponible en: https://www.amazon.es/Mundo-Asperger-y-otros-mundos-ebook/dp/B07H2WW5N2




2 comentarios:

  1. A un TEA se le daría mejor trabajar por cuenta propia que trabajarle a un patrono porque estos últimos muchas veces no comprenden nada de los TEA y entonces los presionan y se aprovechan de ellos creándose conflictos para después acabar despidiendo al empleado con TEA. Lo cual podría exponer al patrono a sanciones.

    ResponderEliminar
  2. No, en el entorno y trabajo adecuados podemos funcionar muy bien, en labores que requieran enfoque, ciencia, música, tecnología, ingeniería, soy Asperger y me dedico a las ciencias de la tierra y soy feliz haciendo lo que hago, conseguir trabajo no ha sido sencillo pero lo he logrado.

    ResponderEliminar

Redefiniendo el síndrome de Asperger::

Técnicamente el síndrome de Asperger (SA) es un trastorno del espectro autista (TEA). Se trata de un trastorno que se manifiesta con la incapacidad para comunicarse convencionalmente, dificultades para asumir habilidades sociales de forma natural y también dificultades para comprender la conducta social de los demás.
Por ejemplo, en el lenguaje de las personas con Asperger están presentes una serie de alteraciones como el uso excesivamente formal, rebuscado o pedante; las dificultades para iniciar una conversación o para dejar de hablar y ceder el turno a otros cuando la conversación gira en torno un tema de interés restrictivo de la persona en cuestión; etc.

Las personas con síndrome de Asperger normalmente sienten la necesidad de tenerlo todo estructurado en su cabeza para poderlo comprender. prácticamente todos tienen intereses peculiares, restrictivos, único o incluso obsesivos; muchos son torpes debido a problemas de motricidad; la mayoría no juegan en grupo y tampoco se les dan bien los deportes (aunque insistimos en que siempre hay excepciones).

Tener síndrome de Asperger, y/o un hijo/a con síndrome de Asperger, incide en las relaciones personales de la unidad familiar, dificulta la socialización de todos sus miembros, la educación del menor resulta estresante y genera ansiedad, sobre todo si el centro escolar no colabora para cubrir sus necesidades educativas especiales y son alumnos que mayoritariamente padecen acoso escolar.

El Asperger no tiene consideración de enfermedad sino de síndrome (conjunto de síntomas) y la diversidad de funcionamiento va a estar ahí por siempre aunque, gracias a terapias, intervención y la ayuda familiar y profesional, sus dificultades pueden aminorar con el tiempo (y mucho trabajo y esfuerzo) y mantener lo que se llama "una vida normal". La media de edad ronda los 5 o 6 años cuando se produce el diagnóstico (mucho más tarde en el caso de las chicas porque sus rasgos son más sutiles y los diagnosticadores aún no están suficientemente entrenados para percibirlos) aunque sus rasgos especiales suelen hacerse patentes a partir de los 3 años de edad. Algunos de estos niños y niñas presentan comportamientos “especiales” casi desde su nacimiento (por ejemplo hiperactividad y déficit de atención en alguna época, un comportamiento excesivamente infantil para su edad, aprenden a leer solos (hiperlexia), no miran a los ojos al hablar (mirada anómala), tienen rabietas que para los demás son incomprensibles y desmesuradas, son muy literales, etc. y cuándo no, ni sobre qué temas es apropiado hacerlo según el contexto, ni cuándo intervenir o cómo iniciar una conversación. Los gestos, el rostro y las expresiones corporales de los demás les resultan confusos a menudo porque la mayoría de personas con síndrome de Asperger solo interpretan el lenguaje verbal (las palabras) y no comprenden bien el no verbal. Por tanto, aunque su semántica sea rica (normalmente tienen un vocabulario incluso mucho mejor que la de sus iguales) y su sintaxis correcta (saben perfectamente construir una oración y expresarse de forma normativamente correcta a nivel sintáctico y semántico) fallan estrepitosamente en la pragmática. Eso hace que su comportamiento social parezca “anormal”.

El conjunto de rasgos (o síntomas) más importantes del síndrome de Asperger son:

1. Deficiencias sociales: carecen de recursos para interpretar las señales sociales y el lenguaje no verbal por lo que su lenguaje pragmático falla. Esto significa que a la hora de interpretar emociones pueden errar o no saber cómo expresar las suyas propias.

2. A menudo no reconocen signos del intercambio de la toma de turno por lo que no saben cuándo pueden hacerlo. Son literales, mucho más cuanto menos edad tengan. Las personas con síndrome de Asperger entienden el lenguaje verbal sin poder interpretar su componente prevaricador (las mentiras, las frases hechas, las metáforas, los juegos de palabras, etc.). Como no comprenden bromas, sobreentendidos, lenguaje metafórico, chistes, etc. y tampoco comprenden conceptos abstractos casi siempre son incapaces de intuir lo que otros piensan o cómo se sienten los demás, lo cual significa que tienen graves problemas en lo que se conoce como "teoría de la mente".

3. Tienen focos de interés absorbentes. Se interesan por cuestiones que a otras personas les podrían parecer irrelevantes y llegan a convertir esos temas en verdaderas pasiones y en intereses exclusivos, focalizando todo su interés en el aprendizaje de tantos datos como caigan en sus manos o en actividades de colección sobre esas áreas de interés. Adquieren conocimientos muy concretos hasta llegar a ser verdaderos expertos y, a la vez, a veces ignoran aquellos otros temas que no les interesan en absoluto (esto puede desembocar en fracaso escolar). Consiguiendo que sus intereses particulares formen parte de su aprendizaje pueden llegar a realizar estudios superiores con éxito y si además esos intereses absorbentes los pueden utilizar en el entorno laboral serán personas eficaces y muy útiles en su trabajo.

4. Establecen rituales muy estrictos: necesitan rutinas, si sus costumbres, sus horarios o sus actividades varían, y no se les ha anticipado que habrá un cambio, experimentan ansiedad. Pequeñas diferencias en su rutina, que aparentemente no tienen importancia, a ellos/as les pueden llegar a alterar muchísimo. Necesitan saber en todo momento qué día de la semana es, qué actividades tienen previsto hacer en ese día, etc. Eso hace necesaria la anticipación de los cambios: si por cualquier causa se van a alterar sus rutinas conviene explicárselo con antelación para no provocarles ansiedad.

5. La mayoría de personas con síndrome de Asperger presentan motricididad dañada en mayor o menor medida: son torpes y patosos. De ahí que por lo general los juegos en grupo y los deportes se les den mal. Eso agrava el problema de socialización porque sus compañeros de juegos les rechazan en sus equipos e, incluso, llegan a prohibirles la participación. Los adultos suelen tropezar, los niños se caen y se golpean a menudo, les cuesta aprender a montar en bici, atarse los cordones de los zapatos o abotonarse la ropa. Con el tiempo, la práctica y mucha insistencia se mejoran mucho las habilidades motrices pero suele quedar cierta torpeza en la edad adulta.
Por lo demás… son personas con sus capacidades cognitivas intactas. No hay ningún rasgo físico que les diferencie de los otros niños y pasan desapercibidos en el grupo aunque se les suele clasificar como “raritos” o “excéntricos”. La mayoría de personas con síndrome de Asperger tiene una memoria excepcional por lo que suelen aprender muchísimos datos (especialmente sobre sus temas de interés). Su memoria es sobre todo visual-espacial así que recuerdan pequeños detalles que los demás no recordamos. Sin embargo necesitan adquirir habilidades sociales, y requieren apoyo terapéutico/psicológico prácticamente toda su vida, por lo que es importante ponerles en manos de profesionales tan pronto como sean diagnosticados y trabajar individualmente las dificultades concretas que presenta cada persona en particular.
No sirven generalizaciones de cara a la intervención: hay que concretar las dificultades de cada uno y enfocarse en ellas para ayudar de verdad a esa persona.




Licencia de contenido:

Creative Commons License

This work is licensed under a Creative Commons Attribution 4.0 International License.
Puede reproducir cualquier contenido de este espacio siempre y cuando cite la fuente. Los contenidos que pertenecen a otros autores y que se han compartido aquí estarán sujetos a sus propios derechos.