Aviso: se emplea en este espacio ocasionalmente el neutro (acabado en -o) porque así se evita la tediosa lectura que podría suponer el uso de ambos términos en todas las ocasiones (niño/a, alumnos y alumnas, etc). El contenido de MuNDo AsPeRGeR está protegido por Creative Commons Attribution 4.0 International License. Puede compartir libremente cualquier contenido citando la fuente. Encontrará la bibliografía al pie cada artículo.

24/7/19

Talento. Perdura si se potencia y desaparece si se ignora.



En cualquier actividad que desarrollamos tendemos a dividir entre los que tienen talento y los que no.
El pensamiento general es que los que tienen talento llegarán lejos en la vida, al menos en el campo donde su talento es destacado, el resto, tendrá que dedicarse a otra cosa, y la escuela no escapa de esta concepción porque todos asumimos que unos niños son más capaces y tienen facilidad para sacar buenas notas y que esos niños tendrán buenos resultados académicos podrán elegir una carrera de esas que son tan difíciles, conseguirán un buen trabajo y vivirán satisfechos de su éxito el resto de su vida.
El talento NO es una función lineal que se desarrolla de forma espontánea, que crece de forma constante, siempre en ascenso, y no depende únicamente de nuestra capacidad innata. Al contrario, el talento es una función de muchas y complejas variables que afectan al desarrollo de un niño de forma distinta y con diferente intensidad en cada una de sus etapas de crecimiento.
Según Ined21 (un medio digital de educación y aprendizaje en español) el talento no es una función lineal, creciente y constante y tampoco depende de una sola variable. Pocas veces somos conscientes de cómo algunas personas han llegado hasta el éxito, de cómo se ha hecho patente su talento personal y particular. En cualquier actividad que desarrollamos tendemos a dividir entre los que tienen talento y los que no. El pensamiento general es que los que tienen talento llegarán lejos en la vida, al menos en el campo donde su talento es destacado, el resto, tendrá que dedicarse a otra cosa, y la escuela no escapa de esta concepción porque todos asumimos que unos niños son más capaces y tienen facilidad para sacar buenas notas y que esos niños tendrán buenos resultados académicos podrán elegir una carrera de esas que son tan difíciles, conseguirán un buen trabajo y vivirán satisfechos de su éxito el resto de su vida. Pero esto es ¡falso! porque el talento NO es una función lineal que se desarrolla de forma espontánea, que crece de forma constante, siempre en ascenso, y no depende únicamente de nuestra capacidad innata. 
El talento es una función de muchas y complejas variables que afectan al desarrollo de un niño de forma distinta y con diferente intensidad en cada una de sus etapas de crecimiento


A veces el talento es una espiral o un torbellino que arrasa con todos los retos que se ponen a su alcance pero, otras, es una curva lleva de altibajos, igual que a veces cambia de dirección y de ámbito. El caso es que el trabajo del educador es evitar que esta función resulte en cero, conociendo las variables de esta función y trabajando para otorgar a cada una de ellas el valor más alto posible.
Si no se pone al alcance de la persona con un talento natural ninguna oportunidad de desarrollo de sus capacidades innatas específicas éstas no se transformarán en nada, quedarán inertes e improductivas en la persona y no tendrá éxito ni destacará en ese área para la que tiene un talento especial. 


Pasión y persistencia son pues dos variables con gran efecto sobre el desarrollo del talento. Ambas actitudes se activan en relación a nuestra motivación, que es, para muchos docentes y familias el gran caballo de batalla. 
La falta de retos durante una etapa de primaria (a menudo demasiado fácil y con un aprendizaje muy estructurado, limitado, secuencial y superficial para los niños y niñas), merma la motivación por el aprendizaje y el conocimiento de su propio potencial. Cuando llegan a secundaria los alumnos no han desarrollado fortalezas internas necesarias para activar el esfuerzo y afrontar los retos, la pasión y la motivación por aprender y desarrollar el propio potencial. Entonces empiezan los problemas de motivación y puede que también de conducta que derivan a una evaluación psicopedagógica

_____
Fuentes y bibliografía:
-  El talento de las personas no es lineal. Si no se potencia se pierde: https://www.mundoasperger.com/2018/01/el-talento-de-las-personas-no-es-lineal.htm
- El talento no es una función lineal, creciente y constante…y tampoco depende de una sola variable. Ined21 en: https://ined21.com/el-talento-no-es-una-funcion-lineal/
- François Gagné, "De los genes al talento".
Renzulli y Reis, Traducido por Roberto Ranz. Ed. Apeirón, Enriqueciendo el Curriculum para Todo el Alumnado.
Sir Ken Robinson. DeBolsillo Clve: Escuelas Creativas y El Elemento, descubrir tu pasión lo cambia todo.
- Fundación trilema: http://www.fundaciontrilema.org/
- Del blog "Si es por el maestro nunca aprendo": No conozco mi currículo, pero este niño no lo alcanza. No estamos limitados por el curriculum.
José Blas García, "Los contenidos como continente" en: http://www.jblasgarcia.com/2016/11/los-contenidos-como-continente.html
Cómo Convertir mi Escuela en un Centro para el Desarrollo del Talento, en "La rebelión del talento": Convertir mi escuela en un centro para el desarrollo del talento
Aula Multinivel y Creativa en Educación Física: Experiencias de docentes que decidieron «liberar al guepardo».
Detección de alumnos con altas capacidades. Autora: Mª Dolores Nápoles Racionero, disponible en: https://yoatiendolasaaccenelaula.wordpress.com/
- INED21, medio digital de educación y aprendizaje en español. La línea editorial que adopta es plural, global e interdisciplinar: Lo que mejor se hacer, es hacerme el tonto.





No hay comentarios:

Publicar un comentario