24/2/12

¿Qué es la evaluación psicopedagógica?


Se entiende la evaluación psicopedagógica como un proceso de recogida, análisis y valoración de la información relevante sobre los distintos elementos que intervienen en el proceso de enseñanza-aprendizaje, tanto para identificar las necesidades educativas de determinados alumnos y alumnas que presentan o pueden presentar desajustes en su desarrollo personal y/o académico, como para fundamentar y concretar las decisiones curriculares, organizativas y de coordinación, así como el tipo de ayudas que aquéllos puedan precisar para progresar en el desarrollo de las distintas capacidades. Es el proceso constante y sistemático a través del cual se puede apreciar el grado de desarrollo del alumno y de las modificaciones que se producen en éste como consecuencia del proceso educativo y de la interacción del mismo con su medio natural y social.

Las fases de la aplicación de la evaluación psicopedagógica han de ser:

1. Analisis del problema. La evaluación psicopedagógica será necesaria para determinar si un alumno o alumna tiene necesidades educativas específicas; para la toma de decisiones relativas a la escolarización de este alumnado y para su orientación escolar y profesional; para la propuesta extraordinaria de flexibilización del período de escolarización; para la propuesta extraordinaria de exención en determinadas materias o de fraccionamiento en bloques en el Bachillerato, así como de ampliación del número de convocatorias en la Formación Profesional específica; para la elaboración de adaptaciones curriculares significativas; para la propuesta de diversificaciones del currículo; para la determinación, en su caso, de recursos y apoyos específicos complementarios que el alumnado pueda necesitar y para cuantas otras actuaciones determine la Administración educativa.

2. Propuesta de los equipos de orientación

3. Síntesis de la información previa. Para realizar la recogida de información se cuenta con determinados instrumentos de evaluación que permiten obtener los datos necesarios para que el equipo educativo pueda establecer juicios. El proceso debe desembocar en una toma de decisiones para proporcionar la respuesta educativa más adecuada.

4. Realización de la evaluación psicopedagógica que establece un juicio o emite un dictamen que constituye la base de su diagnóstico psicopedagógico; es decir “califica”.  Las pruebas básicas para efectuar la valoración son: 
- entrevista con el tutor, con la familia y con el alumno; 
- las Escalas de Wechsler para medir la inteligencia; 
- análisis de informes médicos, 
- análisis de composiciones escritas y 
- análisis del expediente académico.

5. Creación de informe psicopedagógico. El informe psicopedagógico es la concreción por escrito de la evaluación psicopedagógica y es un documento administrativo para la toma de decisiones y un documento técnico al incluir la propuesta del plan de actuación para determinadas medidas.





6. Crear plan de intervención psicopedagógico que se enmarque en un modelo de inclusión y normalización, que considere la defensa de la diversidad y la diferencia como factores enriquecedores y positivos de nuestra sociedad. El alumnado es diverso en capacidades, intereses y motivaciones; o en situaciones de desventaja social que dificultan su inserción escolar; cultural y lingüística.



La evaluación psicopedagógica tendrá un carácter interdisciplinar y contextualizado, y reunirá la información relevante sobre las capacidades personales del alumno/a en interacción con su medio escolar, familiar y social. Igualmente tendrá un carácter participativo, ya que debe incluir las aportaciones del profesorado de los diferentes niveles educativos, de los responsables de la orientación y de la intervención psicopedagógica, de otros profesionales que intervienen con los alumnos o alumnas en el centro docente, o que pertenecen a otras instituciones que trabajan con ellos y con sus familias, y de los padres, madres o representantes legales del alumnado.