Translate

Aviso: se emplea en este blog, ocasionalmente, el neutro o masculino (acabado en -o) en los términos que admiten ambos géneros, sin que ese uso gramatical esconda una discriminación sexista sino porque, dado que la lengua castellana no proporciona expresiones neutras para indicar ambos sexos, así se evita la tediosa lectura que podría suponer el uso de ambos términos en todas las ocasiones (niño/a, los hombres y mujeres, los alumnos y las alumnas, etc.). Recuerde que el contenido de MuNDo AsPeRGeR está protegido por Creative Commons Attribution 4.0 International License por lo que puede compartir libremente cualquier contenido siempre y cuando cite la fuente original.

20/4/19

Rasgos frecuentes de las personas con diagnóstico de Asperger.




El conjunto de rasgos más importantes del SÍNDROME DE ASPERGER son:
1. Deficiencias sociales: los niños  y niñas a menudo carecen de recursos para interpretar las señales sociales y el lenguaje no verbal por lo que su lenguaje pragmático falla. 
Esto significa que les cuesta interpretar emociones, no reconocen signos del intercambio de la toma de turno, no saben cuándo pueden hablar y cuándo no, ni sobre qué temas es apropiado hacerlo según el contexto. 

En casos extremos los gestos, el rostro y las expresiones corporales de los demás no les dicen nada. Solo interpretan el lenguaje verbal (las palabras). Por tanto, aunque su semántica sea rica (normalmente incluso mucho mejor que la de sus iguales) y su sintaxis correcta fallan estrepitosamente en la pragmática. Eso hace que su comportamiento sea “anormal”. 


A veces tienen explosiones de carácter porque es su única forma de expresar frustración o ansiedad. No saben expresar sus sentimientos y su forma de decodificar es diferente, lo que hace que su comportamiento también lo sea. En cualquier caso se mejora mucho en este tema solo por el hecho de interactuar en sociedad y mucho más si además se recibe atención temprana y se interviene en este déficit. Así, con los años la pwrsoba con Asperger mejora sustancialmente en lo que a conunicación y relaciones sociales se refiere y muchos adultos y adultas no muestran de forma visible este rasgo o lo presentan de forma muy sutil. 

2. Son literales. Entienden el lenguaje verbal sin poder interpretar su componente prevaricador (la mentira, el disimulo...) De hecho algunos/as peques no comprenden bromas, sobreentendidos, lenguaje metafórico, chistes, etc. y su literalidad les convierte en foco de bromas, por lo que es muy común encontrar niños/as con Asperger que padecen acoso escolar y/o son rechazados por sus compañeros de colegio debido a sus “rarezas”. 


No comprenden conceptos abstractos muchos de los diagnosticados con Asperger y, como les falla la teoría de la mente, no pueden intuir lo que otros piensan. Si le explicas a una persona con Asperger cómo te sientes seguramente recibirás de su parte mucho apoyo, solidaridad y generosidad. Si esperas que lo sepa por sí mismo puede que no obtengas ninguna reacción por su parte.
Sin embargo también en esto se mejora mucho con la edad así que hay adolescentes y adultos que no solo comprenden bromas, hacen uso del sentido del humor y reconocen las expresiones de los demás. Es que, también, con el tiempo se mejora en la teoría de la mente y se logra también empatizar con los demás. 


3. Tienen focos de interés absorbentes. Se interesan por cuestiones que a otras personas les podrían parecer irrelevantes y llegan a convertir esos temas en verdaderas pasiones con intereses exclusivos. Habitualmente se apasionan por algo focalizando todo su interés en el aprendizaje de tantos datos como caigan en sus manos o en actividades de colección sobre esas áreas que les apasionan. Adquieren conocimientos muy concretos hasta llegar a ser verdaderos expertos y, a la vez, no dan importancia a aquellos otros temas que no les interesan en absoluto (esto puede desembocar en fracaso escolar). 
Consiguiendo que sus intereses particulares formen parte de su aprendizaje pueden llegar a realizar estudios superiores con éxito. Si, además, consiguen estudiar una carrera sobre alguno de esos temas suelen destacar curricularmente. De ahí que muchas personas con Asperger hayan obtenido estudios superiores o éxito en sus áreas de interés.

4. Establecen rituales muy estrictos: necesitan rutinas. Si sus costumbres, sus horarios o sus actividades varían experimentan ansiedad. Pequeños cambios que aparentemente no tienen importancia a ellos les alteran muchísimo. Necesitan saber en todo momento qué día de la semana es, qué actividades tienen previsto hacer en ese día, etc. Eso hace necesaria la anticipación de los cambios: si por cualquier causa se van a alterar sus rutinas conviene explicárselo con antelación para no provocarles ansiedad.

5. Muchos/as presentan una psicomotrocididad dañada: son torpes y patosos. De ahí que los juegos en grupo y los deportes se les den mal. Eso agrava el problema de socialización porque sus compañeros de juegos les rechazan en sus equipos e, incluso, llegan a prohibirles la participación. 


Por lo demás… son personas con sus capacidades cognitivas intactas. No hay ningún rasgo físico que les diferencie de los otros y pasan desapercibidos aunque se les suele clasificar como “raritos” o “excéntricos”. Muchos/as tienen una memoria excepcional por lo que suelen aprender muchísimos datos (especialmente sobre sus temas de interés) y su memoria es sobre todo visual-espacial así que recuerdan pequeños detalles que los demás no recordamos. 


Los niños con síndrome de Asperger necesitan adquirir habilidades sociales, requieren apoyo terapéutico/psicológico, etc. por lo que es importante ponerles en manos de profesionales tan pronto como sean diagnosticados. Si además padecen rechazo social o acoso escolar el problema se agrava y su autoestima se resiente de forma que suelen sufrir ansiedad además de los síntomas que desarrollan por padecer el trastorno y de la co-morbilidad del síndrome (Trastorno por déficit de atención e hiperactividad, superdotación intelectual, depresión, etc.) 
Sus rasgos especiales suelen hacerse patentes a partir de los 3 años de edad aunque algunos de estos niños presentan comportamientos “especiales” casi desde su nacimiento (presentan esa misma hiperactividad y déficit de atención en alguna época, su comportamiento es excesivamente infantil, aprenden a leer solos, no miran a los ojos al hablar, tienen rabietas que para los demás son incomprensibles y desmesuradas, etc.). Lo habitual, sin embargo, es que el diagnóstico se realice en torno a los 5 años de edad aunque también es frecuente que antes hayan obtenido diagnósticos erróneos como TOC (Trastorno obsesivo compulsivo), depresión, paranoia, etc. 

Asperger no es una enfermedad y no tiene cura conocida, no hay causa conocida y es absurdo lo que la mayoría de los padres hacemos tratando de encontrar antecedentes familiares o culparnos de su problema (debí dejar de fumar antes, tenía que haber tomado más ácido fólico durante el embarazo, mis propias enfermedades han hecho que, no he sabido criarle/ayudarle, no soy buena madre/buen padre, etc.). No se sabe por qué se presenta, no se sabe su origen y no se sabe cómo se produce. Solo podemos ayudar a las personas con Asperger a que tengan una vida lo más normal posible, aprendiendo de forma mecánica aquellos conocimientos que otros adquieren de forma natural, y apoyándoles cuando se enfrentan a alguna dificultad. 

Los familiares de niños Asperger somos bilingües: tenemos un lenguaje “normal” con la gente “normal” y un lenguaje Asperger. Aprendemos a leer en sus ojos, aprendemos a intuir sus ansiedades y aprendemos el significado de su forma especial de expresarse, convirtiéndonos, a menudo, en traductores suyos. Por eso es importante que los padres, los tutores, los profesores y, en general, todas las personas que forman parte de su entorno educativo, estemos informados de sus carencias y necesidades y sepamos cómo ayudarles en cada situación. 
   Además de la familia el elemento socializador más importante del niño es el colegio. Con cierto apoyo y atención estos niños pueden estar escolarizados en centros ordinarios sin necesidad de adaptación curricular significativa y, además, la ley recoge que cualquier niño con una discapacidad (del tipo que sea) tiene derecho a recibir una atención individualizada: todas las medidas que puede y debe adoptar un centro educativo para su integración.




No hay comentarios:

Publicar un comentario