Translate

Aviso: se emplea en este blog, ocasionalmente, el neutro o masculino (acabado en -o) en los términos que admiten ambos géneros, sin que ese uso gramatical esconda una discriminación sexista sino porque, dado que la lengua castellana no proporciona expresiones neutras para indicar ambos sexos, así se evita la tediosa lectura que podría suponer el uso de ambos términos en todas las ocasiones (niño/a, los hombres y mujeres, los alumnos y las alumnas, etc.)

6/6/18

Cosas terribles en los niños y niñas con síndrome de Asperger/TEA.





Que los derechos de los niños con Asperger/TEA (trastornos del espectro autista) se vulneran en España y en otros muchos países no es un secreto. Tampoco lo es que estos niños y niñas son en su mayoría víctimas de acoso escolar y que cuando llegan a la adolescencia se sienten fuera de lugar y desubicados casi todos. El problema es que no analizamos en profundidad todo esto y, por tanto, no nos damos cuenta del alcance de este rechazo sistemático y de los problemas a largo plazo que puede producir en esa persona.


Hay cosas terribles que me han contado, que he visto o que me han escrito, que generalmente me llegan por canales privados y no puedo difundir, y que sin embargo merecen una denuncia pública por mi parte. MuNDo AsPeRGeR mantiene varios canales abiertos para que cualquier persona se pueda comunicar con nosotros, por ejemplo el correo electrónico mundoasperger@hotmail.com y, a través de las redes nos llegan mensajes, a menudo, como el siguiente:


Si se analiza al detalle el mensaje observamos que se trata de un pequeño de solo 6 años que ya está cansado de vivir, tan cansado como para estar dispuesto a lanzarse delante de un coche para que le atropellen. Su madre, lógicamente, observa el comportamiento derrotista del pequeño y se alarma, como cualquiera haríamos en su situación, por lo que pide ayuda y consejo para evitar que el niño siga pensando así y especialmente para prevenir su suicidio. ¿Por qué nos llegan a nosotros este tipo de preguntas? Es sencillo... Porque no hay NADIE a quién hacérselas. No existen organizamos de ayuda, no existe un teléfono de ayuda (del tipo de la línea de ayuda a la mujer maltratada 016 o el de ayuda contra el acoso escolar: 900 018 018). No hay forma de que nadie asesore a una familia sobre cómo evitar los pensamientos derrotistas e incluso suicidas de sus hijos ni hay ninguna entidad que ayude a esos menores. Con suerte los terapeutas que les dan atención temprana a los más pequeños o los que hacen terapia a los más mayores abordarán el tema y darán estrategias a la familia para seguir trabajándolo en el entorno doméstico pero, el problema, es que muchos niños y adolescentes no reciben terapia y que en muchos países ni siquiera tienen derecho a atención temprana.


Menores que comunican de una u otra forma que ya no tienen ganas de vivir hay muchísimos. Ignoramos cuántos habrá, además, que no quieren, no pueden o no saben expresar esos sentimientos. Especialmente delicado es el tema para los menores no verbales que no han desarrollado un sistema de comunicación alternativo ya que para ellos y ellas es IMPOSIBLE expresar lo que sienten y hacernos entender cuánto están sufriendo por una u otra razón. 
   Las frases que suelen usar los más pequeños son poco concretas (todo iría mejor si yo no existiera, ojalá no me hubieras tenido, si no hubiera nacido serías más feliz, si yo no viviera la gente del cole no tendría a quién insultar...) Estas frases son típicas de niños y niñas pequeñas que normalmente no tienen acceso a las TIC (a las tecnologías de la información y la comunicación) pero cuando se trata de niños más mayorcitos o adolescentes recuerden que tienen a su alcance miles de formas de encontrar información y, lamentablemente, lo que buscan no suele ser cómo resolver sus problemas (porque ni siquiera los logran identificar en la mayor parte de los casos) sino cómo suicidarse, cómo quitarse la vida sin dolor, etc.
   Tras un suicidio de un menor todos nos llevamos las manos a la cabeza y nos preguntamos cómo no se dio cuenta nadie, cómo no se ha podido evitar... Pero cuando antes de llegar a ese extremo sí que nos damos cuenta y sabemos en qué piensa ese niño o niña ¿qué? Díganme, qué se puede hacer, a quién se puede acudir, cómo lo podemos resolver.... Yo no tengo respuestas, si alguien sabe qué hacer se agradecerá que lo escriba en los comentarios.
   Escuchen a sus hijos e hijas, una escucha activa, entendiendo lo que les están diciendo y lo que no llegan a decir. Solo así podrán prevenir finales tan amargos y dolorosos.