Aviso: se emplea en este espacio ocasionalmente el neutro (acabado en -o) porque así se evita la tediosa lectura que podría suponer el uso de ambos términos en todas las ocasiones (niño/a, alumnos y alumnas, etc). El contenido de MuNDo AsPeRGeR está protegido por Creative Commons Attribution 4.0 International. Puede compartir libremente cualquier contenido citando la fuente. Encontrará la bibliografía al pie cada artículo.



28/4/19

Elecciones en España. Una oportunidad para decidir quién queremos que defienda nuestros derechos.




Hoy se celebran elecciones en España al Congreso, al Senado y las autonómicas en la Comunidad Valenciana. Estas van a ser las primeras en las que más o menos podremos considerar de verdad que el sufragio es universal, ya que, hace unos días, el Congreso ha aprobado por unanimidad una reforma de la Ley Orgánica de Régimen Electoral General (LOREG) que permitirá votar a 100.000 personas con discapacidad intelectual, enfermedad mental o deterioro cognitivo.
Esto supone, en la práctica, que los jueces y tribunales ya no tendrán la capacidad de decidir si una persona reúne las aptitudes para poder ejercer su derecho al voto. 


Esta modificación suprime los apartados que establecían que carecen del derecho al voto los declarados incapaces en virtud de sentencia judicial firme así como los internados en un hospital psiquiátrico con autorización judicial durante el período que dure su internamiento. Toda persona podrá ejercer su derecho de sufragio activo, consciente, libre y voluntariamente, cualquiera que sea su forma de comunicarlo y con los medios de apoyo que requiera.
   Hay quien argumenta que una persona con un grave déficit cognitivo no debería tener este derecho y sin embargo obvia que se trata de decidir sobre quienes van a gestionar en adelante los medios y propuestas que a ellos concierne, aprobando, derogando o potenciando leyes, normas y consensos que afectan directamente al desarrollo (o no) de la persona con dicha discapacidad. Si hay personas que realmente no pueden decidir, que no lo dudamos, aplica la misma norma que para las personas que están en prisión: mejor un culpable libre que un inocente encerrado. Pues mejor una persona votando que puede que acabe siendo manipulada por su entorno que una persona capaz sin votar porque los demás decidamos que no debe hacerlo.

   Aprovechen ahora que pueden.
   Voten.



No hay comentarios:

Publicar un comentario