Aviso: se emplea en este espacio ocasionalmente el neutro (acabado en -o) porque así se evita la tediosa lectura que podría suponer el uso de ambos términos en todas las ocasiones (niño/a, alumnos y alumnas, etc). El contenido de MuNDo AsPeRGeR está protegido por Creative Commons Attribution 4.0 International. Puede compartir libremente cualquier contenido citando MuNDo AsPeRGeR o al autor del texto. Encontrará las fuentes que usamos nosotros al pie cada artículo.


17/1/19

Trastornos de la personalidad.




Los trastornos de la personalidad son un grupo de enfermedades mentales que involucran pensamientos y comportamiento poco saludables e inflexibles. 
"Un trastorno de personalidad es un tipo de trastorno mental en el cual tienes un patrón de pensamiento, desempeño y comportamiento marcado y poco saludable. Una persona con trastorno de personalidad tiene problemas para percibir y relacionarse con las situaciones y las personas. Esto causa problemas y limitaciones importantes en las relaciones, las actividades sociales, el trabajo y la escuela.Los trastornos de personalidad generalmente comienzan en la adolescencia o la adultez temprana. Existen muchos tipos de trastorno de personalidad. Algunos tipos se vuelven menos obvios en el transcurso de la mediana edad." Clínica Mayo.
   Los trastornos de la personalidad se dividen en tres grupos sobre la base de características y síntomas similares:
   - Trastornos de la personalidad del grupo A. Se caracterizan por pensamientos o comportamientos excéntricos o extraños. Incluyen el trastorno paranoide de la personalidad, trastorno esquizoide de la personalidad y trastorno esquizotípico de la personalidad.
   - Los trastornos de la personalidad pertenecientes al grupo B se caracterizan por pensamientos o comportamientos dramáticos, excesivamente emotivos o impredecibles. Incluyen el trastorno de personalidad antisocial, trastorno límite de la personalidad, el trastorno histriónico de la personalidad y trastorno narcisista de la personalidad.
   - Los trastornos de la personalidad pertenecientes al grupo C se caracterizan por pensamientos o comportamientos de ansiedad o temor. Incluyen el trastorno de la personalidad por evitación, el trastorno de la personalidad dependiente y el trastorno de la personalidad obsesivo-compulsiva.

   La conducta consecuencia de un trastorno de la personalidad provoca problemas con las relaciones (de todo tipo) y el trabajo ya que las personas con trastornos de la personalidad tienen dificultades para manejar el estrés o sobrellevar problemas cotidianos. De hecho suelen tener relaciones tormentosas con otras personas. Cuando piden ayuda el tratamiento suele incluir psicoterapia y, algunas veces, fármacos.
   Aunque los síntomas de cada trastorno de personalidad son diferentes y pueden ser leves o ser severos, las personas con estos trastornos tienen en común que les cuesta darse cuenta de que tienen un problema ya que, para ellos/as, sus pensamientos son los normales. Por tanto a menudo culpan a otras personas de sus problemas. 

Trastorno paranoide de la personalidad: El trastorno de personalidad paranoica (PPD, por sus siglas en inglés) es una afección mental en la cual una persona tiene un patrón de desconfianza y recelos de los demás en forma prolongada. La persona no tiene un trastorno psicótico completo como la esquizofrenia. Parece ser más común en familias con trastornos psicóticos como la esquizofrenia y el trastorno delirante y se da con mayor frecuencia en hombres que en mujeres. Esto sugiere que la genética estar involucrada.

Los rasgos más comunes del trastorno paranoide de la personalidad son:

  • Desconfianza y sospecha generalizadas hacia los demás y sus motivos.
  • Creencia injustificada de que los demás intentan dañarte o engañarte.
  • Sospecha injustificada de la lealtad o la fiabilidad de los demás.
  • Vacilación al confiar en los demás debido al temor no razonable de que usarán la información en tu contra.
  • Percepción de comentarios inocentes o situaciones no intimidantes como si fuesen insultos o ataques personales.
  • Reacción hostil o de furia a los insultos o desaires percibidos.
  • Tendencia a guardar rencor.
  • Sospecha injustificada y recurrente de que el cónyuge o la pareja sexual es infiel.
  • Trastorno esquizoide de la personalidad.
  • Falta de interés en las relaciones sociales o personales; preferencia por la soledad.
  • Amplitud limitada de las emociones.
  • Incapacidad para disfrutar la mayoría de las actividades.
  • Incapacidad para captar las señales sociales normales.
  • Aparentar ser distante o indiferente.
  • Poco interés o interés nulo en las relaciones sexuales.

Trastorno histriónico de la personalidad:
Según la enciclopedia médica es una afección mental por la cual las personas actúan de una manera muy emocional y dramática, lo cual que atrae la atención hacia ellas. Las causas del trastorno histriónico de la personalidad se desconocen aunque se sospecha que los acontecimientos de la primera infancia y los genes pueden ser los responsables. Se diagnostica con mayor frecuencia en mujeres que en hombres aunque se sospecha que hay hombres que pueden tener el trastorno y que nunca reciben ni recibirán el diagnóstico. 
   El trastorno histriónico de la personalidad generalmente comienza al final de los años de la adolescencia o poco después de cumplir los 20 años. las características más comunes de este trastorno serían:
  • Búsqueda constante de atención.
  • Excesivamente exaltado, drástico o provocativo en el plano sexual, con el objetivo de captar la atención.
  • Discurso espectacular con opiniones fuertes, pero con pocos hechos o detalles para respaldarlas.
  • Fácilmente influenciable.
  • Emociones poco profundas que cambian rápidamente.
  • Preocupación excesiva por la apariencia física.
  • Pensamiento de que las relaciones con los demás son más cercanas que lo que en realidad son.

Trastorno narcisista de la personalidad: se trata de una afección mental en la cual una persona tiene un s
entido exagerado de egocentrismo, preocupación extrema por sí misma y falta de empatía por otras personas. Se desconoce la causa de este trastorno pero se piensa que las experiencias tempranas en la vida, como una crianza particularmente insensible, favorecen su desarrollo. Entre sus características más habituales encontramos:
  • Creencia de que eres especial y más importante que los demás.
  • Fantasías sobre el poder, el éxito y la atracción.
  • Incapacidad para reconocer las necesidades y los sentimientos de los demás.
  • Exageración de logros o talentos.
  • Expectativa de elogios y admiración constantes.
  • Arrogancia.
  • Expectativas no razonables de favores y ventajas, a menudo aprovechándose de los demás.
  • Envidia hacia los demás o creencia de que los demás te envidian.

Trastorno de la personalidad por evitación es una afección mental en la cual una persona se siente muy t
ímida, sensible al rechazo, etc. Las causas del trastorno de la personalidad por evitación se desconocen. pero como en otros trastornos de este tipo se cree que los genes o haber sufrido una enfermedad física que cambie radicalmente la apariencia de la persona pueden estar relacionados. Entre los rasgos más comunes encontramos:
  • Sensibilidad excesiva a las críticas y al rechazo.
  • Sentimiento de ser inadecuado, inferior o desagradable.
  • Evasión de las actividades laborales que implican contacto interpersonal.
  • Inhibición, timidez y aislamiento en el plano social; evitar las actividades nuevas o reunirse con extraños.
  • Timidez extrema en situaciones sociales y en las relaciones personales.
  • Temor a la desaprobación, a pasar vergüenza o a hacer el ridículo.

Trastorno de la personalidad dependiente. Es un estado mental en el que las personas dependen demasiado de otros para satisfacer sus necesidades emocionales y físicas. Sus
 causas se desconocen. El trastorno generalmente comienza en la infancia y es uno de los trastornos de la personalidad más frecuentes. Además se da igualmente en hombres y mujeres. Los rasgos de aparición más comunes serían:
  • Dependencia excesiva de los demás y sentir la necesidad de que alguien te cuide.
  • Conducta sumisa o apegada hacia los demás.
  • Temor a tener que cuidarte o defenderte tú mismo si te dejan solo.
  • Falta de confianza en ti mismo, necesidad de consejos excesivos y de la confirmación de los demás para tomar incluso decisiones de poca importancia.
  • Dificultad para iniciar o llevar a cabo proyectos solo debido a la falta de confianza en ti mismo.
  • Dificultad para expresar desacuerdo con los demás, por temor a la desaprobación.
  • Tolerancia hacia tratos abusivos o inadecuados, incluso cuando existen otras opciones.
  • Necesidad urgente de comenzar una nueva relación cuando ha terminado otra.


Trastorno de la personalidad obsesivo-compulsiva (TPOC) es una afección mental en la cual una persona está preocupada por l
as reglas, el orden, el control... Tiende a darse en familias completas así que los genes pueden estar involucrados en su aparición. La niñez y el medio ambiente de la persona también pueden ser factores relacionados pero es muy evidente que el factor genético juega un papel muy importante en la aparición de este trastorno. Además puede afectar tanto a hombres como a mujeres aunque se presenta con más frecuencia en los hombres. los rasgos más habituales que se evidencian en el trastorno de la personalidad obsesivo-compulsiva son:
  • Preocupación por los detalles, el orden y las normas.
  • Perfeccionismo extremo, que genera disfunción y angustia cuando no se logra la perfección, por ejemplo, sentirse incapaz de finalizar un proyecto porque no se pueden cumplir las propias normas estrictas.
  • Deseo de controlar a las personas, las tareas y las situaciones; incapacidad para delegar tareas.
  • Negarse a reunirse con amigos o a hacer actividades placenteras debido a un compromiso excesivo con el trabajo o con un proyecto.
  • Incapacidad para desechar objetos rotos o inútiles.
  • Rigurosidad y obstinación.
  • Inflexibilidad en cuanto a la moral, la ética o los valores.
  • Estricto, control mezquino del presupuesto y los gastos..
El trastorno de la personalidad obsesivo-compulsiva no es lo mismo que el trastorno obsesivo-compulsivo. Éste otro es un tipo de trastorno de ansiedad, un trastorno cada vez más reconocido en los niños y adolescentes que parece tener un patrón bimodal de aparición, con el primer pico alrededor de la pubertad, y el segundo en la edad adulta temprana. Las personas con TOC a menudo se sienten obligadas a realizar un ritual o una compulsión que puede aliviar temporalmente la ansiedad. Varios autores han sugerido que la conducta compulsiva puede ocurrir como resultado de un déficit neurológico y que las obsesiones pueden aparecer más tarde como un individuo intenta dar sentido a su comportamiento repetitivo que de otra manera no tendría sentido.

Trastorno esquizotípico de la personalidad. El trastorno esquizotípico de la personalidad (TEP) es un padecimiento mental por el cual una persona tiene dificultad con las relaciones interpersonales y alteraciones en los patrones de pensamiento, apariencia y comportamiento. 
Se desconocen las causas del TEP pero se cree que tiene que ver con los genes debido a que esta afección es más común en familiares de esquizofrénicos. Los rasgos de aparición más frecuente serían:
  • Vestimenta, pensamientos, creencias, discurso o conductas peculiares.
  • Experiencias perceptivas extrañas, como escuchar que alguien susurra tu nombre.
  • Falta de expresión emocional o respuestas emotivas inadecuadas.
  • Ansiedad social y falta de relaciones cercanas o incomodidad con dichas relaciones.
  • Respuesta indiferente, inadecuada o suspicaz a los demás.
  • «Pensamiento mágico» (creer que puedes ejercer influencia en personas y acontecimientos con el pensamiento).
  • Creencia de que determinados incidentes o acontecimientos casuales tienen mensajes ocultos exclusivos para ti.
Trastorno límite de la personalidad (TLP) es una afección mental por la cual una persona tiene patrones prolongados de emociones turbulentas o inestables. Estas experiencias interiores a menudo los llevan a tener acciones impulsivas y relaciones caóticas con los demás. 
La causa del TLP se desconoce pero se cree que se relaciona con factores genéticos, familiares y sociales y que los factores de riesgo incluyen abandono o miedo al abandono en la niñez o en la adolescencia; vida familiar disociada; comunicación deficiente en la familia; abuso sexual, físico o emocional... El TLP ocurre de igual manera en hombres y en mujeres aunque las mujeres y los síntomas pueden mejorar después de la mediana edad. los más frecuentes son:
  • Conducta impulsiva y riesgosa, como tener relaciones sexuales sin protección, involucrarse en apuestas o tener atracones.
  • Imagen personal inestable o frágil.
  • Relaciones inestables e intensas.
  • Cambios en el estado de ánimo, a menudo como reacción al estrés interpersonal.
  • Conductas suicidas o amenazas de autolesión.
  • Temor intenso a estar solo o a ser abandonado.
  • Sentimientos de vacío continuos.
  • Ataques de ira frecuentes e intensos.
  • Paranoia intermitente relacionada con el estrés.


Trastorno de personalidad antisocial: Es una afección mental por la cual una persona tiene un patrón prolongado de manipulación, explotación o violación de los derechos de otros sin ningún remordimiento. Este comportamiento puede causar problemas en las relaciones o en el trabajo y a menudo es delictivo. Algunos especialistas creen que la personalidad psicopática (psicopatía) es el mismo trastorno pero otros creen que la personalidad psicopática es un trastorno más grave que el trastorno de personalidad antisocial. Los genes de una persona y otros factores como el maltrato infantil pueden contribuir a su desarrollo y se sabe que las personas con padres antisociales o alcohólicos están en mayor riesgo. Los hombres resultan muchísimo más afectados que las mujeres y es curioso que esta afección es común en las personas que están en prisión. Actos como prender fuego o la crueldad con los animales durante la infancia se ven con frecuencia en el desarrollo de la personalidad antisocial. Entre los rasgos de aparición más frecuente en el TPA están:   
  • Indiferencia hacia las necesidades o los sentimientos de los demás.
  • Mentiras, robos, uso de apodos, estafas constantes.
  • Problemas legales recurrentes.
  • Violación constante de los derechos de los demás.
  • Comportamiento agresivo, a menudo violento.
  • Indiferencia hacia la seguridad propia y de los demás.
  • Conducta impulsiva.
  • Irresponsabilidad constante.
  • Falta de remordimiento por el comportamiento.

No se conoce la causa de los trastornos de la personalidad pero sí que ciertos factores parecen aumentar el riesgo de desarrollar o desencadenar estos trastornos. Por ejemplo los antecedentes familiares de trastornos de personalidad u otras enfermedades mentales; una vida familiar abusiva, inestable o caótica durante la niñez; un diagnóstico de trastorno de la conducta en la niñez; variaciones en la química y en la estructura del cerebro, etc. Además se ha comprobado que los trastornos de la personalidad pueden provocar problemas con las relaciones, el trabajo o la escuela, así como derivar en aislamiento social o consumo abusivo de drogas o alcohol.
   La personalidad es la combinación de pensamientos, emociones y conductas que nos hacen únicos. Es el modo en el que ves, comprendes y te relacionas con el mundo exterior, así como el modo en el que te ves a ti mismo. Se forma durante la infancia y en ella incide la interacción de los genes y el entorno. 



____
Fuentes de consulta:
- Trastornos mentales, conductuales o del neurodesarrollo en la CIE11: https://www.mundoasperger.com/2018/12/trastornos-mentales-conductuales-o-del.html
- Enrique Echeburúa y Paz del Corral. Avances en el tratamiento cognitivo-conductual de los trastornos de personalidad: En este artículo se presenta una revisión de los principales aspectos implicados en los trastornos de personalidad. Se describen las características psicopatológicas de estos cuadros clínicos a la luz de los nuevos desarrollos habidos en el campo de la psicología clínica. Se exponen los principales programas de intervención, así como los resultados obtenidos con ellos. Por último, se comentan las implicaciones de estos estudios para la práctica clinica y para el avance en la investigación. Lo tiene en: https://www.researchgate.net/publication/39141222_Avances_en_el_tratamiento_cognitivo-conductual_de_los_trastornos_de_personalidad
- MedinePlus. trastornos de la personalidad: https://medlineplus.gov/spanish/personalitydisorders.html
- Clínica Mayo. Los trastornos de la personalidad: https://www.mayoclinic.org/es-es/diseases-conditions/personality-disorders/symptoms-causes/syc-20354463
- Enciclopedia médica MedinePlus en español: https://medlineplus.gov/spanish/encyclopedia.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Redefiniendo el síndrome de Asperger::

Técnicamente el síndrome de Asperger (SA) es un trastorno del espectro autista (TEA). Se trata de un trastorno que se manifiesta con la incapacidad para comunicarse convencionalmente, dificultades para asumir habilidades sociales de forma natural y también dificultades para comprender la conducta social de los demás.
Por ejemplo, en el lenguaje de las personas con Asperger están presentes una serie de alteraciones como el uso excesivamente formal, rebuscado o pedante; las dificultades para iniciar una conversación o para dejar de hablar y ceder el turno a otros cuando la conversación gira en torno un tema de interés restrictivo de la persona en cuestión; etc.

Las personas con síndrome de Asperger normalmente sienten la necesidad de tenerlo todo estructurado en su cabeza para poderlo comprender. prácticamente todos tienen intereses peculiares, restrictivos, único o incluso obsesivos; muchos son torpes debido a problemas de motricidad; la mayoría no juegan en grupo y tampoco se les dan bien los deportes (aunque insistimos en que siempre hay excepciones).

Tener síndrome de Asperger, y/o un hijo/a con síndrome de Asperger, incide en las relaciones personales de la unidad familiar, dificulta la socialización de todos sus miembros, la educación del menor resulta estresante y genera ansiedad, sobre todo si el centro escolar no colabora para cubrir sus necesidades educativas especiales y son alumnos que mayoritariamente padecen acoso escolar.

El Asperger no tiene consideración de enfermedad sino de síndrome (conjunto de síntomas) y la diversidad de funcionamiento va a estar ahí por siempre aunque, gracias a terapias, intervención y la ayuda familiar y profesional, sus dificultades pueden aminorar con el tiempo (y mucho trabajo y esfuerzo) y mantener lo que se llama "una vida normal". La media de edad ronda los 5 o 6 años cuando se produce el diagnóstico (mucho más tarde en el caso de las chicas porque sus rasgos son más sutiles y los diagnosticadores aún no están suficientemente entrenados para percibirlos) aunque sus rasgos especiales suelen hacerse patentes a partir de los 3 años de edad. Algunos de estos niños y niñas presentan comportamientos “especiales” casi desde su nacimiento (por ejemplo hiperactividad y déficit de atención en alguna época, un comportamiento excesivamente infantil para su edad, aprenden a leer solos (hiperlexia), no miran a los ojos al hablar (mirada anómala), tienen rabietas que para los demás son incomprensibles y desmesuradas, son muy literales, etc. y cuándo no, ni sobre qué temas es apropiado hacerlo según el contexto, ni cuándo intervenir o cómo iniciar una conversación. Los gestos, el rostro y las expresiones corporales de los demás les resultan confusos a menudo porque la mayoría de personas con síndrome de Asperger solo interpretan el lenguaje verbal (las palabras) y no comprenden bien el no verbal. Por tanto, aunque su semántica sea rica (normalmente tienen un vocabulario incluso mucho mejor que la de sus iguales) y su sintaxis correcta (saben perfectamente construir una oración y expresarse de forma normativamente correcta a nivel sintáctico y semántico) fallan estrepitosamente en la pragmática. Eso hace que su comportamiento social parezca “anormal”.

El conjunto de rasgos (o síntomas) más importantes del síndrome de Asperger son:

1. Deficiencias sociales: carecen de recursos para interpretar las señales sociales y el lenguaje no verbal por lo que su lenguaje pragmático falla. Esto significa que a la hora de interpretar emociones pueden errar o no saber cómo expresar las suyas propias.

2. A menudo no reconocen signos del intercambio de la toma de turno por lo que no saben cuándo pueden hacerlo. Son literales, mucho más cuanto menos edad tengan. Las personas con síndrome de Asperger entienden el lenguaje verbal sin poder interpretar su componente prevaricador (las mentiras, las frases hechas, las metáforas, los juegos de palabras, etc.). Como no comprenden bromas, sobreentendidos, lenguaje metafórico, chistes, etc. y tampoco comprenden conceptos abstractos casi siempre son incapaces de intuir lo que otros piensan o cómo se sienten los demás, lo cual significa que tienen graves problemas en lo que se conoce como "teoría de la mente".

3. Tienen focos de interés absorbentes. Se interesan por cuestiones que a otras personas les podrían parecer irrelevantes y llegan a convertir esos temas en verdaderas pasiones y en intereses exclusivos, focalizando todo su interés en el aprendizaje de tantos datos como caigan en sus manos o en actividades de colección sobre esas áreas de interés. Adquieren conocimientos muy concretos hasta llegar a ser verdaderos expertos y, a la vez, a veces ignoran aquellos otros temas que no les interesan en absoluto (esto puede desembocar en fracaso escolar). Consiguiendo que sus intereses particulares formen parte de su aprendizaje pueden llegar a realizar estudios superiores con éxito y si además esos intereses absorbentes los pueden utilizar en el entorno laboral serán personas eficaces y muy útiles en su trabajo.

4. Establecen rituales muy estrictos: necesitan rutinas, si sus costumbres, sus horarios o sus actividades varían, y no se les ha anticipado que habrá un cambio, experimentan ansiedad. Pequeñas diferencias en su rutina, que aparentemente no tienen importancia, a ellos/as les pueden llegar a alterar muchísimo. Necesitan saber en todo momento qué día de la semana es, qué actividades tienen previsto hacer en ese día, etc. Eso hace necesaria la anticipación de los cambios: si por cualquier causa se van a alterar sus rutinas conviene explicárselo con antelación para no provocarles ansiedad.

5. La mayoría de personas con síndrome de Asperger presentan motricididad dañada en mayor o menor medida: son torpes y patosos. De ahí que por lo general los juegos en grupo y los deportes se les den mal. Eso agrava el problema de socialización porque sus compañeros de juegos les rechazan en sus equipos e, incluso, llegan a prohibirles la participación. Los adultos suelen tropezar, los niños se caen y se golpean a menudo, les cuesta aprender a montar en bici, atarse los cordones de los zapatos o abotonarse la ropa. Con el tiempo, la práctica y mucha insistencia se mejoran mucho las habilidades motrices pero suele quedar cierta torpeza en la edad adulta.
Por lo demás… son personas con sus capacidades cognitivas intactas. No hay ningún rasgo físico que les diferencie de los otros niños y pasan desapercibidos en el grupo aunque se les suele clasificar como “raritos” o “excéntricos”. La mayoría de personas con síndrome de Asperger tiene una memoria excepcional por lo que suelen aprender muchísimos datos (especialmente sobre sus temas de interés). Su memoria es sobre todo visual-espacial así que recuerdan pequeños detalles que los demás no recordamos. Sin embargo necesitan adquirir habilidades sociales, y requieren apoyo terapéutico/psicológico prácticamente toda su vida, por lo que es importante ponerles en manos de profesionales tan pronto como sean diagnosticados y trabajar individualmente las dificultades concretas que presenta cada persona en particular.
No sirven generalizaciones de cara a la intervención: hay que concretar las dificultades de cada uno y enfocarse en ellas para ayudar de verdad a esa persona.




Licencia de contenido:

Creative Commons License

This work is licensed under a Creative Commons Attribution 4.0 International License.
Puede reproducir cualquier contenido de este espacio siempre y cuando cite la fuente. Los contenidos que pertenecen a otros autores y que se han compartido aquí estarán sujetos a sus propios derechos.