contenido de la página

Translate


Aviso: se emplea en este blog, ocasionalmente, el neutro o masculino (acabado en -o) en los términos que admiten ambos géneros, sin que ese uso gramatical esconda una discriminación sexista sino porque, dado que la lengua castellana no proporciona expresiones neutras para indicar ambos sexos, así se evita la tediosa lectura que podría suponer el uso de ambos términos en todas las ocasiones (niño/a, los hombres y mujeres, los alumnos y las alumnas, etc.)

30/5/18

Los derechos de la personas con trastorno del espectro del autismo y sus implicaciones para la práctica profesional.







Trabajo sobre los derechos de las personas con TEA y sus implicaciones en la práctica profesional publicado por la Asociación Española de Profesionales del Autismo: Los derechos de la personas con Trastorno del Espectro del Autismo y sus implicaciones para la práctica profesional.


 


Actualmente bajo el término “trastorno del espectro del autismo” (TEA) se engloba un conjunto heterogéneo de alteraciones del neurodesarrollo cuya sintomatología definitoria incluye, además de un trastorno en el desarrollo sociocomunicativo y un patrón restringido de actividades e intereses, otro tipo de manifestaciones clínicas que varían enormemente de una persona a otra.
   Es importante valorar la enorme heterogeneidad que caracteriza a los TEA. Esto supone que aunque las dificultades en las competencias sociales y comunicativas y en el comportamiento adaptativo están presentes en todas las personas que presentan un trastorno de este tipo, éstas se manifiestan de manera muy diferente en cada una de ellas. Esta variabilidad en la expresión clínica no sólo se observa de una persona a otra, sino también a lo largo de las distintas etapas del ciclo vital de una misma persona, pudiendo producirse cambios significativos en la intensidad y manifestación de las características que definen y acompañan el trastorno. Según los estudios internacionales sobre los TEA la prevalencia de este tipo de trastornos ha aumentado significativamente en los últimos años. 


La concienciación y el conocimiento de los derechos suponen la base para generar un compromiso por parte de organizaciones, profesionales y familias que permita generalizar un modelo de relación e intervención con las personas con TEA. Asumir la defensa y promoción de los derechos como base y guía de nuestra relación con las personas con TEA supone asumir un cambio de rol profesional y organizativo que nos permite orientarnos hacia el desarrollo de buenas prácticas. (...) El enfoque de derechos remite a una concepción dinámica e integral de la intervención, que ha de ser planificada mediante la indagación en las capacidades y oportunidades de la persona, adaptándola a sus distintas fases de evolución, tránsito y aprendizaje a lo largo de la vida. Se convierte en un referente de gestión de la diversidad, cuyo objetivo central para el profesional ha de ser conseguir la normalización en el entorno. 



En nuestro contexto profesional los derechos nos obligan a tener que planificar teniendo en cuenta qué condiciones requiere el entorno y qué medios se deben procurar para que este sea capaz de ofrecer todo tipo de oportunidades y de manera especial oportunidades de relaciones para las personas. La aplicación de este enfoque basado en derechos y su vinculación con el proyecto vital de cada persona han de constituir, en nuestra opinión, una interesante aportación a la gestión de apoyos personalizados a personas con TEA. 
   A pesar de la legislación que apoya la defensa de los derechos de las personas con TEA aún no existen muchas evidencias sobre la prestación de apoyos desde la perspectiva de los derechos, por ello consideramos que el proceso de elaboración de este documento, consensuado por todas las personas asociadas a AETAPI, nos ofrece la oportunidad de poner en común evidencias basadas en la experiencia de una organización que a través de sus socios y socias tiene una amplia trayectoria en este campo. 



Esperamos que esta experiencia sirva para reforzar la evidencia científica de que la mejora de la calidad de vida de las personas con TEA supone, ante todo, la defensa y promoción de sus derechos, y que este sea un trabajo que tiene también implicaciones muy directas con la intervención profesional.

   Estamos en un momento en que el aumento de la prevalencia del autismo y la ampliación diagnóstica del espectro nos obliga a replantearnos modelos de atención y planificar un futuro en el que se diversificarán los servicios de apoyo, implicando a un mayor número de profesionales y organizaciones. En cualquier caso esta nueva perspectiva que se nos abre ha de mantener siempre unos criterios éticos que abarquen y se sustenten sobre dimensiones diversas relacionadas con las Buenas prácticas, las evidencias basadas en la experiencia, los avances científicos y los derechos de las personas que presentan TEA y de sus familias a recibir tratamientos de intervenciones con un alto valor ético contrastado.



_________
Puede leer o descargar el documento completo en:
Los derechos de la personas con trastorno del espectro del autismo y sus implicaciones para la práctica profesional: http://aetapi.org/download/derechos-las-personas-trastorno-del-espectro-del-autismo-implicaciones-la-practica-profesional/?wpdmdl=3307