Translate

Aviso: se emplea en este blog, ocasionalmente, el neutro o masculino (acabado en -o) en los términos que admiten ambos géneros, sin que ese uso gramatical esconda una discriminación sexista sino porque, dado que la lengua castellana no proporciona expresiones neutras para indicar ambos sexos, así se evita la tediosa lectura que podría suponer el uso de ambos términos en todas las ocasiones (niño/a, los hombres y mujeres, los alumnos y las alumnas, etc.)


3/4/16

Trastorno mixto del lenguaje receptivo-expresivo.


 El trastorno mixto del lenguaje receptivo-expresivo es un trastorno de la comunicación en el que las áreas de recepción y expresión de la comunicación pueden verse afectadas en algún grado, de leve a grave. Aparece con problemas para comprender las demandas de los demás o, por ejemplo, en la Escala de Inteligencia Wechsler para Adultos, pueden aparecer puntuaciones relativamente bajas para la información, vocabulario y comprensión. Si la persona tiene dificultad con los conceptos espaciales (tales como 'más', 'bajo', 'aquí' y 'no') puede tener dificultades aritméticas también. Tienen dificultades para entender los problemas de palabras y las instrucciones. También pueden tener un problema más general con las palabras o frases, o de comprensión y expresión oral.
  La mayoría de los tratamientos son de corto plazo y se basan en adaptaciones realizadas en el entorno de la persona.
  Junto al tartamudeo, al trastorno del lenguaje expresivo  y al trastorno fonológico ( y al   trastorno de la comunicación no especificado en el que no se cumplen los criterios específicos de los otros trastornos), el trastorno mixto del lenguaje receptivo-expresivo es un trastorno de la comunicación. Los trastornos de la comunicación son trastornos del discurso y del lenguaje que se refieren a problemas en la comunicación y áreas relacionadas, como la función motora oral. 





Los retrasos y trastornos pueden ir desde la sustitución de sonidos simples a la incapacidad de comprender o utilizar su lengua materna. Generalmente se diagnostican en la infancia o la adolescencia, aunque pueden persistir hasta la edad adulta. El diagnóstico implica rendimiento comunicativo sustancialmente inferior a las expectativas de desarrollo y que interfiere significativamente en el rendimiento académico, las interacciones sociales y/o la vida diaria.

(Este texto es un extracto del libro "Mundo Asperger y otros mundos", de Sacha Sánchez-Pardíñez. El libro digital está disponible en: http://www.amazon.com/dp/B017IMQFYW ).