contenido de la página

Translate


Aviso: se emplea en este blog, ocasionalmente, el neutro o masculino (acabado en -o) en los términos que admiten ambos géneros, sin que ese uso gramatical esconda una discriminación sexista sino porque, dado que la lengua castellana no proporciona expresiones neutras para indicar ambos sexos, así se evita la tediosa lectura que podría suponer el uso de ambos términos en todas las ocasiones (niño/a, los hombres y mujeres, los alumnos y las alumnas, etc.)

9/3/18

¿Las familias del alumnado con necesidades educativas especiales tenemos opinión?






   ¿Tenemos opinión y voto? ¿Quién toma la última decisión? ¿Cuáles son los cauces de participación y colaboración de las familias con el centro?



    El principal cauce de participación y colaboración de un padre o madre con un centro es a través de la Asociación de Madres y Padres de Alumnos y Alumnas (AMPA) y su participación en el Consejo Escolar. Así se puede observar en la actual Ley Orgánica 2/2006, de 3 de mayo, de Educación. De esta forma, en su preámbulo marca líneas generales de participación, actuación y colaboración entre familia y escuela, estableciendo que “el principio del esfuerzo, que resulta indispensable para lograr una educación de calidad, debe aplicarse a todos los miembros de la comunidad educativa. Cada uno de ellos tendrá que realizar una contribución específica. Las familias habrán de colaborar estrechamente y deberán comprometerse con el trabajo cotidiano de sus hijos y con la vida de los centros docentes”. Otro ejemplo claro en este preámbulo nos lo ofrece considerando a la familia como una parte indispensable en busca de la equidad en educación: “la participación de la comunidad educativa y el esfuerzo compartido que debe realizar el alumnado, las familias, el profesorado, los centros, las Administraciones, las instituciones y la sociedad en su conjunto constituyen el complemento necesario para asegurar una educación de calidad con equidad”.
   En cuanto al contenido de esta Ley orgánica se denota en el Título V (participación, autonomía y gobierno de los centros) la intención clara de participación y colaboración que marca la ley, regulando que “a fin de hacer efectiva la corresponsabilidad entre el profesorado y las familias en la educación de sus hijos, las Administraciones educativas adoptarán medidas que promuevan e incentiven la colaboración efectiva entre la familia y la escuela”. Además, establece en este misma dirección que “los centros promoverán compromisos educativos entre las familias o tutores legales y el propio centro en los que se consignen las actividades que padres, profesores y alumnos se comprometen a desarrollar para mejorar el rendimiento académico del alumnado”. Como decíamos uno de los cauces de colaboración más efectivo entre centro y familia se establece a partir de la participación de éstas en el Consejo Escolar, órgano colegiado de gobierno de los centros.



   En cuanto a las decisiones con el alumnado con necesidades educativas especiales, la familia realizará en la evaluación psicopedagógica las aportaciones convenientes y en el dictamen de escolarización podrá pedir una revisión extraordinaria del mismo siempre que su petición sea motivada. Además, los profesionales de la orientación educativa realizarán, al finalizar cada etapa educativa, “un informe sobre el proceso educativo, a lo largo de la etapa, del alumno o alumna con necesidades educativas especiales, que se incluirá en el expediente académico y del cual se dará traslado a sus representantes legales” (Decreto 147/2002, de 14 de mayo, por el que se establece la ordenación de la atención educativa a los alumnos y alumnas con necesidades educativas especiales asociadas a sus capacidades personales).
   En este mismo decreto se recoge que los representantes legales del alumnado recibirán información continuada de todas las decisiones relativas a la escolarización de éstos.
   Los servicios de orientación educativa asesorarán sobre las medidas de atención educativa pertinentes. Para la decisión sobre la modalidad de escolarización se tendrá en cuenta la opinión de los representantes legales del alumno o alumna, la cual se adjuntará al dictamen de escolarización. En todo caso, en la enseñanza obligatoria, los representantes legales del alumno o de la alumna con necesidades educativas especiales podrán elegir el centro docente para su escolarización, preferentemente entre aquéllos que reúnan los recursos personales y materiales adecuados para garantizarles una atención educativa integral, de acuerdo con el dictamen de escolarización y los criterios generales establecidos para la admisión de alumnos y alumnas.



  Cauces de colaboración y comunicación:
   - El tutor o tutora será el principal interlocutor entre familia y escuela. La atención en horario de tutorías será el lugar y momento adecuado para plantear al profesorado las demandas, sugerencias o dudas pertinentes. Se establece que la tutoría del alumnado con necesidades educativas especiales será ejercida por el profesorado especializado para la atención de este alumnado.
   - La pertenencia a la Asociación de Madres y Padres de Alumnos y Alumnas (AMPA) garantiza la participación activa en el centro. La AMPA tiene posteriormente voz y voto en el Consejo Escolar, órgano decisorio y de gobierno del mismo.
   - Para reclamaciones de tipo extraordinario o que excedan las competencias del tutor o tutora, las familias deben dirigirse al Equipo Directivo y en caso necesario al Servicio de Inspección Educativa de la Delegación Provincial de Educación correspondiente.
   - La pertenencia a asociaciones que trabajen por los derechos de los colectivos con discapacidad es también una posibilidad a tener en cuenta para las familias con hijos o hijas con necesidades educativas especiales.


   Acuerdos y Convenios con Asociaciones y Entidades representativas del alumnado con necesidades educativas especiales:
   Actualmente, la Consejería de Educación mantiene relación, a través de convenios y acuerdos, con las asociaciones y entidades representativas del alumnado con necesidades educativas especiales. Más concretamente, son una realidad los acuerdos y convenios siguientes:
   - Acuerdo entre la Consejería de Educación y las Entidades representativas del alumnado con necesidades educativas especiales asociadas a discapacidad, para mejorar el funcionamiento de los centros docentes sostenidos con fondos públicos que escolarizan a este alumnado y la corresponsabilidad de las familias en la educación.
   - Convenio de Colaboración entre la Consejería de educación y la Organización Nacional de Ciegos Españoles para favorecer la atención educativa al alumnado con Discapacidad visual.
   - Convenio de colaboración entre la Consejería de Educación y la Federación Down Andalucía para favorecer la atención educativa al alumnado con síndrome de Down.
   - Convenio de colaboración entre la Consejería de Educación y la Federación Autismo Andalucía para favorecer la atención educativa al alumnado con trastornos del desarrollo.
   -  Convenio marco de colaboración entre la Consejería de Educación de la Junta de Andalucía y la Universidad de Sevilla, para el desarrollo de diferentes actuaciones conjuntas.
   - Acuerdo de colaboración entre la Consejería de Salud, la Consejería de Educación y la Consejería para la Igualdad y Bienestar Social, para estructurar y poner en marcha el proceso integrado de Atención Temprana en Andalucía.
   Es de común objetivo en todos estos acuerdos mejorar, en última instancia, la situación del alumnado con necesidades específicas de apoyo educativo y de sus familias.











______
Fuente: Manual de servicios, prestaciones y recursos educativos para el alumnado con necesidades específicas de apoyo educativo: https://triniblog.files.wordpress.com/2012/02/1-necesidades-especc3adficas-de-apoyo-educativo.pdf