Translate


Aviso: se emplea en este blog, ocasionalmente, el neutro o masculino (acabado en -o) en los términos que admiten ambos géneros, sin que ese uso gramatical esconda una discriminación sexista sino porque, dado que la lengua castellana no proporciona expresiones neutras para indicar ambos sexos, así se evita la tediosa lectura que podría suponer el uso de ambos términos en todas las ocasiones (niño/a, los hombres y mujeres, los alumnos y las alumnas, etc.)

1/1/18

Seguimos.



   Comienza un nuevo año, entero a estrenar, en el que seguiremos con nuestras batallas, con nuestras guerras contra la Administración, contra la segregación sistemática que se hace con las personas con diversidad funcional. Seguiremos exigiendo lo que nos corresponde, batallando allá donde tengamos que hacerlo. Estrenamos un nuevo año en el que vamos a seguir sin rendirnos. Como siempre.



   Tenemos por delante un año sin estrenar para exigir al gobierno nuestros derechos, para defender una educación de calidad, pública y gratuita; para defender una sanidad pública; para solicitar certificados de discapacidad, ayudas por hijo a cargo, becas del ministerio, becas municipales que cubren escasamente el precio de los colores del cole, etc. Podemos manifestarnos, encerrarnos, huelguear, quejarnos, difamar, gritar y ofendernos durante semanas enteras; pero también podemos patalear en las calles, edificios oficiales y despachos de funcionarios con responsabilidades; podemos redactar quejas, recoger firmas, emitir desmentidos, exigir corrección y demás.


   Tenemos por delante 365 noches larguísimas en las que escribir relatos, hacer puzzles o rellenar sudokus tratando de evitar el insomnio, que es algo crónico en nosotros ya. Tenemos cincuenta y pico fines de semana para montar mesas informativas, atender a medios de comunicación, recaudar fondos desde las fundaciones y asociaciones para dar a nuestros niños los servicios que la sanidad pública no les financia y defender los derechos de nuestros pequeños en los colegios, la administración, la calle, el parque, el autobús o donde sea.
   No nos rendiremos señores, porque es  el bienestar de nuestros hijos el que está en juego, y porque nosotros, por nuestros hijos no solo morimos: también matamos si es necesario.


SaCha Sp.-