Aviso: se emplea en este espacio ocasionalmente el neutro (acabado en -o) porque así se evita la tediosa lectura que podría suponer el uso de ambos términos en todas las ocasiones (niño/a, alumnos y alumnas, etc). El contenido de MuNDo AsPeRGeR está protegido por Creative Commons Attribution 4.0 International. Puede compartir libremente cualquier contenido citando la fuente. Encontrará la bibliografía al pie cada artículo.



8/12/17

Fascinación por el agua en las personas con trastornos autísticos.




Todos los niños corren peligro cerca del agua porque un despiste de sus cuidadores podría terminar en una tragedia pero hay que tener aún más precaución con los peques que tienen un trastorno del espectro autista.
Debido al alto índice de mortalidad por ahogamiento de niños con autismo recomendamos que aprendan natación, o por lo menos a flotar, y que estén vigilados al acercarse a la orilla.
   Los niños con autismo tienden a escaparse y tienen fascinación por el agua, por eso es mejor estar prevenidos y seguros especialmente cuando llega el calor, se acerca el verano, y a todos nos apetece ir a la playa o a la piscina, dar un paseo por el río o refrescarnos en una balsa. Entre las causas del alto índice de mortandad prematura están los accidentes, ahogamientos o atropellos, tanto en niños como en adultos y causas médicas como la epilepsia. Una posible explicación es que los pacientes con TEA pueden ser diagnosticados demasiado tarde por sus dificultades para comentar con los médicos sus síntomas, sus molestias y sus preocupaciones.



Es extraño encontrar a un niño con TEA que rechace la piscina si esta le ha sido presentada en condiciones apropiadas y la primera experiencia ha sido placentera. El atractivo por el agua parece ser algo bastante común en ellos: les agrada jugar con agua, chapotear, nadar, etc. Pareciera que el medio líquido les ofrece una experiencia liberadora a distintos niveles de manera que pueden dedicar a ellas horas sin fin, casi hay que arrancarles del agua" Carlos E. OrellanaEntre otros resultados, en un estudio de Joseph Guan y otros investigadores de la Escuela de Salud Pública Mailman de la Universidad de Columbia en Nueva York, Estados Unidos (EE.UU.), que fue publicado en la revista «American Journal of Public Health» se revela que los niños con autismo son 160 veces más propensos a morir de ahogamiento que la población pediátrica en general. 



Un estudio publicado en American Journal of Public Health ha demostrado que las personas con trastorno del espectro autista corren tres veces más riesgo de morir por accidente, en concreto por asfixia o ahogamiento,que el promedio de la población. De ahí que sus propios autores hayan reflexionado sobre la posibilidad de enseñar a nadar a los niños con este diagnóstico para eludir en lo posible esa realidad estadística.
   Guohua Li (*) afirma que "vagar es un comportamiento autista común y muchos niños con autismo tienen una afinidad por las masas de agua. Dados sus problemas de comunicación y habilidades sociales, los niños autistas tienden a buscar alivio a su ansiedad aumentada en la serenidad de los cuerpos de agua. Desafortunadamente, este comportamiento a menudo conduce a tragedias (...) Dado el mayor riesgo de ahogamiento de los niños con autismo debería ser una intervención de máxima prioridad que reciban clases de natación. Una vez que un niño es diagnosticado con autismo, por lo general entre los dos y tres años de edad, los pediatras y los padres deben ayudarle matriculándole inmediatamente a en clases de natación, antes de cualquier terapia conductual, terapia del habla o terapia ocupacional. La capacidad de nadar en los niños con autismo es una habilidad imperiosa de supervivencia". Los datos existentes señalan que el ahogamiento es una de las principales causas de muerte de un niño o un adulto con autismo y "en muchos niños con autismo se da una combinación peligrosa: una fascinación por el agua y una falta de comprensión del peligro que puede representar". J.R.Alonso.
La revista “Parents” hace las siguientes recomendaciones generales:
   - No utilizar lenguaje no concreto
   - Ser consistentes
   - Introducir los cambios lentamente
   - Celebrar todos los triunfos
   - Permitir tiempo libre en la clase de manera que exploren el ambiente de manera independiente




_________
Fuentes:
- Jose Ramón Alonso. Autismo en la piscina, en: https://jralonso.es/2016/06/14/autismo-en-la-piscina/
- Carlos E. Orellana Ayala, Afinidad natural por el agua, en https://autismodiario.org/2017/07/15/afinidad-natural-por-el-agua/
- Walker D (2014) Why I Got Swimming Lessons for my Son with Autism. Autism Speaks. www.autismspeaks.org/blog/2014/07/17/why-i-got-swimming-lessons-my-son-autism
- Teaching Swimming, Water Safety and Fun! www.autismspeaks.org/blog/2016/05/13/teaching-swimming-water-safety-and-fun
- El autismo triplica el riesgo de morir ahogado por accidente: https://www.google.com/amp/s/amp.redaccionmedica.com/secciones/psiquiatria/el-autismo-triplica-el-riesgo-de-morir-ahogado-por-accidente-3893
- (*) Mortalidad por lesiones en individuos con autismo, José Guan BS. y Guohua Li MD, DrPH. Escuela de Salud Pública Mailman de la Universidad de Columbia (Estados Unidos).
- Sacha Sánchez-Pardíñez, Mundo Asperger y otros mundos. (2016). Valencia.



No hay comentarios:

Publicar un comentario