31/10/11

Tener síndrome de Asperger es...




Tener el síndrome de Asperger es:

- Sentirse a menudo rechazado por los demás y no saber por qué.
- Tener dificultades, a veces, para sonreír o para llorar… Tener dificultades para expresar nuestras emociones.
- Sentirse solo o triste, o deprimido, o sufrir ansiedad por cosas que a los demás podrían no afectarles en absoluto.
- Soportar que los otros te valoren como raro, excéntrico, extraño e incluso como enfermo mental.
- Tener verdaderas dificultades para socializar.
- Sentirse continuamente confundido por lo que dice la gente porque no decodificamos igual que los demás, porque entendemos las frases de forma literal, porque no le encontramos sentido a la mentira ni entendemos la razón por la que los demás nos mienten, ni entendemos para qué sirve el uso prevaricador del lenguaje. A nosotros hay que entrenarnos para mentir. No sabemos hacerlo de forma natural.
- Aturdirse con los ruidos fuertes o tener dificultades para concentrarse cuando los hay, o confundirse con determinados tipos de iluminación, o sentirse mal con olores fuertes, sean buenos olores o malos olores, o sentir una sensación desagradable cuando te tocan sin que esperes ser tocado. Porque muchos tenemos hipersensibilidad sensitiva.
- No saber cuándo alguien está siendo sarcástico o bromea contigo, sufriendo, como consecuencia, situaciones comprometidas y malentendidos continuamente.




Pero, tener síndrome de Asperger también supone:
- Tener un gran sentido de la justicia.
- Tenerle una fidelidad asombrosa a las personas con las que mantenemos relaciones personales de cualquier tipo y ser leales: los amigos, los de verdad, son amigos por encima de cualquier cosa y les respetamos y ayudamos hasta la extenuación. Admiramos, mimamos y atendemos a nuestras parejas incondicionalmente. Amamos, protegemos y ayudamos a nuestros hijos por encima de cualquier otra cosa. Y todo eso lo hacemos como si tuviéramos un instinto animal que nos conduce a comportarnos así, sin poder evitarlo.
- Tener talentos especiales que mucha gente ignora. Incluso a veces tener altas capacidades en una o varias áreas.
- Ser tremendamente racionales.
- Tener una memoria prodigiosa, normalmente para las cosas que nos interesan (o nos afectan), a veces para cualquier otra cosa también. Sobre todo memoria visual-espacial.
- Alcanzar, en nuestras áreas de interés, la profesionalidad y los conocimientos propios de un profesor universitario.
-Interesarse por cosas que a los demás pueden parecerles aburridas pero que a nosotros nos parecen tremendamente interesantes.


Las personas con síndrome de Asperger no estamos locos, ni estamos enfermos.
Solo somos personas diferentes.

Sacha Sánchez-Pardíñez