17/8/20

Las pruebas de detección del autismo se usan frecuentemente como guía para diagnóstico pero no son definitivas por si mismas.




Las pruebas de detección del autismo se usan frecuentemente si existe una inquietud en aumento sobre el desarrollo del niño/a o sobre la posibilidad de autismo.
Hay que saber que no existe en este momento un test o prueba diagnóstica que indique si una persona tiene o no un trastorno del espectro autista. Lo que tenemos son pruebas de cribado y de valoración que guían al diagnosticador para que, a través de la observación, las entrevistas y la aplicación de toda una batería de pruebas y test pueda determinar si los rasgos que presenta una persona son o no son autísticos.



Los test son un método de evaluación preliminar cuya intención es llegar a una decisión de si hay probabilidades de autismo o no y si se requieren evaluaciones adicionales. Solamente una prueba de detección del autismo en niños pequeños, la “Checklist for Autism in Toddlers” (lista de verificación de autismo en niños pequeños, CHAT por sus siglas en inglés), se evaluó en estudios de investigaciones y cumplió con los criterios de evidencia adecuada sobre efectividad. 
El test M-CHAT (modificado) consiste en un formulario con 23 preguntas referidas al comportamiento del niño que deben contestar los padres. 
La valoración clínica con propósitos diagnósticos y terapéuticos requiere considerar el TEA como un continuo de déficits en los tres apartados de la tríada autista, teniendo en cuenta, a la vez, la posibilidad de que la persona tenga problemas sensoriales, cognitivos u otros trastornos asociados. 



No hay comentarios:


El contenido de MuNDo AsPeRGeR está protegido pero puede compartirlo libremente citando la página y/o al autor del texto. Las imágenes pertenecen a sus autores.