Aviso: se emplea en este espacio ocasionalmente el neutro (acabado en -o) porque así se evita la tediosa lectura que podría suponer el uso de ambos términos en todas las ocasiones (niño/a, alumnos y alumnas, etc). El contenido de MuNDo AsPeRGeR está protegido por Creative Commons Attribution 4.0 International. Puede compartir libremente cualquier contenido citando MuNDo AsPeRGeR o al autor del texto. Encontrará las fuentes que usamos nosotros al pie cada artículo.


17/2/20

Se necesitan programas de detección de acoso escolar en los centros educativos.




Técnicamente existen seis tipos de acoso escolar aunque el acoso psicológico es transversal a todos ellos. Así que podemos hablar de cinco clases de acoso que serían el físico, verbal, sexual, social y ciberacoso o ciberbullying (y en todos ellos, además, el psicológico).
El acoso escolar atenta contra la dignidad del niño/a y sus derechos fundamentales, así que, es necesaria la implementación de programas de detección en los colegios de primaria y secundaria, así como la difusión en los servicios médicos, de los signos de alerta relativos al acoso escolar. 

Tras años de activismo contra el acoso escolar podemos afirmar que es necesario e imprescindible realizar un trabajo integral con todos los participantes de la comunidad educativa, desde el alumnado hasta el profesorado, pasando por el personal de apoyo, personal de servicios, monitores y acompañantes de los servicios de comedor y transporte, etc. porque quien es agredido, quien agrede y el grupo de espectadores necesitan atención. Todos ellos, desde el primero al último, deberían recibir atención y apoyo.



Controlar los niveles de acoso y violencia escolar puede ser a veces complicado, especialmente cuando por falta de medidas preventivas se hayan podido agravar y cronificar situaciones ya existentes. Pero se debe medir el acoso escolar regularmente con una doble finalidad.
En primer lugar  porque permite detectar los casos ya existentes para tomar las medidas necesarias de protección de la víctima y sancionar las conductas de maltrato. En segundo lugar porque tiene efectos disuasorios ya que, aquellos menores que frecuentemente actúan de manera violenta, reciben el claro mensaje de que sus conductas no son aceptables y que por tanto serán sancionadas. 
La exposición repetida al acoso por parte de la víctima puede traer consigo consecuencias graves a nivel psicológico.
En el caso en el que existe una persecución, intimidación, tiranía, chantaje, manipulación y amenazas al otro son acciones que dañan la autoestima de la víctima y fomentan su sensación de temor con el problema añadido que son las fórmulas de acoso más difíciles de detectar por parte de profesores o padres, porque son métodos de acoso o exclusión que se llevan a cabo a espaldas de cualquier persona que pueda advertir la situación. Por eso es necesario tomar medidas preventivas para evitar los casos de acoso. 


Se hace imprescindible evaluar periódicamente los niveles de acoso escolar con herramientas específicas, debidamente elaboradas y validadas. En la actualidad existen diversas herramientas de medición del acoso escolar que permiten evaluar la situación de cada alumno dentro de un centro. Deben detectarse conductas específicas de acoso y violencia escolar y deben sancionarse esas conductas. Las sanciones transmiten el claro mensaje de que la violencia tiene un precio.
La reincidencia en conductas de acoso escolar debería ir seguida de la reincidencia de las sanciones, con el debido incremento de la magnitud de la misma. Las primeras sanciones serán, por tanto, de carácter más moderado para ir creciendo en relevancia debiéndose tomar medidas importantes como avisar a padres de víctimas y agresores de los hechos ocurridos.

Según un informe especial del Defensor del Menor de Andalucía: “el acoso escolar y ciberacoso pueden tener efectos nocivos para sus protagonistas, perturbando su bienestar y su desarrollo emocional, social o cognitivo, y pueden agravarse con el tiempo si no se adoptan medidas paliativas. Se trata de unas conductas cuyas consecuencias, tanto para el agresor como para la víctima o incluso para los espectadores, pueden ser muy graves y a veces irreparables, condicionando el presente y el futuro de quienes se ven involucrados en ellas”. El texto completo se encuentra disponible aquí. Queda claro que hablamos de acoso cuando la intención de quien agrede es humillar, avergonzar, exponer, aislar, excluir, asustar, hacerle creer al otro que no vale y la conducta es repetitiva y se prolonga en el tiempo. De hecho, cuando hablamos de maltrato entre iguales nos referimos a:
- Acciones deliberadamente hostiles.
- Incidentes que se repiten a lo largo de un periodo de tiempo y causan daño.
- El alumno se encuentra en una situación de indefensión; no puede resolverlo solo.
- Hay una ausencia de provocación por parte del alumno.

¡Pero cuidado! Hay una diferencia importante entre las peleas diarias de los chicos y chicas, las bromas sin mala intención entre amigos y el auténtico maltrato. Un menor puede volver a casa y decir que le han pegado o insultado y esta situación a menudo es esporádica, no tiene ningún impacto traumático y, como muchos padres y madres saben, desaparece tan rápido como apareció. Es necesario saber diferenciar entre una pelea inofensiva y el verdadero maltrato.

El acosado o victima debe tener en cuenta que la intimidación es real y requiere una intervención inmediata y no debe pensar que no puede denunciar el acto considerándolo como algo ocasional que hay que soportar, para ser aceptado socialmente, o que es una persona inferior y no tiene derecho a denunciarlo, por tener temor de una represalia por parte del acosador o su grupo, etc. Es decir, la intimidación debe ser denunciada para que se pueda intervenir de forma organizada. 
Ningún grupo o estudiante deben ser marginados o difamados para promover otro grupo, por eso es muy importante la conducta que desarrollamos los adultos.
No debemos valorar más las acciones de un niño o niña, o de un grupo, ya que estaríamos reforzando este tipo de estereotipos y creando distancias entre los menores, aumentando la distancia de aquellos niños y niñas menos adaptados con respecto a los otos.
 El uso de la agresión en un niño o niña para resolver los conflictos es un comportamiento aprendido que puede comenzar a una edad temprana. 
No debemos nunca olvidar que no existirían menores acosados si no existieran niños y niñas que han aprendido a ser acosadores. No olvidemos tampoco que los niños o niñas, tanto acosadores como acosados, son personas generalmente con carencias y dificultades socioemocionales. 




Guillermo Cernuda, en un artículo publicado en "Noticias Jurídicas" el 19 de Septiembre de 2017, explica cómo se debe actuar si es nuestro hijo o nuestra hija el/la que está acosando. Asegura que no se debe pasar por alto que, a diferencia del mundo físico, cuando un menor realiza acciones de acoso por Internet, por ejemplo, a través de una red social, va dejando un rastro inmutable de este acoso (deja constancia de la cuenta desde la que se realiza dicho acoso y las concretas acciones realizadas).
Esto supone una ventaja a los padres del menor acosador porque con una adecuada vigilancia podrán darse cuenta del comportamiento de su hijo en redes sociales y ponerle fin; y a los padres de la víctima, que podrán recopilar las pruebas necesarias para actuar frente al menor acosador y que cese en su conducta
Las víctimas expresan su malestar de una forma o de otra. 
El acoso puede generar graves daños psicológicos a las víctimas y también a los agresores. Las víctimas de acoso a veces llegan hasta el suicidio. Los agresores aprenden a comportarse violentamente hasta en su vida adulta. Distintos estudios han demostrado que un número importante de los acosadores cuya conducta no ha sido sancionada ni redirigida terminan convirtiéndose en adultos violentos y criminales. Hay unos signos externos que nos pueden ayudar a captar que algo está pasando:
- Somatizaciones como que por la mañana se encuentra mal, tiene dolor de cabeza, de tripa..., en la escuela dice que no se encuentra bien y pide que le vayan a recoger...
- Cambios de hábitos: hace “pellas”, no quiere ir a la escuela, quiere que le acompañen o cambia la ruta habitual, no quiere ir en el transporte escolar, no quiere salir con los amigos...
- Cambios en la actitud hacia las tareas escolares: baja el rendimiento académico.
- Cambios de carácter: por ejemplo está irritable, se aísla, se muestra introvertido, más arisco, angustiado o deprimido, empieza a tartamudear, pierde confianza en sí mismo.
- Alteraciones en el apetito (pierde el apetito o bien vuelve a casa con hambre porque le han quitado el bocadillo o el dinero).
- Alteraciones en el sueño (grita por la noche, tiene pesadillas...)
- Vuelve a casa regularmente con la ropa o el material destrozados.
- Tiene moratones, heridas o cortes inexplicables.
- Empieza a amenazar o a agredir a otros niños o hermanos menores.
- Rehúsa decir por qué se siente mal e insiste en que no le pasa nada. Da excusas extrañas para justificar todo lo anterior.
- En casos graves puede llegar a tener pensamientos o a realizar intentos de suicidio.


Nadie se merece ser acosado ni ir a la escuela a pasarlo mal o a tener miedo. El clima en la escuela ha de ser de confianza y colaboración y eso depende tanto de los docentes como de la educación que los padres y madres damos a nuestros hijos. Es muy importante educar para que los niños vean al otro como un semejante.
La violencia no se combate con violencia. La amistad, la tolerancia, el respeto o la paciencia son algunos de los valores que deben inculcarse desde pequeños tanto en el colegio como en casa. El acoso requiere soluciones pedagógicas. Ya son demasiados los gimnasios y las iniciativas "preventivas" que quieren hacer negocio con el acoso escolar pero es que no se trata de enseñar a la víctima potencial a defenderse: se trata de educar al agresor potencial para que modifique su conducta. Es labor de todos poner todos los medios posibles para parar esta lacra pero la forma no es enseñando defensa personal o artes marciales a los menores. Enseñemos a los niños a no ser ni verdugos ni cómplices y ayudemos a las víctimas.

El 2 de Mayo es el Día internacional Contra el Acoso Escolar. Se trata de una campaña que busca concienciar sobre el acoso escolar (o bullying) y el sobre el acoso en Internet (o ciberbullying). Es un grave problema que afecta a millones de escolares de primaria y secundaria en todo el mundo.
Esta iniciativa nació en el año 2013 a partir de la presentación de la ONG "Bullying Sin Fronteras" y a su fundador, el Dr. Javier Miglino, así como un equipo multidisciplinario internacional conformado por médicos, educadores, psicólogos, psicopedagogos, periodistas y padres de niños que habían sufrido acoso y ciberacoso y que consideraron necesaria la creación de una efemérides mundial que ayudara a la concienciación de este grave problema que afecta a millones de niños y adolescentes en todo el mundo.




_________
Si le interesa profundizar en el tema del acoso escolar le recomendamos los siguientes textos que hemos usado como fuente de inspiración para este artículo:
- Acoso escolar: explicación y protocolos útiles para evitarlo: https://www.mundoasperger.com/2018/04/acoso-escolar-explicacion-y-protocolos.html
- Guía de CEAPA para padres y madres, para prevenir y evitar el acoso escolar: https://www.mundoasperger.com/2018/08/acoso-escolar-guia-para-padres-y-madres.html
- Pasos a seguir ante un caso de acoso escolar. Cuatro fases: https://www.mundoasperger.com/2016/02/pasos-seguir-ante-un-caso-de-acoso-4.html
- Guía CERMI para la prevención del acoso escolar: https://www.mundoasperger.com/2017/08/presentacion-de-una-guia-contra-el.html
- Guía NACE de actuación contra el acoso escolar: https://www.mundoasperger.com/2017/08/guia-de-actuacion-frente-al-acoso.html
- Cuando tu hijo es el acosador: http://www.mundoasperger.com/2017/03/cuando-tu-hijo-es-el-acosador.html
- Cinco tipos de acoso escolar: http://www.mundoasperger.com/2017/02/5-tipos-de-acoso-escolar.html
- Proyecto Bullying: http://www.cuatro.com/proyectobullying/contenido-extra/proyecto-bullying-acoso-escolar-agresor-hijo-padres_0_2331525457.html
- Asperga, jornada organizada bajo el título "Asperger y adolescencia." 24 de Febrero en A Coruña. En "La Opinión de A Coruña":
http://www.laopinioncoruna.es/sociedad/2017/02/25/riesgos-redes-sociales-acoso-adolescentes/1156229.html
- Mobbing Escolar, (2007) I. Piñuel y A. Oñate.
- "El problema del acoso escolar" en Síndrome de Asperger. Síndrome Invisible. Ed. Psylicom. Sacha Sánchez-Pardíñez. (2013). Páginas 107 a 113 en: http://www.mundoasperger.com/2015/06/el-problema-del-acoso-escolar.html
- De Acevedo, A. (2010). Alguien me esta molestando: el bullying. Ediciones B. Barri, F. (2006).
- Psicología y mente: https://psicologiaymente.net/psicologia/tipos-acoso-escolar-bullying por Jonathan García Allen. Cita una investigación realizada en 2014 en la la King’s College London, un estudio llevado a cabo en la Tufts University, un estudio de la Universidad Johns Hopkins, una investigación de la Universidad de Duke y un estudio de Claire Fox y Michael Boultonpublicado en la British Psychological Society.
- Prevención del maltrato entre iguales: https://es.scribd.com/document/26885841/prevencion-maltrato-entre-iguales-guia-para-la-familia
- El maltrato entre escolares: http://www.miscelaneaeducativa.com/Archivos/el_maltrato_entre_escolares__padres.pdf
- Consecuencias para la víctima y el agresor del bullying. Universidad Internacional de Valencia, VIU: https://www.universidadviu.es/consecuencias-del-bullying-en-la-victima-y-el-agresor/
- Bullying, un miedo de muerte. Henar L. Senovilla: http://www.asociacionrea.org/BULLYING/8_04_Documentos_Extensos/08.04.15.pdf
- Jose Antonio Luego, El acoso escolar ha adquirido mayor virulencia: http://www.sociedadcivil.com/jose-antonio-luengo-el-acoso-escolar-ha-adquirido-mayor-virulencia-hoy-es-muy-alarmante-el-grado-de-violencia-por-diversion/
- Agustina Sangüesa, sobre acoso escolar: http://www.sociedadcivil.com/jose-antonio-luengo-el-acoso-escolar-ha-adquirido-mayor-virulencia-hoy-es-muy-alarmante-el-grado-de-violencia-por-diversion/
- S.O.S. Bullying: Prevenir el Acoso Escolar y Mejorar la Convivencia. Praxis, S.A. Norman K.J., Seiden J.A., Klickstein J.A., Han X., Hwa .LS., et al. (2015).
- Vía "Libres de Bullying": Qué es el ciberbullying. www.libresdebullying.com.ar
- Ciberacoso sexual a menores. http://www.cuatro.com/cronicacuatro/2017/febrero/08-02-17/profesion-rastrador-antidoto-acosadores-menores_2_2321055163.html
- Acoso escolar. Qué debe hacer la familia, cómo se reconoce, cómo se previene... en: http://www.mundoasperger.com/2017/06/acoso-escolar-que-debe-hacer-la-familia.html
- María Zysman: Ciberbullying, Cuando el maltrato viaja en las redes. Editorial Paidós, abril 2017.
- Guillermo Cernuda, Abogado experto en Ciberderecho. ¿Y si mi hijo fuera un ciberacosador? 19/09/2017 en: http://noticias.juridicas.com/actualidad/noticias/12331-amp;iquest;y-si-mi-hijo-fuera-un-ciberacosador/#.WcIgSY06-1c.facebook
- ¿Y si mi hijo/a fuera un ciberacosador/a?: http://www.mundoasperger.com/2017/10/y-si-mi-hijo-fuera-un-ciberacosador.html
- Acoso escolar en niños con problemas del neurodesarrollo: http://www.mundoasperger.com/2017/05/acoso-escolar-en-ninos-con-problemas.html
- El problema del acoso escolar:
http://www.mundoasperger.com/2015/06/el-problema-del-acoso-escolar.html
- Ciberbullying o ciberacoso: http://www.mundoasperger.com/2017/05/ciberbullying-o-ciberacoso.html
- Gobierno de Canarias. Campaña contra el acoso escolar. En esta página encontraréis materiales interesantes para trabajar en las aulas el tema del acoso desde el enfoque de la prevención: http://www3.gobiernodecanarias.org/medusa/campus/doc/htmls/acoso/htmlframe/modulo_04_f/seccion_02.html
- Gobierno de Aragón. Contra el acoso escolar. Estos materiales están divididos las distintas etapas (infantil, primaria y secundaria) para que sea más fácil su búsqueda. Se han recopilado no solo documentos, sino también actividades, vídeos, libros y aplicaciones informáticas. http://carei.es/acoso-escolar/
- Guías de información sobre el acoso escolar para profesorado, para familias y para alumnado. Descargar AQUÍ
- Todo mejora. Guía para familias: http://todomejora.org/docs/materiales/Quehagosihijoaesvictimabullying-TODOMEJORA.pdf
- GUÍA DAS sobre ciberbullying. Puede encontrarla AQUÍ. https://www.das.es/blog/wp-content/uploads/2017/11/DAS_ebook_cyberbullying-1.pdf?_cldee=bXVuZG9hc3BlcmdlckBob3RtYWlsLmNvbQ%3d%3d&recipientid=lead-e2c2f508abffe7118128e0071b65be81-73f5c8222e9c4f9d87a4cfa4c5997222&esid=a36a28cf-6850-408e-afcb-a3ba54ef51b3&urlid=0
- Comunicado de Febrero de 2007 contra el acoso escolar a los niños afectados por el Síndrome de Asperger. La Federación Asperger España se adhiere a los principios reivindicativos de otros colectivos y asociaciones que luchan contra el acoso escolar y conforman la Plataforma de Iniciativa Ciudadana Contra la Violencia en la Escuela (PICAVE), para exigir a la Administración la aceptación y reconocimiento de la realidad del acoso escolar en España, y soluciones eficaces.




No hay comentarios:

Publicar un comentario

Redefiniendo el síndrome de Asperger::

Técnicamente el síndrome de Asperger (SA) es un trastorno del espectro autista (TEA). Se trata de un trastorno que se manifiesta con la incapacidad para comunicarse convencionalmente, dificultades para asumir habilidades sociales de forma natural y también dificultades para comprender la conducta social de los demás.
Por ejemplo, en el lenguaje de las personas con Asperger están presentes una serie de alteraciones como el uso excesivamente formal, rebuscado o pedante; las dificultades para iniciar una conversación o para dejar de hablar y ceder el turno a otros cuando la conversación gira en torno un tema de interés restrictivo de la persona en cuestión; etc.

Las personas con síndrome de Asperger normalmente sienten la necesidad de tenerlo todo estructurado en su cabeza para poderlo comprender. prácticamente todos tienen intereses peculiares, restrictivos, único o incluso obsesivos; muchos son torpes debido a problemas de motricidad; la mayoría no juegan en grupo y tampoco se les dan bien los deportes (aunque insistimos en que siempre hay excepciones).

Tener síndrome de Asperger, y/o un hijo/a con síndrome de Asperger, incide en las relaciones personales de la unidad familiar, dificulta la socialización de todos sus miembros, la educación del menor resulta estresante y genera ansiedad, sobre todo si el centro escolar no colabora para cubrir sus necesidades educativas especiales y son alumnos que mayoritariamente padecen acoso escolar.

El Asperger no tiene consideración de enfermedad sino de síndrome (conjunto de síntomas) y la diversidad de funcionamiento va a estar ahí por siempre aunque, gracias a terapias, intervención y la ayuda familiar y profesional, sus dificultades pueden aminorar con el tiempo (y mucho trabajo y esfuerzo) y mantener lo que se llama "una vida normal". La media de edad ronda los 5 o 6 años cuando se produce el diagnóstico (mucho más tarde en el caso de las chicas porque sus rasgos son más sutiles y los diagnosticadores aún no están suficientemente entrenados para percibirlos) aunque sus rasgos especiales suelen hacerse patentes a partir de los 3 años de edad. Algunos de estos niños y niñas presentan comportamientos “especiales” casi desde su nacimiento (por ejemplo hiperactividad y déficit de atención en alguna época, un comportamiento excesivamente infantil para su edad, aprenden a leer solos (hiperlexia), no miran a los ojos al hablar (mirada anómala), tienen rabietas que para los demás son incomprensibles y desmesuradas, son muy literales, etc. y cuándo no, ni sobre qué temas es apropiado hacerlo según el contexto, ni cuándo intervenir o cómo iniciar una conversación. Los gestos, el rostro y las expresiones corporales de los demás les resultan confusos a menudo porque la mayoría de personas con síndrome de Asperger solo interpretan el lenguaje verbal (las palabras) y no comprenden bien el no verbal. Por tanto, aunque su semántica sea rica (normalmente tienen un vocabulario incluso mucho mejor que la de sus iguales) y su sintaxis correcta (saben perfectamente construir una oración y expresarse de forma normativamente correcta a nivel sintáctico y semántico) fallan estrepitosamente en la pragmática. Eso hace que su comportamiento social parezca “anormal”.

El conjunto de rasgos (o síntomas) más importantes del síndrome de Asperger son:

1. Deficiencias sociales: carecen de recursos para interpretar las señales sociales y el lenguaje no verbal por lo que su lenguaje pragmático falla. Esto significa que a la hora de interpretar emociones pueden errar o no saber cómo expresar las suyas propias.

2. A menudo no reconocen signos del intercambio de la toma de turno por lo que no saben cuándo pueden hacerlo. Son literales, mucho más cuanto menos edad tengan. Las personas con síndrome de Asperger entienden el lenguaje verbal sin poder interpretar su componente prevaricador (las mentiras, las frases hechas, las metáforas, los juegos de palabras, etc.). Como no comprenden bromas, sobreentendidos, lenguaje metafórico, chistes, etc. y tampoco comprenden conceptos abstractos casi siempre son incapaces de intuir lo que otros piensan o cómo se sienten los demás, lo cual significa que tienen graves problemas en lo que se conoce como "teoría de la mente".

3. Tienen focos de interés absorbentes. Se interesan por cuestiones que a otras personas les podrían parecer irrelevantes y llegan a convertir esos temas en verdaderas pasiones y en intereses exclusivos, focalizando todo su interés en el aprendizaje de tantos datos como caigan en sus manos o en actividades de colección sobre esas áreas de interés. Adquieren conocimientos muy concretos hasta llegar a ser verdaderos expertos y, a la vez, a veces ignoran aquellos otros temas que no les interesan en absoluto (esto puede desembocar en fracaso escolar). Consiguiendo que sus intereses particulares formen parte de su aprendizaje pueden llegar a realizar estudios superiores con éxito y si además esos intereses absorbentes los pueden utilizar en el entorno laboral serán personas eficaces y muy útiles en su trabajo.

4. Establecen rituales muy estrictos: necesitan rutinas, si sus costumbres, sus horarios o sus actividades varían, y no se les ha anticipado que habrá un cambio, experimentan ansiedad. Pequeñas diferencias en su rutina, que aparentemente no tienen importancia, a ellos/as les pueden llegar a alterar muchísimo. Necesitan saber en todo momento qué día de la semana es, qué actividades tienen previsto hacer en ese día, etc. Eso hace necesaria la anticipación de los cambios: si por cualquier causa se van a alterar sus rutinas conviene explicárselo con antelación para no provocarles ansiedad.

5. La mayoría de personas con síndrome de Asperger presentan motricididad dañada en mayor o menor medida: son torpes y patosos. De ahí que por lo general los juegos en grupo y los deportes se les den mal. Eso agrava el problema de socialización porque sus compañeros de juegos les rechazan en sus equipos e, incluso, llegan a prohibirles la participación. Los adultos suelen tropezar, los niños se caen y se golpean a menudo, les cuesta aprender a montar en bici, atarse los cordones de los zapatos o abotonarse la ropa. Con el tiempo, la práctica y mucha insistencia se mejoran mucho las habilidades motrices pero suele quedar cierta torpeza en la edad adulta.
Por lo demás… son personas con sus capacidades cognitivas intactas. No hay ningún rasgo físico que les diferencie de los otros niños y pasan desapercibidos en el grupo aunque se les suele clasificar como “raritos” o “excéntricos”. La mayoría de personas con síndrome de Asperger tiene una memoria excepcional por lo que suelen aprender muchísimos datos (especialmente sobre sus temas de interés). Su memoria es sobre todo visual-espacial así que recuerdan pequeños detalles que los demás no recordamos. Sin embargo necesitan adquirir habilidades sociales, y requieren apoyo terapéutico/psicológico prácticamente toda su vida, por lo que es importante ponerles en manos de profesionales tan pronto como sean diagnosticados y trabajar individualmente las dificultades concretas que presenta cada persona en particular.
No sirven generalizaciones de cara a la intervención: hay que concretar las dificultades de cada uno y enfocarse en ellas para ayudar de verdad a esa persona.




Licencia de contenido:

Creative Commons License

This work is licensed under a Creative Commons Attribution 4.0 International License.
Puede reproducir cualquier contenido de este espacio siempre y cuando cite la fuente. Los contenidos que pertenecen a otros autores y que se han compartido aquí estarán sujetos a sus propios derechos.