contenido de la página

Translate


Aviso: se emplea en este blog, ocasionalmente, el neutro o masculino (acabado en -o) en los términos que admiten ambos géneros, sin que ese uso gramatical esconda una discriminación sexista sino porque, dado que la lengua castellana no proporciona expresiones neutras para indicar ambos sexos, así se evita la tediosa lectura que podría suponer el uso de ambos términos en todas las ocasiones (niño/a, los hombres y mujeres, los alumnos y las alumnas, etc.)

18/12/17

Las respuestas que buscamos sobre la ansiedad.






La ansiedad es un mecanismo adaptativo de respuesta de nuestro organismo ante algo que nuestro organismo percibe como una amenaza. Puede ser tanto una situación como un pensamiento. Así pues, la ansiedad no es patológica sino adaptativa, es una respuesta sana de nuestro organismo. Cuando la respuesta ante un estímulo percibido como amenaza es desproporcionada o no existe tal amenaza, aparece la ansiedad patológica o los trastornos de ansiedad. 



Dentro del grupo de los trastornos de ansiedad podemos encontrar: las crisis de angustia o de pánico, la agorafobia, el trastorno de pánico con o sin agorafobia, el trastorno de ansiedad generalizada, el trastorno de somatización y el trastorno obsesivo compulsivo. Las crisis de ansiedad, también llamadas crisis de angustia o de pánico, consisten en una sensación de miedo intenso acompañada de algunos de los siguientes síntomas: palpitaciones, taquicardia, sudoración, temblores, escalofríos o sofocos, sensación de ahogo o de falta de aire, opresión o malestar en el pecho, sensación de no poder tragar, náuseas u otras molestias gástricas, sensación de mareo, sensación de irrealidad (desrealización), sensación de estar separado de uno mismo (despersonalización), miedo a morir, miedo a perder el control o volverse loco, sensación de hormigueo en las manos u otras partes del cuerpo. 

   ¿Cómo se trata una crisis de ansiedad?
   El tratamiento inmediato de una crisis de ansiedad consiste en la administración de una benzodiacepina vía sublingual; es decir, le daremos al paciente un ansiolítico que se pondrá debajo de la lengua y le hará efecto en pocos minutos. Debajo de una crisis de ansiedad suele haber algún problema que es necesario explorar. Es aconsejable si estamos sufriendo crisis de ansiedad con cierta frecuencia consultemos con un especialista en psiquiatría para valorar si necesitamos tratamiento farmacológico o psicológico. Ante una crisis de ansiedad hay que conseguir normalizar la respiración y reducir la frecuencia cardíaca de quien tiene la crisis y hay muchas formas de conseguirlo. ↓




La ansiedad es "una anticipación de un daño o desgracia futuros" que se acompaña de un sentimiento desagradable o de síntomas somáticos de tensión y preocupación. Es un estado emocional normal ante determinadas situaciones, y constituye una respuesta habitual a diferentes situaciones cotidianas, salvo cuando sobrepasa cierta intensidad o supera la capacidad adaptativa de la persona. Cuando esto sucede se convierte en patológica, provocando un malestar significativo y síntomas la mayoría de las veces muy inespecíficos.


El paciente con trastorno de ansiedad generalizada es una persona que se encuentra excesivamente preocupada por aspectos habituales de su vida cotidiana, saben que se preocupan demasiado pero no lo pueden evitar, no pueden relajarse, les resulta muy difícil concentrarse, y por ello tienen pequeños olvidos con frecuencia. Esta situación hace que se sobresalten con facilidad, que se encuentren agotados, que no puedan dormir y que tengan síntomas de ansiedad, incluso crisis de pánico. A menudo las conductas inadecuadas son causadas por una ansiedad que ha pasado desapercibida. Un niño que parece ser agresivo u hostil puede estar actuando así en respuesta a la ansiedad, ansiedad que, dependiendo de su edad, quizás no sea capaz de articular eficazmente, o incluso no sea completamente consciente de que la está sintiendo. ↓




Son varios los tipos de medicamentos que podemos utilizar para tratar la ansiedad. Los más conocidos quizá sean los ansiolíticos o benzodiacepinas; son los ideales para tratar una crisis en el momento agudo, pero la base del tratamiento, es decir, los medicamentos que nos van a ayudar a curar la ansiedad, son los antidepresivos, los mismos que utilizamos para tratar la depresión.
   Además de los ansiolíticos y los antidepresivos hay otros fármacos que se pueden utilizar para tratar la ansiedad. Por ejemplo, en el caso del trastorno de ansiedad generalizada se puede utilizar la pregabalina, un fármaco del grupo de los antiepilépticos que posee efecto ansiolítico. Es importante tener en cuenta que si el paciente sigue adecuadamente la pauta prescrita por su psiquiatra y el seguimiento es el adecuado ningún tratamiento produce adicción. Cuando nos encontramos ante un caso de dependencia o adicción a un fármaco de los utilizados para tratar la ansiedad, ansiolíticos principalmente, suele ser debido a que el paciente no ha tomado adecuadamente la medicación porque ha tomado más de la prescrita o porque no ha sido revisado por el especialista con la frecuencia necesaria. Antes de dejar de tomar cualquier tratamiento siempre debemos consultar con el especialista. Éste debe evaluar muy bien en qué estado se encuentra el paciente para ajustar las dosis y diseñar un plan de reducción de dosis progresiva; unas veces será suficiente con bajar la dosis poco a poco y otras veces deberemos sustituir el ansiolítico por otro fármaco que no produzca dependencia. 



Los antidepresivos tardan en empezar a hacer efecto de 4 a 6 semanas, aunque algunos pacientes pueden empezar a experimentar cierta mejoría en la segunda o tercera semana de tratamiento. Para una adecuada respuesta, es importante tomarlos conforme el psiquiatra nos lo haya indicado, aproximadamente a la misma hora todos los días y no dejar de tomarlos sin haberlo consultado previamente con él. Durante el tiempo que tardan en empezar a hacer efecto el antidepresivo solemos utilizar ansiolíticos para controlar los síntomas; los ansiolíticos hacen efecto en pocos minutos pero su efecto dura sólo unas horas. Cuando dejamos de tomar de golpe el tratamiento de la ansiedad, bien porque ya nos encontramos bien o porque olvidamos tomarlo, se produce el llamado efecto rebote: la reaparición de los síntomas con una intensidad igual o mayor a la que presentábamos al inicio del tratamiento. ↓



Aproximadamente el 40% de los niños con autismo tienen ansiedad, aunque algunos estudios sugieren una cifra mucho más alta. Los síntomas de ansiedad más comunes que se observan en un niño son la dificultad para dormir en su propio cuarto o estar separado de sus padres, evitar ciertas actividades o un temperamento cohibido conductualmente. No es raro que los niños que sufren de ansiedad severa que no ha sido diagnosticada se porten mal en la escuela, un lugar donde las demandas y expectativas ejercen una tensión sobre ellos que les supera. Puede ser muy confuso para los profesores y los otros miembros del personal “leer” ese comportamiento, que parece presentarse de repente. La ansiedad puede presentarse enmascarada, se presenta en una sorprendente variedad de formas, en parte porque se basa en una respuesta fisiológica a una amenaza ambiental, una respuesta que maximiza la capacidad del cuerpo de hacer frente o escapar de un peligro. 



Mientras que algunos niños manifiestan la ansiedad evitando las situaciones u objetos que les causan miedo, otros experimentan una necesidad irrefrenable de huir de situaciones que le producen vergüenza. Este comportamiento, que puede ser incontrolable, a menudo se confunde con ira y rebeldía.










_________
Fuentes:
- La ansiedad puede alterar el procesamiento de las emociones en las personas con autismo. Por Jessica Wright. 6 de septiembre de 2017. Traducido por MuNDo AsPeRGeR. Original en inglés en: https://spectrumnews.org/news/anxiety-may-alter-processing-emotions-people-autism/
- Herrington JD et al. J. Autism Dev. Desorden Epub delante de impresión (2017) PubMed. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/28689329
- Schumann CM et al. J. Neurosci. 30 , 4419 - 4427 (2010) PubMed. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/20335478
- Trastornos del estado de ánimo: http://www.mundoasperger.com/2016/08/trastornos-del-estado-de-animo.html
- Neira Morales, “La ansiedad”, en:http://neriamoralespsiquiatra.com/services/faqs-ansiedad/
- Caroline Miller, Biblioteca Brincar, Cómo la  ansiedad conduce a conductas inadecuadas. http://biblioteca.brincar.org.ar/como-la-ansiedad-conduce-a-conductas-inadecuadas/
- Sacha Sánchez-Pardíñez, Síndrome de Asperger, síndrome invisible. https://www.amazon.com/S%C3%ADndrome-Asperger-invisible-Spanish-ebook/dp/B017ILF4S6
- Sacha Sánchez-Pardíñez, Mundo Asperger y otros mundos. http://www.amazon.com/dp/B017IMQFYW
- Mejor con Salud: ¿Cómo debes actuar si alguien tiene una crisis de ansiedad: https://www.facebook.com/MejorConSalud/videos/739569329515439/
- Ansiedad como causa de conductas inadecuadas: http://www.mundoasperger.com/2017/06/ansiedad-como-causa-de-conductas.html
- Isabel Paula Pérez; Juan Martos Pérez. “Síndrome de Asperger y autismo de alto funcionamiento: comorbilidad con trastornos de ansiedad y del estado de ánimo”. Revista de Neurología, 2009. Viguera Editores SL. 
-  “Una aproximación a las funciones ejecutivas en el trastorno del espectro autista”. Revista de Neurología, 2011; 52 (Supl 1): S147-53. 
- Autismo Diario. Esa palabra curiosa “distimia” y cómo se relaciona con el autismo: https://autismodiario.org/2016/01/19/esa-palabra-curiosa-distimia-y-como-se-relaciona-a-el-autismo/
- Trastornos del estado de ánimo: Depresión y ansiedad. http://www.mundoasperger.com/2016/08/trastornos-del-estado-de-animo.html