5/2/17

Trastorno semántico-pragmático del lenguaje.



El autismo no solo presenta trastornos referidos a aspectos formales del lenguaje (sintaxis, léxico, fonología, prosodia) sino que el uso social o comunicativo del mismo también suele estar alterado.
Los trastornos de la comunicación se caracterizan por tener un comienzo temprano, lo cual dificulta su detección, pues las primeras manifestaciones de déficits pueden ser confundidas con un retraso madurativo o retraso en la adquisición de habilidades comunicativas. Estas dificultades pueden revertir en alteraciones funcionales presentes a lo largo de la vida, viéndose afectadas tanto conductas verbales como no verbales que repercuten en el comportamiento, las ideas o las actitudes cara a los demás.

Sensibles a este problema, Rapin y Allen describieron en 1983 el llamado síndrome semántico-pragmático. El síndrome semántico-pragmático, enmarcado dentro de los trastornos del desarrollo, se caracteriza por (Rapin y Allen, 1983):
− Fluidez expresiva, pero lenguaje poco comunicativo.
− Adecuada morfosintaxis y fonología.
− Déficit en la interpretación y extracción del significado relevante de las conversaciones, así como en la integración en los discursos comunicativos.
− Adecuada comprensión de frases cortas y palabras aisladas, pero dificultades para la comprensión del discurso completo.
− Respuestas no ajustadas o desvinculadas de las preguntas formuladas.
− Cambios repentinos en los temas de conversación.
− Ecolalia y repeticiones.
Más tarde Bishop y Rosenbloom (1987) rechazaron la etiqueta de síndrome y  retomaron la de trastorno definido por las dificultades de comprensión y de producción como dar respuestas poco ajustadas a las preguntas, el empleo de expresiones irrelevantes y también dificultades para interpretar la información recibida durante una conversación.

Estos investigadores prefirieron la denominación de «trastorno semántico-pragmático» o TSP al considerar que se trataba de un problema muy ligado al autismo. Hicieron notar que muchos menores con alteración semántico-pragmática, a los cuales de ningún modo se les habría considerado con autismo en una valoración superficial, sometidos a un análisis minucioso evidenciaban problemas de relación social que los podían aproximar al Asperger o al entonces conocido como trastorno general del desarrollo no especificado (TGD-NE).

Los rasgos clínicos del trastorno semántico-pragmático serían, pues, los siguientes:
− Retraso en el desarrollo del lenguaje.
− Detección de más errores de comprensión que de expresión.
− Atracción por los sonidos sin tener en cuenta su significado.
− Alteraciones en las percepciones de objetos o situaciones.
− Dificultades para encontrar la palabra idónea en un contexto concreto.
− Planteamiento de preguntas de las cuales no se esperan ni se desea respuesta.
− Problemas para producir y comprender gestos, expresiones faciales, o la prosodia.
− Fluidez expresiva pero déficits en sintaxis y fonología.
− Comprensión literal no detectando la ironía, el sarcasmo y/o las metáforas.
− No se manifiesta o se da escasamente o juego imaginativo.
− Problemas de comprensión lectora.
− Falta de atención.
− Problemas de conducta.
− Posibles problemas de motricidad gruesa.
− Dificultades para comprender una conversación o un hecho cuando se enmarca o hace referencia a situaciones espontáneas y no estructuradas.
Esta caracterización como trastorno, pese a surgir de descripciones clínicas y basarse en hipótesis diagnósticas, no tenía criterios objetivos ni existía una evaluación estandarizada y específica. El TSP tenía unos límites poco precisos siendo complicado, en ciertos casos, establecer la diferencia con otros trastornos como el síndrome de LandauKleffner o el síndrome de Williams.
Bishop empezó a difundir la idea de que los trastornos específicos del lenguaje y los trastornos autísticos no son excluyentes sino que se ubican en un continuo. Partiendo de dicha idea Bishop y Adams (1989) diseñaron un procedimiento semiestructurado de evaluación de habilidades pragmáticas, basado en la grabación, transcripción y análisis de conversaciones entre niños y adultos en el que se considera que los niños con trastorno semántico pragmático interrumpen a menudo, presentan gran cantidad de inicios conversacionales, errores conversacionales y dificultades para la comprensión del significado no literal.


Los niños con recursos comunicativos relativamente buenos, pero con falta de habilidades sociales, se aproximarían al Asperger; los niños con relativamente buena relación social pero con mayor trastorno del lenguaje estarían ubicados en el trastorno semántico-pragmático y, por último, los niños con alteración en los dos sentidos, social y lingüístico, constituirían el grupo del conocido como “autismo de Kanner". En este modelo predominan las formas intermedias, ubicadas en cualquier punto de un continuo.
En 1996 Shields comparó niños con trastorno semántico-pragmático con niños con autismo de alto funcionamiento valorando los resultados en baterías de test neuropsicológicos y de cognición social. Encontró similitudes entre ambos grupos y en los dos grupos los resultados indicaron disfunción de hemisferio derecho y disfunción cognitiva social.
En una revisión de Gagnon el año siguiente (1997) al comparar personas con un trastorno del espectro autista de tipo 1 y niños con síndrome semántico-pragmático concluyó que no se pueden establecer diferencias sintomáticas que marquen la frontera entre los unos y los otros.



_______
Fuentes: 
- Revista de estudios e investigación en psicología y educación, eISSN: 2386-7418, 2015, Vol. Extr., No. 9. DOI: 10.17979/reipe.2015.0.09.132. Caracterización y delimitación del trastorno de la comunicación social (pragmático).
- Trastorno semántico pragmático: https://www.mundoasperger.com/2017/02/trastorno-semantico-pragmatico-del.html
- Trastornos de la comunicación: http://www.mundoasperger.com/2015/11/trastornos-de-la-comunicacion-y.html
- Shields J, Varley R, Broks P, Simpson A. Social cognition in developmental language disorders and highlevel autism. Dev Med Child Neurol 1996; 38: 48795.
- "Trastorno específico del lenguaje y autismo/Asperger", en MuNDo AsPeRGeR: http://www.mundoasperger.com/2017/01/trastornos-especificos-del-lenguaje-y.html 
- Mundo Asperger y otros mundos, sacha Sánchez pardíñez,: http://www.amazon.es/Mundo-Asperger-otros-mundos-trastornos-ebook/dp/B017IMQFYW

1 comentario:

Fermin dijo...

Leches, qué curioso. Quería ponerle nombre a un problema mío con las palabras, el entendimiento y la expresión verbal y encuentro, justo en este sitio, su nombre. Semántico-pragmático.


El contenido de MuNDo AsPeRGeR está protegido pero puede compartirlo libremente citando la página y/o al autor del texto. Las imágenes pertenecen a sus autores.