Translate



Aviso: se emplea en este blog, ocasionalmente, el neutro o masculino (acabado en -o) en los términos que admiten ambos géneros, sin que ese uso gramatical esconda una discriminación sexista sino porque, dado que la lengua castellana no proporciona expresiones neutras para indicar ambos sexos, así se evita la tediosa lectura que podría suponer el uso de ambos términos en todas las ocasiones (niño/a, los hombres y mujeres, los alumnos y las alumnas, etc.)




4/6/18

Teoría de la empatización y sistematización.




Esta teoría (de la empatización y sistematización) hace referencia tanto a las dificultades que presentan las personas con TEA el área social y comunicativa, (especialmente en la capacidad de empatización), como a los puntos fuertes o habilidades concretas que presentan en la capacidad de sistematización, donde presentan habilidades superiores a las que presentan personas no afectadas.


Definimos la empatía como la capacidad cognitiva de percibir en un contexto común lo que otro individuo puede sentir. Por otro lado, la sistematización sería la capacidad de buscar y encontrar reglas por las que se rige el sistema para poder predecir cómo evolucionará. La empatía es un mecanismo psicológico a través del cual el bebé se vincula con los padres y percibe actitudes en las personas a las que más tarde atribuirá estados mentales. El reconocimiento de las actitudes de los otros y el desarrollo de la imitación posibilitan el acceso a la mente del otro. Desde esta concepción, en los trastornos de tipo autista parece existir dificultades con el procesamiento de estímulos afectivos. De hecho Christopher Gillbert, investigador sueco cuyos criterios son unos de los que más se usan para orientar el diagnóstico de síndrome de Asperger, ha llamado al síndrome de Asperger “la enfermedad de la empatía” porque estas personas, dice, no saben leer la mente de los demás para averiguar qué piensan o cómo se sienten. 


Según la teoría de la empatización y sistematización  para explicar los TEA debemos tener en cuenta los niveles, tanto de empatía (los cuales deben situarse por debajo de la media en población no afectada), como los de sistematización (deben situarse por encima de la media, también en población no afectada).
   Según un artículo publicado en la revista QUO , escrito por Juan Scaliter, el éxito en las interacciones personales no tiene que ver con la capacidad intuitiva sino que está más relacionada a un cuidadoso razonamiento. Para afirmar esto se basa en una investigación realizada por la American Psychological Association que sugiere que, al contrario de lo que habitualmente se piensa, la empatía es fruto de un razonamiento más que de mera intuición. La principal autora del estudio, Jennifer Lerner, asegura que el cultivo de las relaciones personales y profesionales de éxito requiere la capacidad de inferir con precisión los sentimientos de los demás. Esto es ser eficiente en términos empáticosLa divergencia entre empatía y sistematización explicaría la tendencia de una persona a desarrollar algún TEA. El autor que propone la teoría dice: “La sistematización da el impulso necesario para analizar o construir cualquier tipo de sistema. Lo que define a un sistema es que se rige por reglas. Cuando sistematizamos buscamos las reglas por las que se rige el sistema para poder predecir cómo evolucionará”. (Baron-Cohen, 2010:99). ↓









Fuentes para consulta:
- «El síndrome de Asperger. Intervenciones psicoeducativas.» de Asperger Aragón. Puede descargar el manual u obtener más información en: https://www.mundoasperger.com/2017/08/el-sindrome-de-asperger-intervenciones.html?m=1

- Empatía y síndrome de Asperger: https://www.mundoasperger.com/2016/05/empatia-y-sindrome-de-asperger.html
Síndrome de Asperger, por Digby Tantam, Profesor de Psicoterapia Hospital Walsgrave 
- Baron-Cohen, S. Autismo y síndrome de Asperger. 2010, Alianza editorial. 

- La empatia que parece fallar en las personas con síndrome de Asperger: https://www.mundoasperger.com/2017/08/la-empatia-que-parece-fallar-en-las.html
- Pilar Martín Borreguero. El Síndrome de Asperger. ¿Excentricidad o discapacidad social? Alianza Editorial, Madrid. 2004. 
- Sobre la relación de la teoría de la mente con la pragmática puede consultarse “El conocimiento pragmático: el lenguaje en la mente” de M. Victoria Escandell Vidal, en Introducción a la pragmática, 1996, ed. Ariel lingüística.