Translate



Aviso: se emplea en este blog, ocasionalmente, el neutro o masculino (acabado en -o) en los términos que admiten ambos géneros, sin que ese uso gramatical esconda una discriminación sexista sino porque, dado que la lengua castellana no proporciona expresiones neutras para indicar ambos sexos, así se evita la tediosa lectura que podría suponer el uso de ambos términos en todas las ocasiones (niño/a, los hombres y mujeres, los alumnos y las alumnas, etc.)




4/5/18

Primer Simposio Nacional de Asperger/TEA femenino.(España).





Hoy da inicio en Sevilla (España) el Primer Simposio Nacional de Asperger/TEA femenino. La motivación fundamental para la realización de estas jornadas que van a durar dos días en que encontramos abundante literatura sobre la variabilidad de perfil según se expresa en los varones, sin embargo, nuestra comprensión del perfil de mujeres es poco clara. Sobre la chica no solo hay pocos estudios, pocas publicaciones y pocas investigaciones sino que, además, la información revelada suele aparecer en inglés, lo que dificulta mucho más el acceso a la misma por parte de la comunidad hispanoparlante. 


Tal como especifica la inscripción a estas jornadas consideramos importante prestar atención a los motivos por los que son menos niñas/chicas las que se identifican y si existe una diferencia de expresión sintomatológica en el género que motiva la tardanza en la búsqueda de diagnóstico. De hecho, así como el autismo se detecta y diagnostica en los primeros tres años de vida, el síndrome de Asperger sigue diagnosticándose a mayor edad, en torno a los 5 años del niño, aunque cada vez son más los diagnósticos con 3 o 4 años. También se sabe que el diagnóstico de asperger en chicas es mucho más tardío, que en general no se produce hasta la adolescencia y que, a menudo, las sospechas diagnósticas nada tienen que ver con el Asperger y estas chicas van a consulta por cuestiones como problemas alimentícios, ansiedad, depresión, inadaptación social, descenso brusco del rendimiento académico, aparición de comportamiento disruptivo, etc. El diagnosticador ha de estar muy entrenado para darse cuenta de que en realidad está antes un caso de Asperger ya que los rasgos en las chicas no solo son más sutiles que en los chicos sino qye, además, son diferentes. Es importantísimo, por tanto, formar y reciclar a profesionales de la salud como psicólogos, psiquiatras y neuropediatras, para que detecten y  perciban esas sutilezas y cada vez el diagnóstico en las chicas sea más temprano, más eficaz y menos traumático. sabemos que "las variaciones específicas de género pueden tener un impacto significativo en la práctica de identificación, diagnóstico y tratamiento, para los niños con TEA. Las consecuencias de la pérdida de un diagnóstico o que el diagnóstico sea tardío incluyen el aislamiento social, rechazo de los compañeros y un mayor riesgo para la salud mental y comportamiento, con probabilidad de desarrollar ansiedad y depresión durante la adolescencia y edad adulta." ASSA, Asociación Sevillana del Síndrome de Asperger.


La relación entre niños y niñas en base a casos remitidos para una valoración diagnóstica es de aproximadamente entre cuatro y diez niños por cada niña. Estos datos sugieren una posible diferencia en el diagnóstico en función del género, que bien podría deberse a una baja prevalencia en el género femenino o a un infradiagnóstico. De hecho, desde que se viene considerando el Asperger femenino el número de casos de mujeres, chicas y niñas diagnosticadas se ha multiplicado exponencialmente, haciendo tambalearse todas las estadísticas sobre prevalencia que existen. Según las últimas cifras oficiales (nosotros las hemos conocido a través de la psiquiatra valenciana Mila Fuentes en las jornadas celebradas en Gandía el 28 de Abril de 20º8) se da un caso de autismo por cada 55 personas. ¡Uno por cada 55! Imaginen el cambio que supone esto teniendo en cuenta que hace diez años se estimaba un caso por cada casi 400 nacidos vivos. Evidentemente la cifra ha variado mucho debido a las mejoras en los diagnósticos y a la mayor conciencia y atención tanto de las familias como de los sanitarios, que detectan los primeros rasgos e inmediatamente (o al menos así debe ser) remiten al niño o niña a un área específica para diagnóstico. También han aumentado los casos porque muchos padres y madres tras atar cabos se han dado cuenta que ese componente genético que se le presupone al autismo podría provenir de ellos cuando tienen hijos e hijas diagnosticados y, entonces, pasan ellos mismos el proceso diagnóstico, cuestión que ni se hubieran planteado de no tener hijos diagnosticados. La mejor preparación de los diagnosticadores y el mayor conocimiento de los trastornos del espectro autista son, desde luego, factores cruciales para que se haya producido este considerable aumento de casos diagnosticados pero es que, además, sabemos que hay muchísimos más casos sin diagnosticar, especialmente entre mujeres.


Actualmente se definen los trastornos del espectro autista como un conjunto de trastornos del neurodesarrollo caracterizados por dificultades en la interacción social y comunicación, así como patrones de comportamiento, intereses y actividades restringidos, repetitivos y estereotipados. El Síndrome de Asperger equivale al grado leve en los trastornos del espectro autista (TEA) del DSM-5 y será considerado un trastorno del neurodesarrollo en la CIE-11 que está a punto de salir a la luz.


Por esto, y por todo lo expuesto anteriormente, los objetivos clínicos de este simposio son:
   - Conocer el perfil específico de la niña, la adolescente y la mujer con síndrome de Asperger, así como los posibles errores que podemos cometer en su identificación en la práctica clínica, mejorar los instrumentos que forman parte del proceso diagnóstico y facilitar la identificación y diagnóstico del Asperger femenino.
   - Conocer las posibles diferencias anatómicas cerebrales y cognitivas a las que podemos atribuir las diferencias que se producen entre el varón con Asperger y la mujer con Asperger.
   - Ampliar conocimientos sobre la relación entre los trastornos de la conducta alimentaria y el espectro autista ya que, como hemos mencionado, muchas chicas acuden a consulta originalmente por problemas como la anorexia o la bulimia cuando en realidad tienen un síndrome de Asperger que se manifiesta con conductas alimentarias patológicas.
   - Profundizar en las dificultades que han tenido las adultas Asperger a lo largo de la vida, en temas como socialización, sexualidad, relaciones afectivas, maternidad, búsqueda y mantenimiento de empleo, etc. y especificar la intervención en el Asperger en base a estas diferencias.
   - Identificar las dificultades que se observan en el entorno educativo y las respuestas aportadas desde los equipos de orientación educativa.