Translate



Aviso: se emplea en este blog, ocasionalmente, el neutro o masculino (acabado en -o) en los términos que admiten ambos géneros, sin que ese uso gramatical esconda una discriminación sexista sino porque, dado que la lengua castellana no proporciona expresiones neutras para indicar ambos sexos, así se evita la tediosa lectura que podría suponer el uso de ambos términos en todas las ocasiones (niño/a, los hombres y mujeres, los alumnos y las alumnas, etc.)




27/4/18

Manejar el estrés, por Drea Duque.





El Colegio oficial de psicólogos de la región de Murcia recomienda la lectura de un artículo que habla de las "10 Formas para Manejar el Estrés (Comprobadas)". El artículo en cuestión afirma que para manejar el estrés, todo el mundo te dice cosas que en realidad no son más que tonterías (tómate unas vacaciones, baja tu ritmo de trabajo, etc.) porque no son posibles. Si fuera tan fácil como eso nadie sufriría estrés. "Las probabilidades de que puedas viajar no se te darán más de una o dos veces al año", afirman.


   Trabajar, estudiar, compartir con quienes te importan y disfrutar de la vida no es sencillo. Al repetidamente saciar esta “necesidad y obligación” de hacerlo todo, el estrés se vuelve, lentamente, un problema en nuestras vidas y a esto hay que sumarle el hecho de que nuestra sociedad se mueve cada vez más rápido y exige mucho más de nosotros a medida que crecemos. Por suerte, existen estrategias sencillas que podemos aprender para manejar el estrés y así, evitar cualquier daño permanente a nuestra salud.
   1) Aprende a mirar los problemas o, mejor dicho, las situaciones diarias, como retos. Aprender a ver las situaciones que enfrentamos como retos es una buena estrategia para enfrentarnos al estrés, pues los miramos con una luz más positiva. Cuando aprendes que los problemas son oportunidades de crecimiento (retos), no son obstáculos que se te imponen en el camino, te relajas, escuchas, vives el momento y aprendes a disfrutar de una vida más plena. Además aprendes a analizar la situación, redefiniéndola.
   2) Practica meditación o yoga. Cualquier persona puede practicarlas, de hecho, eso es lo increíble del yoga o la meditación: no hace falta que seas o compartas una filosofía de vida o religión como el budismo para ser parte de ese movimiento. Con sólo 20 minutos al día serás capaz de cambiar tu estado mental y físico. Tanto la meditación como el yoga te ayudarán a relajarte, aclarar y conocer tu mente.
   3) Aprende a manejar tu tiempo y establecer prioridades. Para realizar las numerosas tareas que tienes encima (y hacerlo con éxito) debes aprender a equilibrar tu tiempo y, sobre todo, a tener prioridades. Recuerda que hay cosas que se pueden postergar y cosas que no. Puedes manejar el estrés de tu vidas diaria definiendo qué cosas puedes hacer y cuáles no. Lo más común es hacer una lista con aquellas 3 cosas que debes hacer al día siguiente, otras 3 que son probables y otras 3 que no son importantes. Sé práctico con tu tiempo, sigue la lista y da por terminado tu día. Así reducirás tus niveles de estrés.
   4) Encuentra una manera de planificar tu tiempo. El tipo de organización que elijas debe ser de acuerdo a tu personalidad y a lo que te funcione mejor para manejar el estrés. Planificar puede ser divertido, solo debes escoger si hacerlo diariamente, semanalmente o mensualmente. A algunas personas les funciona ver todo lo que tienen que hacer mes a mes (the big picture) mientras que a otras eso les estresa inmensamente. Tal vez eres de las personas que prefieren las famosas “checklists” o listas (estas son un muy conocido método para organizarnos la vida). También puedes utilizar una agenda física, virtual, electrónica o un cuaderno dónde anotar a diario lo que necesitas hacer al día siguiente. De esta manera, la información de “lo que necesitas hacer” no utilizará tu memoria temporal; ya que a mayor cantidad de información guardada en ésta, mayor será la posibilidad de que olvides algo importante.
   5) Reconoce que no puedes hacer todo lo que “debes/quieres hacer”. No somos súper héroes. No tenemos súper poderes. Así que es hora de que reconozcas que eres humano y que debes establecer prioridades. Tienes que aprender a mirarte con los mismos ojos de compasión con los que miras al resto de personas cuando están cansados, enfermos y necesitan tomarse un día libre. Hay que comprender que no puedes hacerlo todo al mismo tiempo. Aprende a cambiar paulatinamente las estrategias que utilizas actualmente por otras nuevas o más efectivas (como planificar tu tiempo) y a ser más gentil contigo mismo.
  6) Lee. (libros, revistas, blogs, de todo un poco). Suena trillado pero en general leer es una actividad relajante sin importar qué tipo de lectura sea de tu preferencia (novelas, cómics, revistas, libros de texto, una mezcla de todo… lo que sea). Entiende que el hecho de sumergirte en los mundos extraordinarios de la imaginación y el conocimiento que alguien más comparte contigo, te ayudará a relajarte y controlar el estrés de tu vida.
   7) Encuentra un hobby. A medida que crecemos vamos dejando los sueños de la infancia y adolescencia atrás. Esto no quiere decir que debamos dejar de practicar aquellas actividades que amamos y disfrutamos. De hecho, está comprobado que el realizar una actividad que es de tu interés puede ayudarte a bajar tus niveles de estrés radicalmente. Actividades como pintar, dibujar, tocar un instrumento, aprender un nuevo idioma, entre otras, ayudan a que tu mente no tenga tiempo para pensar en preocupaciones diarias, así puedes utilizar tu mente más creativamente y manejar el estrés. Recuerda que los hobbies te ayudan a estar más relajado.
   8) Programa 15 minutos al día para ti durante los cuales no hacer de nada. El conocido “Time off“, es una buena estrategia no solo para calmar tu mente, sino para aprender a ser más compasivo y amable contigo mismo. Aunque tengas mil cosas pendientes por hacer serás capaz de relajarte. Al re-programar tu mente para que te otorgue el permiso de tener 15 minutos de paz al día para aclarar tus ideas serás capaz de manejar tu estrés mucho mejor.
   9) Delega tareas y responsabilidades. En casa aprende a dividir las tareas con tu pareja, compañeros de apartamento y/o hijos (si los tienes) y en el trabajo con otros empleados, compañeros y demás. Si cada persona tiene su rol manejar el estrés te será mucho más sencillo. Recuerda que el trabajo en equipo es importante y que no es tu obligación hacerlo todo. Aprende a quererte a ti mismo, respetarte y autovalorarte. El delegar es un sinónimo de amor propio.
   10) Aprovecha el agua. Nadar, por ejemplo, no solo ayuda a manejar la depresión, también ayuda a reducir el estrés porque el estar sumergido en el agua es una de las actividades más relajantes que existe. Además de ser un ejercicio de bajo impacto en el cual es muy poco probable que te lastimes estar “bajo el poder” del agua, ya sea en tu ducha, bañera o en una piscina te ayuda a disfrutar de un tiempo a solas en el cual puedes pensar en nada más que en ti mismo o no pensar en nada, El agua, además, se siente como estar nuevamente dentro del útero de tu madre antes de nacer por su similar densidad, temperatura y sensación. Puede que tú no lo recuerdes pero tu inconsciente lo hace: si lo intentas verás como el agua calmará tu mente y te hará sentir mucho mejor.



   En sí realizar actividades diferentes, fuera de tu rutina, como mirar televisión (personalmente esto me relaja porque dejo de pensar en mis preocupaciones), chatear o conversar con amigos, ir al cine, viajar de vez en cuando (de preferencia al campo e incluso ir a un parque), nadar, ir al gimnasio o practicar deportes durante 15/30 minutos por día, un masaje en un spà, entre otras, calmarán tu mente, renovarán tu energía y te ayudarán a manejar el estrés. Recuerda que el estrés es muy común en nuestra era y sobre todo que está dentro de ti el poder cambiarlo y volverlo algo positivo. Sé más gentil contigo mismo y respeta el hecho de que eres una persona, un humano que merece amor por parte de sí mismo y paz, tranquilidad y descanso.






__________
Fuentes:
- Resunido y adaptado por el equipo de muNDo AsPeRGeR la mayor parte de este texto procede de: Conociendo Tu Mente, 6 abril, 2018, 10 Formas Comprobadas de Manejar el Estrés: https://buff.ly/2JQAJoc Este artículo fue creado el 1 Jun de 2015 y actualizado el 6 de abril del 2018 con aquellas cosas que he aprendido hasta ahora. Drea Duque es una mujer multi-apasionada, estudia Psicología, se dedica al diseño web & gráfico ya que paga sus cuentas -por ahora-, escribe, aprende ilustración, y practica el dibujo a diario. Drea también practica yoga, natación, meditación y mindfulness (pero no al mismo tiempo). Ella ama a los animales (en especial a los gatos), al igual que caminar, aprender y por supuesto: ¡responder preguntas acerca de la vida y la mente humana! Además, Drea vive una vida tranquila y feliz mientras espera los días en que la luna se puede ver en medio del cielo azul, junto al sol. Después de haber pasado por una serie de situaciones difíciles, Drea decidió crear este blog para hablar de la mente humana desde otro punto de vista: el de las experiencias personales. Así que, si ves su nombre en uno de los artículos, entiende que ella comprende muy bien lo que te sucede en este momento. Puedes conectar con Drea en redes sociales.
https://www.conociendotumente.com/articulos/10-formas-manejar-el-estres/?utm_content=bufferdfafa&utm_medium=social&utm_source=twitter.com&utm_campaign=buffer
© Conociendo Tu Mente | 2014 - 2018 | Quito, Ecuador | Designed by Drea Duque Design's Studio
Research Proven Ways to Manage Your Stress. http://www.viacharacter.org/blog/research-proven-ways-manage-stress/
- Gander, F., Proyer, R.T., Ruch, W., & Wyss, T. (2013). Strength-based positive interventions: Further evidence for their potential in enhancing well-being and alleviating depression. Journal of Happiness Studies, 14, 1241–1259. doi:10.1007/s10902-012-9380-0
- Hames, J. L., & Joiner, T. E. (2012). Resiliency factors may differ as a function of self-esteem level: Testing the efficacy of two types of positive self-statements following a laboratory stressor. Journal of Social and Clinical Psychology, 31(6), 641-662.
- Niemiec, R. M. (2014). Mindfulness and character strengths: A practical guide to flourishing. Cambridge, MA: Hogrefe.
- The Importance of Hobbies for Stress Relief. How Swimming Reduces Depression. https://psychcentral.com/blog/how-swimming-reduces-depression/