La publicidad paga nuestros gastos de hospedaje, actualización, mantenimiento de la web y edición de libros. Si te gusta nuestro contendido no uses bloqueador de publicidad. Aviso: se emplea en este blog, ocasionalmente, masculino (acabado en -o) en los términos que admiten ambos géneros, sin que ese uso gramatical esconda una discriminación sexista sino porque, dado que la lengua castellana no proporciona expresiones neutras para indicar ambos sexos, así se evita la tediosa lectura que podría suponer el uso de ambos términos en todas las ocasiones (niño/a, los hombres y mujeres, los alumnos y las alumnas, etc.)

19/1/18

El talento de las personas no es lineal. Si no se potencia se pierde.




«Un niño es especial si creamos las condiciones en las que ese niño puede ser un especialista dentro de un grupo especializado.» Renzulli 1994



   
   ¿Por qué algunos estudiantes destacan en la escuela, mientras que la mayoría de sus compañeros obtienen resultados medios por debajo de los mismos? ¿Cuáles son los orígenes de la excelencia en las materias escolares a veces etiquetada como talento académico? "Basta con preguntar a una docena de educadores o profesores y es probable que obtengamos otras tantas respuestas distintas. Y lo mismo podemos aplicar a padres, estudiantes y al público en general: la mayoría de nosotros albergamos nuestra teoría implícita y personal de los orígenes causales del talento académico. Una de las principales características de estos puntos de vista personales o científicos es la tendencia de cada uno de ellos para dar preeminencia a una fuente de influencia sobre muchos otras, para destacar un ingrediente clave del éxito de estas personas. Para algunos la clave reside en la calidad del entorno familiar y el apoyo; para otros la influencia principal pertenece al ámbito escolar y, más concretamente, al aula. Algunos especialistas defienden firmemente el tiempo dedicado a la tarea (Ericsson, 2002; Gladwell, 2008) que son supuestamente suficientes para crear un experto en casi todos los niños. Algunos proponen, en cambio, la importancia de focalizarse (Goleman, 2013), o la importancia de la determinación, la perseverancia, y la constancia (Duckworth, Peterson, Matthews y Kelly, 2007) como las principales fuentes de éxito. Otros resaltan las virtudes de la motivación intrínseca y la curiosidad intelectual (Von Stumm, Infierno, y Chamorro-Premuzic, 2011), mientras que algún otro grupo propone la importancia de algún tipo de actitud mental especial (Dweck, 2006) donde la plasticidad de las capacidades cognitivas prevalecen sobre las potencialidades más estáticas e inmutables. También están aquellos que defienden la fortaleza de las diferencias individuales en las aptitudes cognitivas. Y éstas son sólo algunas de las fuentes clave más utilizadas en la explicación de la excelencia académica.François Gagné. ↓ 



   François Gagné es uno de los expertos más reconocidos en el campo del desarrollo del talento. En su modelo diferenciado de dotación y talento (DMGT o modelo integral del desarrollo del talento) define el desarrollo de talento como
la transformación progresiva de las capacidades naturales excepcionales (llamados dones) en conocimientos y capacidades (llamados talentos) excepcionales y describe los diferentes factores que influyen y determinan el desarrollo del talento. Hay dos tipos de catalizadores, intrapersonales y ambientales, que activamente moderan el proceso de desarrollo del talento. Estos cuatro componentes causales (dones, talentos, catalizadores intrapersonales y catalizadores ambientales) interactúan dinámicamente para fomentar o dificultar la aparición del talento. Para Gagné el talento es la transformación paulatina de nuestros dones en competencias generales o específicas en campos de dominio culturalmente aceptados (que pueden ir desde el deporte al arte, el cine, la literatura, las matemáticas o la ciencia). Los dones a su vez son la transformación de nuestras capacidades naturales y éstas la transformación de nuestras capacidades innatas. Esta continua y evolutiva transformación se ve permanentemente afectada por nuestro entorno y factores personales.
   La investigación ha demostrado que los cuatro componentes causales, pero sobre todo las capacidades naturales y catalizadores intrapersonales, tienen bases biológicas significativas. Este modelo, además, es uno de los más ampliamente reconocidos en el campo de la Psicología, la Pedagogía y el estudio de las altas capacidades. ↓ 



   Según Ined21 (un medio digital de educación y aprendizaje en español) el talento no es una función lineal, creciente y constante y tampoco depende de una sola variable. Pocas veces somos conscientes de cómo algunas personas han llegado hasta el éxito, de cómo se ha hecho patente su talento personal y particular. En cualquier actividad que desarrollamos tendemos a dividir entre los que tienen talento y los que no. El pensamiento general es que los que tienen talento llegarán lejos en la vida, al menos en el campo donde su talento es destacado, el resto, tendrá que dedicarse a otra cosa, y la escuela no escapa de esta concepción porque todos asumimos que unos niños son más capaces y tienen facilidad para sacar buenas notas y que esos niños tendrán buenos resultados académicos podrán elegir una carrera de esas que son tan difíciles, conseguirán un buen trabajo y vivirán satisfechos de su éxito el resto de su vida. Pero esto es ¡falso! porque el talento NO es una función lineal que se desarrolla de forma espontánea, que crece de forma constante, siempre en ascenso, y no depende únicamente de nuestra capacidad innata. Al contrario, el talento es una función de muchas y complejas variables que afectan al desarrollo de un niño de forma distinta y con diferente intensidad en cada una de sus etapas de crecimientoA veces el talento es una espiral o un torbellino que arrasa con todos los retos que se ponen a su alcance pero, otras, es una curva lleva de altibajos, igual que a veces cambia de dirección y de ámbito. El caso es que el trabajo del educador es evitar que esta función resulte en cero, conociendo las variables de esta función y trabajando para otorgar a cada una de ellas el valor más alto posible. Si no se pone al alcance de la persona con un talento natural ninguna oportunidad de desarrollo de sus capacidades innatas específicas éstas no se transformarán en nada, quedarán inertes e improductivas en la persona y no tendrá éxito ni destacará en ese área para la que tiene un talento especial. ↓



   En todo este proceso el apoyo de la familia, el grupo de amigos y la experiencia, el empuje y oportunidades que sus instructores, entrenadores, maestros, preparadores, etc. aporten a la persona con talento determinarán en buena medida lo lejos que pueda llegar. Además llegar al éxito requiere de esfuerzo, motivación, persistencia, sacrificio personal, autosuperación, estar centrado en el objetivo, gestionar la frustración, resiliencia, trabajo y entrega. Cualquier empresario, cantante, deportista, científico o escritor de éxito tiene tras de sí un historial de altibajos, éxitos y fracasos. Para muy pocos el camino hacia el éxito ha sido una alfombra de rosas o un camino siempre en ascenso y hacia adelante. Muchos han cambiado incluso de objetivos o campo de acción. Pero han sabido persistir. (Cagné).
   Pasión y persistencia son pues dos variables con gran efecto sobre el desarrollo del talento. Ambas actitudes se activan en relación a nuestra motivación, que es, para muchos docentes y familias el gran caballo de batalla. La falta de retos durante una etapa de primaria (a menudo demasiado fácil y con un aprendizaje muy estructurado, limitado, secuencial y superficial para los niños y niñas), merma la motivación por el aprendizaje y el conocimiento de su propio potencial. Cuando llegan a secundaria los alumnos no han desarrollado fortalezas internas necesarias para activar el esfuerzo y afrontar los retos, la pasión y la motivación por aprender y desarrollar el propio potencial. Entonces empiezan los problemas de motivación y puede que también de conducta que derivan a una evaluación psicopedagógica




   De ahí la importancia de mejorar el sistema de enseñanza de las aulas y potenciar los talentos innatos desde pequeños, para que aprendan a reconocer su potencial y empiecen a desarrollarlo, a transformarlo y para que reciban el entrenamiento en sus fortalezas internas que necesitarán más adelante para, efectivamente, lograr el éxito. Esto significa flexibilizar el currículo escolar, eliminar los límites, establecer niveles de reto diferenciados (aula multinivel), promover la excelencia educativa y generar un entorno de aprendizaje donde se anime a la autosuperación, a ir más allá de lo esperado, poner el centro del aprendizaje en las necesidades de los alumnos y no en las del sistema y dejar que aprendan guiados por su curiosidad e intereses. ↓



   Desde que en el sistema educativo español se incorpora como elemento curricular las competencias clave el modelo programático "da un giro de 180º al pedir que las programaciones didácticas sean diseñadas partiendo de los criterios de evaluación. De esta forma se trata de desterrar la hegemonía didáctica de los objetivos y los contenidos. Este modelo responde a una demanda de la sociedad sobre la preparación curricular que hasta el momento ofrecían los colegios, trabajando exclusivamente las capacidades potenciales de los alumnos mediante la formulación de objetivos didácticos (que incluirían sus correspondientes contenidos a trabajar). Esto propiciaría la incorporación de este nuevo elemento curricular llamado competencia que venía a sumar una aplicación práctica de lo ya existente". Antonio A. Márquez Ordóñez
   Con este sistema educativo se ponía el énfasis en que lo importante era adquirir competencias globales que llevasen al alumno a ser persona. Había que poner el foco de la atención docente en las habilidades personales lo cual abría la posibilidad de incorporar metodologías activas en el aula abriendo un abanico importante para la participación de todos. Sin embargo, la realidad ha sido otra porque el docente, en lugar de tomar esto como un cambio sustancial en la educación, lo ha tomado como un capricho de la administración y no se ha molestado siquiera en intentar entender el sistema. Se continua tomando como referencia exclusiva la capacidad de cada alumno para conseguir uno u otro contenido y se valora esta adquisición, normalmente, con un examen descontextualizado y sin ninguna utilidad práctica. 

 "Los contenidos son el soporte físico
del proceso que se desarrolla en la
escuela para la creación de conocimiento,
pero no son conocimiento".

   Es fundamental que el docente esté capacitado para identificar las capacidades, intereses y estilos de aprendizaje de todo el alumnado y tenga estrategias suficientes para unir estos intereses al currículo académico permitiendo así que los alumnos avancen estimulados por sus intereses.
   Los docentes también deben saber:
   - Identificar a los más capaces mediante el cruce de datos que tengan en cuenta tanto las capacidades intelectuales como productivas y creativas, los intereses y factores personales.
   - Proveer de experiencias y oportunidades que les permitan una cada vez mayor especialización y reto a través de programas específicos, proyectos en conexión con la Universidad, la empresa, la administración local o regional u otras instituciones como fundaciones, etc, proyectos extraescolares tutelados desde la escuela.
   - Liderazgo como fuerza compartida que transforma todo el centro.
   - Contribuir a un modelo de escuela centrada en la identificación y desarrollo del talento de cada uno de sus estudiantes, aportándoles las herramientas y entorno necesario para que trabajen sus fortalezas cognitivas y personales.
   La experiencia de muchos docentes nos demuestra que potenciando el talento individual de cada alumno siempre nos sorprenden llegando más lejos en su aprendizaje que cuando les limitamos a un contenido y unas tareas demasiado estructuradas. Por tanto se debería proveer a los alumnos de diversas oportunidades y estímulos para que descubran su pasión y fortalezas. Al final resulta que mientras los maestros no tomen la decisión de cambiar esta cultura excluyente en la que estamos inmersos y mientras no exijan a los centros educativos una organización diseñada para incluir, desarrollen prácticas que no excluyan, etc., no habrá formación ni legislación que haga cambiar el sistema educativo ni que potencie el talento individual considerándolo como un tesoro en lugar de una anécdota










__________
Fuentes y bibliografía:
- El talento no es una función lineal, creciente y constante…y tampoco depende de una sola variable. Ined21 en: https://ined21.com/el-talento-no-es-una-funcion-lineal/
- François Gagné, "De los genes al talento".
Renzulli y Reis, Traducido por Roberto Ranz. Ed. Apeirón, Enriqueciendo el Curriculum para Todo el Alumnado.
Sir Ken Robinson. DeBolsillo Clve: Escuelas Creativas y El Elemento, descubrir tu pasión lo cambia todo.
- Fundación trilema: http://www.fundaciontrilema.org/
- Del blog "Si es por el maestro nunca aprendo": No conozco mi currículo, pero este niño no lo alcanza. No estamos limitados por el curriculum.
José Blas García, "Los contenidos como continente" en: http://www.jblasgarcia.com/2016/11/los-contenidos-como-continente.html
Cómo Convertir mi Escuela en un Centro para el Desarrollo del Talento, en "La rebelión del talento": Convertir mi escuela en un centro para el desarrollo del talento
Aula Multinivel y Creativa en Educación Física: Experiencias de docentes que decidieron «liberar al guepardo».
Detección de alumnos con altas capacidades. Autora: Mª Dolores Nápoles Racionero, disponible en: https://yoatiendolasaaccenelaula.wordpress.com/
- INED21, medio digital de educación y aprendizaje en español. La línea editorial que adopta es plural, global e interdisciplinar: Lo que mejor se hacer, es hacerme el tonto.