Translate



Aviso: se emplea en este blog, ocasionalmente, el neutro o masculino (acabado en -o) en los términos que admiten ambos géneros, sin que ese uso gramatical esconda una discriminación sexista sino porque, dado que la lengua castellana no proporciona expresiones neutras para indicar ambos sexos, así se evita la tediosa lectura que podría suponer el uso de ambos términos en todas las ocasiones (niño/a, los hombres y mujeres, los alumnos y las alumnas, etc.)




14/12/17

Qué es la neuropsicología.





   La neuropsicología es una disciplina que integra los conocimientos de la neurociencia y que estudia el desarrollo del sistema nervioso y de la psicología evaluando sus consecuencias funcionales.


   Se trata de la parte de la psicología que estudia las relaciones entre las funciones superiores y las estructuras cerebrales. Está en estrecha relación con especialidades como la neurología, fonoaudiología, foniatría, pedagogía, psicología y la terapia ocupacional.
    La neuropsicología apuesta por:
   - La detección e intervención temprana.
   - La valoración de datos cuantitativos y  el análisis cualitativos.
   - Abordar los casos desde la estimulación, habilitando las potencialidades que pueden adquirir las personas con un trastorno del neurodesarrollo.
    Se trata de una especialidad perteneciente al campo de las neurociencias que estudia la relación entre los procesos mentales y conductuales y el cerebro y, por tanto, constituye un punto de encuentro entre la psicología y la neurología. Un neuropsicólogo se ocupa entonces del diagnóstico y el tratamiento de aquellos problemas cognitivos, conductuales y emocionales que pueden ser resultado de diferentes procesos que afecten el normal funcionamiento cerebral. ↓





   Con la neuropsicología se intenta hacer una aproximación a los trastornos del neurodesarrollo desde una perspectiva integradora e interdisciplinar, de forma que se valoran las investigaciones en genética y epigenética de los trastornos neurológicos, se analizan las alteraciones cerebrales que presenta cada uno de los trastornos y los procesos cognitivos, socioemocionales y comportamentales que se ven afectados en los pacientes.     También se revisan las pruebas de evaluación y diagnóstico y las técnicas de intervención que permiten habilitar las funciones deficitarias, así como potenciar las habilidades de la persona afectada neurológicamente.


   Con el término “funciones cognitivas” se hace referencia a procesos mentales o intelectuales como la capacidad de prestar atención, recordar, producir y comprender el lenguaje, resolver problemas y tomar decisiones. Las funciones cognitivas conforman un amplio grupo de capacidades y habilidades que incluyen:
   - La atención (incluyendo el alerta, la atención focalizada, sostenida, la concentración, etc.)
   - La memoria verbal (con sus distintas modalidades: memoria de largo plazo, memoria de corto plazo o memoria de trabajo, memoria procedural, memoria semántica, memoria episódica, etc.)
   - La memoria visual.
   - El lenguaje (en sus diferentes aspectos: fonológico, semántico, sintáctico, morfológico, pragmático, así como la fluidez, la prosodia, etc.)
   - La visopercepción - percepción visomotriz.
   - Las habilidades visoconstructivas.
   - La velocidad de procesamiento de la información.
   - El razonamiento concreto.
   - El razonamiento abstracto.
   - Las funciones ejecutivas (que abarcan una gama de capacidades como flexibilidad cognitiva, planificación, monitoreo, resolución de problemas, etc.)
   - La orientación espacial y temporal.
   - La organización del acto motor.
   - Las habilidades académicas (lectura, escritura, cálculo). ↓ 




   Los neuropsicólogos trabajan con personas de todas las edades y que padecen diferentes afecciones. Específicamente, la neuropsicología infantil permite entender qué está ocurriendo en el cerebro del niño, correlacionar las anomalías cerebrales con las dificultades cognitivas, emocionales o comportamentales, seleccionar las pruebas pertinentes, buscar las capacidades preservadas para potenciarlas y elaborar un plan de intervención.


   Con mayor frecuencia tratan a pacientes con problemas neurológicos como la enfermedad de Alzheimer, la enfermedad de Parkinson, esclerosis múltiple, epilepsia, patologías del desarrollo como el autismo, etc. Todas estas patologías pueden cursar con alteraciones neuropsicológicas presentando perfiles cognitivos relativamente característicos. Su detección es de suma importancia para encarar un tratamiento adecuado. También forman parte de los temas que aborda la neuropsicología los siguientes:
- Trastornos del neurodesarrollo y del espectro autista: Autismo, Síndrome de Asperger, Trastorno por déficit de atención con hiperactividad, discapacidad intelectual y Trastorno del desarrollo intelectual.
- Trastornos del aprendizaje como la dislexia del desarrollo, el trastorno de la expresión escrita, la discalculia o el trastorno del aprendizaje no verbal.
- Factores biológicos de alto riesgo como prematuridad o cardiopatía congénita
- Otros trastornos del neurodesarrollo.
- La neuropsicología infantil en el ámbito educativo con casos como las dificultades de aprendizaje y la superdotación intelectual.
- Malformaciones estructurales como la agenesia del cuerpo calloso, la epilepsia infantil y en el adulto, el Síndrome de West, trastornos neuromotores, parálisis cerebral infantil, etc.
- Trastornos genéticos como el Síndrome de Down, el Síndrome del cromosoma X frágil, el Síndrome de Williams, el Síndrome de Angelman, la neurofibromatosis de tipo1 o los trastornos del lenguaje (adquisición tardía del lenguaje, Trastorno fonológico-sintáctico del lenguaje, Trastorno pragmático del lenguaje...)
- Psicopatología comórbida en las alteraciones del neurodesarrollo.
- Daño cerebral adquirido: Traumatismo craneoencefálico y tumor cerebral infantil.
- Fundamentos de neuropsicología infantil: neuropsicología infantil, desarrollo ontogenético del sistema nervioso central, etiología y clínica del daño cerebral temprano, atención temprana y otros tratamientos especializados en la infancia.
- Muchas enfermedades psiquiátricas (como la esquizofrenia, la depresión, el trastorno bipolar y el trastorno obsesivo-compulsivo) comprometen ciertas funciones cognitivas y en muchos casos ameritan la exploración neuropsicológica también. Particularmente es en este grupo de patologías donde la neuropsicología ha avanzado más en los últimos tiempos. Entender la esquizofrenia como una patología con déficit en las funciones ejecutivas, en la atención y en la cognición social implica todo un cambio en lo que se refiere a la posibilidad de tratamiento y a la calidad de vida de estos pacientes.