5/11/17

Trucos para la regulación vía terapia ocupacional.



  La terapia ocupacional (TO) con frecuencia forma parte de las intervenciones de las personas con trastornos del espectro autista (TEA) para ayudar, entre otras cosas, a estimular el equilibrio entre el cuerpo y la mente con el fin de centrar al niño. Por ejemplo, un niño puede distraerse fácilmente mientras está sentado en una silla. Cuando la silla se sustituye por una pelota grande de ejercicio el niño necesita mantener el equilibrio mientras está sentado así que la mente se centra en eso y es más consciente del medio que le rodea, por lo que será capaz de concentrarse y atender otro tipo de aprendizajes.


   Ir a terapia ocupacional (con un profesional cualificado en esta disciplina) y tener conocimiento de las cosas que te ayudan a autorregularte a nivel corporal favorece tanto a los niños como a los adultos a centrarse cuando están distraídos, o activarse cuando se encuentran poco activados. 
   Algunos trucos que se pueden usar para ayudar en la regulación serían:
   - Demasiado activo en casa: ¿Con demasiada energía y corriendo por toda la casa? Algunas estrategias para la regulación son: A modo de juego caminar como los animales, aprender posturas sencillas de yoga, parar y tomar respiraciones profundas.
   - Demasiado activo en la escuela: Las estrategias que se utilizan en casa podrían molestar al resto de estudiantes, lo que podemos hacer aquí será ofrecerle al niño un juguete/objeto blando, a lo que llamamos juguete regulador, que le permita al niño poder tensar y distensar manualmente el objeto. Tener un cojín de texturas es también otra táctica y enseñar al niño a subir y bajar el cuerpo por el respaldo de la silla lentamente es otro mecanismo de ejercicio de resistencia que puede ayudar a equilibrar la mente. En el exterior, el niño puede saltar o con un adulto participar en ejercicios de resistencia, como empujar una bola pesada u otro objeto similar.
   - Poco activo:  Masticar alimentos crujientes ayudan a estimular la conexión oral-motora y activan al niño (intentemos que sean lo más saludable posible como zanahoria, rosquilletas…). Saltar en una pequeña cama elástica y dar un paseo también funciona de maravilla y ayuda a la compresión de las articulaciones.




   Los adultos también podemos beneficiarnos de este tipo de estrategias para reforzar nuestra concentración y ayudarnos así en el trabajo. La clave está en desarrollar y enseñar la autorregulación, de manera que cuando nos sentimos sobreexcitado o poco activos  (baja energía), hagamos uso de las estrategias físicas para activar la mente y así poder mantener la  atención.





______
Texto de: And Next Comes L, traducido por: Equip L’Andana. Modificado y resumido por MuNDo AsPeRGeR. Artículo original: