9/11/17

Programa SEA para el desarrollo de habilidades sociales, emocionales y de atención plena para jóvenes.


Celma,L. y Rodríguez-Ledo, C. (2017).
Programa SEA, desarrollo de habilidades
sociales, emocionales y de atención plena
para jóvenes. Madrid: TEA ediciones.

   Os presentamos el Programa SEA. Programa estructurado que permite trabajar diferentes habilidades socioemocionales como la atención y comprensión emocional, la regulación y reparación emocional y la regulación y adaptación social. Todo ello a la vez que se trabaja de forma transversal el mindfulness.
   El programa SEA pretende mejorar en los jóvenes su capacidad para reconocer los sentimientos propios y ajenos así como su habilidad para manejarlos, es decir, pretende mejorar su inteligencia socioemocional. Se estructura en 18 sesiones semanales en las que se llevan a cabo distintas actividades tanto individuales como colectivas. A lo largo de las sesiones se trabajan diferentes aspectos. Para favorecer el dinamismo de las sesiones las técnicas utilizadas son diversas e incluyen desde actividades de relajación y roleplaying, hasta sesiones de escucha o de visionado de vídeos. Todas ellas cuentan con un formato bien estructurado y todos los materiales necesarios para facilitar el desarrollo de la sesión.
   El programa ha sido especialmente diseñado para su empleo en el ámbito escolar, pudiéndose ajustar la duración a una sesión de tutoría. Sin embargo, puede ser una herramienta de gran utilidad en otros contextos (clínico, social, etc.) en los que se trabaje con jóvenes.



   RESUMEN:
   En este trabajo se presenta el proyecto de investigación consistente en el diseño, aplicación y evaluación de resultados del programa de educación socio-emocional para adolescentes SEA. Este programa trata de mejorar las habilidades emocionales y sociales de los jóvenes basadas en el modelo propuesto por el grupo de investigación GROP. Se trabaja también desde la perspectiva de la psicología positiva, el estilo educativo paterno y el uso de técnicas de atención plena o mindfulness. Se está llevando a cabo en un IES (Instituto de educación secundaria) de la ciudad de Zaragoza con una muestra de casi 200 alumnos y alumnas de 1º ESO. El programa actual consta de 20 sesiones y está basado en uno piloto aplicado el curso escolar pasado. El diseño de la investigación así como los instrumentos y procedimientos con los que se está llevando a cabo se exponen aquí exhaustivamente.

   Introducción y Problema de investigación:
   El interés por los aspectos sociales y emocionales del aprendizaje es algo que ha llamado la atención en los últimos años un a gran número de expertos en pedagogía y educación. Según la asociación norteamericana CASEL (2007) se ha dado una explosión del pensamiento y la investigación en esta área, que se ha traducido en una atención hacia el desarrollo y la enseñanza de tales habilidades en diferentes ámbitos: el lugar de trabajo, los centros educativos, como formación permanente, etc. Este interés toma especial importancia en la educación de nuestros niños y jóvenes, dado que son ellos los que todavía están desarrollando tales habilidades emocionales y sociales. Estas habilidades van a ser determinantes en la formación de su personalidad, en sus presentes y futuras relaciones sociales e, incluso, en su éxito profesional. Tal es la importancia de trabajar y potenciar el aprendizaje de estas capacidades en los alumnos que no se entiende que estos elementos sólo empiecen a considerarse importantes en la educación reglada. Deberían por tanto formar parte del currículo de manera clara y determinante.
   Pretendemos trabajar competencias socio emocionales, entendiéndolas como el conjunto de conocimientos, capacidades, habilidades y actitudes necesarias para comprender, expresar y regular de forma apropiada los fenómenos emocionales propios y ajenos. Otra definición de habilidades socio emocionales interesante y en el mismo sentido que la nuestra es la defendida por el grupo CASEL que entiende que las habilidades socio emocionales son aquellas necesarias para crear relaciones positivas con otros y entender y regularse a si mismo y a las propias emociones, pensamientos y comportamientos (2007). Ellos mismos promueven que si las personas poseen tales habilidades, podrán entender y responder a las emociones y comportamientos de otros de manera más positiva a largo plazo para uno mismo y los demás.


   La educación y el trabajo en tales competencias supone una innovación absolutamente necesaria. En nuestro país se han comenzado a trabajar, con menos extensión y profundidad que en otros como Inglaterra o Finlandia, de manera más atomizada que global (Ruiz-Aranda, D., Fernandez-Berrocal, P., Cabello, R. y Salguero, J., 2008) y, muchas veces, apartada de la enseñanza ordinaria. Según Bisquerra, el trabajo educativo para desarrollar las habilidades emocionales ha de ser un proceso educativo, continuo y permanente y que busca potenciar el desarrollo de las competencias emocionales, como elemento esencial del desarrollo integral de la persona, con objeto de capacitarle para afrontar mejor los retos que se le plantean en la vida cotidiana (Caballero, 2007).
   En este sentido existen ciertos programas interesantes y relacionados con estas cuestiones, como el “programa para el desarrollo de la personalidad y la educación en derechos humanos” de Garaigordobil (2008) o el programa SEAL (social and emotional aspects of learning for secondary schools) que se esta llevando a cabo en el Reino Unido en la actualidad. Estos programas y otros aportan datos que muestran ventajas como (Programa ESOL: National Strategy, 2007) mejores resultados académicos para los alumnos y las escuelas, un aprendizaje más eficaz, mejor resolución de problemas, mayor motivación intrínseca, mejor comportamiento en clase, una mayor asistencia escolar, alumnos más responsables y una cultura de la escuela más positiva.
   Pretendemos trabajar este bienestar personal y emocional desde diferentes técnicas que repercutan en las habilidades sociales de los alumnos (asertividad, comunicación emocional, empatía, resolución de conflictos, etc), pero, también, en las habilidades personales emocionales como el conocimiento emocional, la regulación emocional o el desarrollo de las capacidades de atención plena (mindfulness). Hoy en día nuestros alumnos parecen presentar en un número de incidencia muy elevado pocas capacidades de atención, en especial si es sostenida, que algunos autores coinciden en definir como zapping mental (Pagés y Reñé, 2008). Este zapping mental se representa en la impaciencia que demuestran en muchos ámbitos, y parece estar relacionada con la superestimulación a la que están sometidos hoy en día. Esta puede ser, a su vez, una de las razones del exponencial incremento de casos de trastornos por déficit de atención con o sin hiperactividad (Pagés y Reñé, 2009).



   Consideramos que, para trabajar de manera global y comprensiva las habilidades socio emocionales de los adolescentes, no podemos dejar de lado esta problemática ni obviar su importancia en su bienestar emocional. Por tal razón pretendemos trabajar en el desarrollo de las habilidades socio emocionales mediante el uso de, entre otras, técnicas que promuevan la atención plena de nuestros alumnos. En definitiva, el de educación socio emocional para adolescentes que aquí exponemos busca potenciar de manera efectiva las habilidades emocionales y sociales de nuestros alumnos basándose en la psicología positiva, las nuevas técnicas de atención plena y el trabajo directo y continuado en el aula. Se busca así potenciar los factores preventivos y de bienestar que incidan en múltiples aspectos (violencia, bullying, inadaptación, comportamientos asociales, dispersión o zapping mental, buen ambiente de clase, resolución de conflictos, maduración, etc.).




   Los principales objetivos del nuevo programa SEA son los de:
    - Mejorar las habilidades emocionales personales como medida preventiva ante problemas socioemocionales y para la mejora del bienestar emocional de los alumnos y alumnas.
    - Mejorar las habilidades sociales interpersonales como medida preventiva ante problemas socioemocionales y para la mejora de la adaptación social de los alumnos y alumnas.
    - Decrementar problemas de socialización en el grupo.
    - Reducir las dificultades de inadaptación personal y emocional de los alumnos en la transición primaria-secundaria.
    - Incrementar las capacidad de atención y concentración del alumnado.
    - Promover las capacidades de resolución eficaz de conflictos interpersonales de manera pacífica en los alumnos y alumnas.
    - Mejorar la calidad de la convivencia escolar en el centro y en el aula.
    - Potenciar un clima del aula positivo para el desarrollo eficaz de las diferentes clases.
    - Rebajar el tono de activación general del aula que permita un mejor rendimiento y aprovechamiento de las clases.
    - Mejorar el rendimiento académico de los alumnos y alumnas.
    - Conseguir que los alumnos adquieran mejores habilidades de trabajo en grupo y equipo.









___________
Fuentes y bibliografía de consulta:
- Celma,L. y Rodríguez-Ledo, C. (2017). Programa SEA, desarrollo de habilidades sociales, emocionales y de atención plena para jóvenes. Madrid: TEA ediciones. http://www.ub.edu/jornadeseducacioemocional/wp-content/uploads/2012/04/4.Programa-SEA-Desarrollo-de-las-habilidades-emocionales-y-sociales-de-los-j%C3%B3venes-en-el-aula.-C%C3%A9sar-Rodr%C3%ADguez-Laura-Celma-Santos-Orejudo-Luis-Mar%C3%ADa-Rodr%C3%ADguez..pdf
- Arguís, R, Bolsas, AP., Hernández, S. y Salvador, MªM. (2011). Programa “aulas felices”, Psicología Positiva aplicada a la Educación. Recuperado de http://catedu.es/psicologiapositiva/
- Bishop, S.R., Lau, M., Shapiro, S., Carlson, L., Anderson, N.D. y Carmody, J. (2004). Mindfulness: A proposed operational definition. Clinical Psychology: Science and Practice, 11, 230- 241.
- Bisquerra, R. (2003). Educación emocional y competencias básicas para la vida. Revista de investigación educativa, 21(1), 7-43.
- Caballero, A. (2007). La educación Emocional, un beneficio para la escuela, la persona y la sociedad. Recuperado de http://www.educaweb.com/noticia/2007/11/05/educacion-emocional-beneficio-escuela-persona-sociedad-12615.html
- Canto, J., Fernández-Berrocal, P., Guerrero, F., y Extremera, N. (2005). Función protectora de las habilidades emocionales en las adicciones. Psicología Social y Problemas Sociales, 583-590. Madrid: Biblioteca Nueva.
- CASEL (2007). Social and Emotional Aspects of Learning for secondary schools (SEAL). Secondary National Strategy for school improvement. 0043-2007BKT-EN.
- Cava, MªJ. y Musitu, G. (2001). Autoestima y percepción del clima escolar en niños con problemas de integración social en el aula. Revista de psicología general y aplicada 54(2), 297-311
- Cuadrado, M. & Pascuaol, V. (2009). Educación emocional, Programa de actividades para Educación Secundaria Obligatoria. Madrid: Wolters Kluwer.
- Cuartero, N. (2010, diciembre). Redes sociales y educación emocional en el profesorado. Trabajo presentado en las jornadas de potenciación del uso de internet “red@ton 2010”. Zaragoza: Escuela internacional de negocios CESTE
- Delors, J. (1996). La educación encierra un tesoro. Madrid: Santillana, Ediciones UNESCO.
- Extremera, N. y Fernández-Berrocal, P. (2002). La inteligencia emocional en el aula como factor protector de conductas problema: violencia, impulsividad y desajuste emocional. Actas I Congreso Hispanoamericano de Educación y Cultura de Paz, 599-605. Editorial Universidad de Granada: Granada.
- Extremera, N. y Fernandez-Berrocal, P. (2004). La importancia de desarrollar la inteligencia emocional en el profesorado. Revista Iberoamericana de Educación, 33(8), 1-10.
- Garaigordobil, M. (2007). Perspectivas metodológicas en la medición de los efectos de un programa de intervención con adolescentes: la evaluación pretest-postest y los cuestionarios de evaluación del programa. Apuntes de Psicología, 25(3), p. 357-376.11
- Garaigordobil, M. (2008). Intervención Psicológica con adolescentes. Un programa para el desarrollo de la personalidad y la educación en derechos humanos. Madrid: Pirámide.
- Goleman, D. (1996). Emotional Intelligence: why it can matter more than IQ. New York: Bantam Books.
- Izquierdo, F. (2010, octubre). D’elhuyando por los demás. Trabajo presentado en el congreso sobre convivencia escolar y participación del entorno educativo, Palma de Mallorca. Recuperado de http://www.congresoconvivenciaescolar.es/experiencias/ficha/9
- Johnson, D.W. y Johnson, R.T. (1999): Aprender juntos y solos. Buenos Aires: Aique Grupo Editor, S.A.
- Kaye, A. (1993). Technologies for Educational Interaction and Colaboration. United Kingdom: Open University
- Lantieri, L. (2009). Inteligencia emocional infantil y juvenil. Madrid: Aguilar
- León, B. (2008). Atención plena y rendimiento académico en estudiantes de enseñanza secundaria. European Journal of Education and Psychology, 1(3), 17-26.
- López, F., Etxebarria, I., Fuentes, M. y Ortiz, M. (1999). Desarrollo afectivo y social. Madrid: Pirámide.
- López, F. y León, L. (2002). El educador social como educador no formal: un gestor de grupos. Agora digital 4, 1-13.
- Mariscal, S., Giménez-Dasí, M., Carriedo, N. y Corral, A. (2009). El desarrollo psicológico a lo largo de la vida. UNED: Mc Graw Hill
- Musitu, G. y Cava, MªJ. (2003). El rol del apoyo social en el ajuste de los adolescentes. Intervención Psicosocial, 12(2), 179-192.
- Obiols, M. (2005). Diseño, desarrollo y evaluación de un programa de educación emocional en un centro educativo. Revista Interuniversitaria de Formación del Profesorado, 19(3), 137- 152.
- Orejudo, S., Collado, L. y Cano, J. (2011, abril). Evaluación de resultados de un programa de mejora de competencias personales en adolescentes. En VI Congreso internacional de psicología de la educación (pp. 1-19). Valladolid.
- Orejudo, S y Teruel, MªP. (2009). Una mirada evolutiva al optimismo en la edad escolar. Algunas reflexiones para padres, educadores e investigadores. Revista Interuniversitaria de Formación del Profesorado, 66(23,3), 129-158.
- Pagès Bergès, E. y Reñé Teulé, A. (2008). Cómo ser docente y no morir en el intento, técnicas de concentración y relajación en el aula. Barcelona: GRAO
12
- Panitz, T. (1999). The Motivational Benefits of Cooperative Learning. New directions for teaching and learning, 78, 59-67.
- Parra, A. y Oliva. A. (2009). A longitudinal research on the development of emotional autonomy during adolescence. The Spanish Journal of Psichology, 12(1), 66-75.
- Payton, J., Weissberg, R., Durlak, J., Dymnicki, A., Taylor, R., Schellinger, K. y Pachan, M. (2008). The Positive Impact of Social and Emotional Learning for Kindergarten to Eighth-Grade Students: Findings from three scientific reviews. Chicago, IL: Collaborative for Academic, Social, and Emotional Learning.
- Pérez-Escoda, N., Bisquerra, R., Filella, G. y Soldevila (2010). Construcción del Cuestionario de Desarrollo Emocional de Adultos (QDE-A). Revista española de orientación y psicopedagogía, 21(2), 367-379
- Perez Rodriguez, A.. (2002). Desarrollo socioemocional en la infancia. Revista pediatría de atención primaria, 4, 683-689.
- Punset, E. (2008). Brújula para navegantes emocionales. Madrid: Santillana.
- Reyna, C. y Brussino, S. (2009). Efecto de factores sociodemográficos y emocionales sobre el procesamiento de la información. Trabajo presentado en el congreso internacional de investigación de la facultad de psicología de la Universidad Nacional de la plata, Buenos Aires. Recuperado de http://www.psico.unlp.edu.ar/segundocongreso/pdf/ejes/psic_grupal/
 137.pdf
- Ruiz-Aranda, D., Fernández-Berrocal, P., Cabello, R. y Extremera, N. (2006). Inteligencia emocional percibida y consumo de tabaco y alcohol en adolescentes. Ansiedad y estrés, 12(2-3), 223-230.
- Ruiz-Aranda, D., Fernandez-Berrocal, P., Cabello, R. y Salguero, J. (2008). Educando la inteligencia emocional en el aula: Proyecto Intemo. Revista de Investigación Psicoeducativa, 6(2), 240-251.
- Rodríguez Martín, C. y Rodríguez Ledo, C. (2011). Inteligencia emocional: emociones positivas, felicidad y calidad de vida. Aprende RH, 30, 70-76.
- Salovey, P. & Mayer, J. D. (1990). Emotional Intelligence. Imagination, Cognition and Personality, 9, p. 185-211.
- Scales, P., Benson, P., Leffert, N y Blyth, D. (2000). Contribution of Developmental Assets to the Prediction of Thriving Among Adolescents. Applied developmental Science 4(1), 27-46.
- Smith, P. (2003). Evolutionary developmental psychology and socioemotional development. Infancia y aprendizaje, 26(3), 309-324. 13
- Soldevila, A., Filella, G., Ribes, R. y Agulló, MªJ. (2007). Una propuesta de contenidos para desarrollar la conciencia y la regulación emocional en la Educación Primaria. Cultura y educación, 19(1), 47-59.
- Sugiura, Y. (2004). Detached mindfulness and worry: a meta-cognitive analysis. Personality & Individual Differences, 37, 169-179.
- Torío, S., Peña, J.V., Rodríguez Menéndez, MªC. (2008). Estilos educativos parentales, revisión bilbiográfica y reformulación teórica. Teoría de la educación, 20, 151-178
- Zeidan, F., Johnson, S., Diamond, B., David, Z. y Goolkasian, P. (2010). Mindfulness meditation improves cognition: Evidence of brief mental training. Consciousness and Cognition, 19, 597–605.