18/9/17

Adaptaciones Curriculares. Preguntas Frecuentes. Por Fátima Mª García Doval.


Adaptaciones Curriculares. Preguntas Frecuentes:
Fátima Mª García Doval, licensed under a Creative Commons.






   Con la llegada de la Ley Orgánica 1/1990, de 3 de octubre, de Ordenación General del Sistema Educativo, más conocida como LOGSE, fueron muchas las cosas que cambiaron en la educación de nuestro país. Una ley basada en unos buenos presupuestos psicopedagógicos pero mal comunicada y peor ejecutada, que nos trajo, entre otras bondades, la desaparición de un sistema educativo diferenciado para el alumnado con necesidades educativas especiales. La LOGSE instauró en nuestro país, por primera vez, los principios de normalización e integración escolar, que luego la Ley Orgánica 2/2006, de 3 de mayo, de la Educación (coloquialmente, LOE), desarrolló desde la óptica de la Convención Internacional de los Derechos de las Personas con Discapacidad, estableciendo los principios rectores de normalización e inclusión.
   Si hacemos un somero análisis comparado de los textos normativos podemos ver la clara evolución del enfoque pedagógico. Se trata de cuestiones que van mucho más allá de la mera terminología y que tienen que hunden sus raíces en la filosofía de la educación y la política educativa.
   La Ley General de Educación, también conocida como "Villar Palasí", reconoce al fin el derecho a la educación del alumnado con necesidades educativas especiales (NEE), adoptando el término "Educación Especial" y contemplándolo como una modalidad específica, es decir, un sistema paralelo al ordinario con normas propias y currículos diferenciados.



   ¿Qué es una adaptación curricular? ¿Para qué sirve? 
   Son las concreciones del currículo que, mediante la modificación significativa de los elementos prescriptivos del currículo, permiten el alcanzar el máximo desarrollo del alumnado que presenta necesidades educativas especiales. El currículo prescriptivo es aquel que tiene carácter básico y obligatorio. Viene determinado en una normativa de mínimos de carácter estatal y una concreción de dichos mínimos por parte de la comunidad autónoma. Todo el alumnado en edad de escolaridad obligatoria debe seguir, como mínimo, el currículo legalmente establecido para el curso en el que se encuentra matriculado. La única salvedad corresponde al alumnado con adaptación curricular. Esta es, por tanto, el documento que concreta como se ha modificado el currículo que le correspondería por matrícula para adaptarse a sus necesidades. De un modo algo inexacto pero gráfico, los niños se adaptan a las tallas que por matrícula les corresponden, salvo aquellos que cuentan con adaptación curricular, que cuentan con un traje a medida.

   ¿Qué normativa las regula? 
   Cada comunidad cuenta con una normativa diferente. Por ejemplo, en Galicia el referente marco es el Decreto 229/2011, de 7 de diciembre, por el que se regula la atención a la diversidad del alumnado de los centros docentes de la Comunidad Autónoma de Galicia en los que se imparten las enseñanzas establecidas en la Ley orgánica 2/2006, de 3 de mayo, de educación. Dado que este Decreto no cuenta todavía con la correspondiente orden de desarrollo, debemos ir atrás en el tiempo para encontrar una normativa de referencia específica. En este caso se trata de la ORDEN de 6 de octubre de 1995 por la que se regulan las adaptaciones del currículum en las enseñanzas de régimen general, que sigue en vigor en todo lo que no se oponga a regulaciones posteriores.




   ¿Cómo se hacen? ¿Quién las hace? ¿Quienes intervienen?
   Para llevar a cabo la adaptación curricular en cualquiera de las áreas o materias del currículum, los centros deberán realizar una evaluación diagnóstica en la que se recogerán datos relevantes sobre la situación socio-familiar del alumno o alumna y sobre su proceso de aprendizaje, aportados tanto por el equipo educativo responsable del alumno o alumna, como por el orientador del centro, si existe, el equipo de orientación especifico o cualquier otro profesional que esté participando en la atención al mencionado alumno. Los centros deberán realizar una reunión coordinada por el jefe de estudios a la que asistirán el tutor, los profesores que imparten las áreas o materias que se consideran objeto de adaptación curricular y los profesionales que participaron en la evaluación diagnóstica. En esta reunión se decidirá la pertinencia de la adaptación curricular, así como aquellos elementos del currículum que, en su caso, deberán ser modificados. Se elaborará la adaptación del currículum de referencia en las áreas o materias acordadas. Su diseño y desarrollo será responsabilidad del profesor o profesora que imparte el área o materia al alumno, con la colaboración del seminario o departamento didáctico, con el asesoramiento del responsable de la orientación educativa del centro, si existe, o del equipo de orientación especifico y, si procede, de cualquier otro profesional que participe en la atención al mencionado alumno. Serán elementos del currículum susceptibles de modificación los objetivos de etapa, que podrán ser reajustados, reducidos, suprimidos, complementados o ampliados, si procede; los contenidos, que también podrán ser modificados, complementados e incluso suprimidos; los criterios de evaluación y los estándares de aprendizaje, que podrán ser adaptados, complementados, modificados e incluso suprimidos. Podrá verse afectado el nivel de desarrollo de las competencias clave.Su desarrollo se realizará integrado, en la medida de lo posible, en las acciones educativas ordinarias del grupo de alumnos de referencia.

   ¿Cuándo se hacen? ¿Cuánto duran? Revisión y renovaciones.
    La Orden de 6 de octubre del 1995 (Galicia) determinaba una duración mínima de un ciclo educativo, excepto en el 2º ciclo de la educación secundaria obligatoria en el que podrían desarrollarse sólo en un curso. La razón de ser de este precepto era que la enseñanza primaria y secundaria se organizaba en ciclos y los elementos prescriptivos del currículo se determinaban por ciclos (periodos de dos años en educación primaria y secundaria). Por tanto las decisiones de promoción/repetición debían hacerse, con carácter general, al final del ciclo, salvo en el segundo ciclo de la ESO. Dado que una adaptación curricular modifica los elementos prescriptivos, es lógico que se hiciesen para un ciclo pues suponen una redacción alternativa a ese currículo oficial. Ello derivó en la idea generalizada de que las adaptaciones curriculares debían tener una duración mínima de dos años, que respondía, en esencia a la forma pero no al fondo de la norma y dio lugar a numerosos malentendidos. La adaptación curricular tiene, por tanto, una duración similar a la del currículo prescriptivo. Si un alumno se encuentra matriculado en 3º de Ed. Primaria (LOMCE) su adaptación curricular se planteará para ese curso y será válida en tanto el alumno permanezca en ese curso escolar o no se revise. Si el alumno, por ejemplo, repite curso, la adaptación seguirá siendo válida, excepto cuando en el proceso de evaluación de la misma se determinase que ha dejado de serlo y se realice una revisión. Las adaptaciones curriculares se revisarán periódicamente, por lo menos una vez al final de cada curso. Tal y como establece la ley, las posibles modificaciones sólo requerirán una nueva autorización en el caso de que se produzcan en referencia a los objetivos y a los criterios de evaluación del ciclo o curso sobre el que se hubiera elaborado la adaptación, es decir, cuando haya un nuevo curso o ciclo de referencia (matrícula). Los alumnos que se encuentren matriculados en enseñanzas que mantienen la organización en ciclos, seguirán adaptaciones curriculares con idéntica organización.