12/8/17

Autista vs. político. Acabemos con mitos y desprecios al colectivo de personas con trastornos del espectro autista.




   Se sigue utilizando el término “autismo” asociado a connotaciones negativas porque se parte de mitos e informaciones falsas como que:
- las personas con autismo no pueden interactuar o comunicarse,
- las personas con autismo viven en su mundo,
- las personas con autismo son incapaces de sentir, etc.
Y ello da pie a que cada vez más periodistas, políticos o líderes de opinión se sumen al uso abusivo del término “autista” para descalificar. Es decir, leemos en los medios de comunicación o escuchamos en boca de políticos «gobierno autista» o «fulanito es autista» cuando quieren expresar que ese gobierno o esa persona no cumple con su trabajo, no escucha, no se entera de la realidad, no muestra empatía con los problemas, es incapaz de ofrecer soluciones o carece de sentimientos. ¿Por qué hace falta recurrir –y herir con ello la dignidad- a un colectivo de personas para atacar y descalificar a otra persona o colectivo?
Hemos de presentar nuestra más profunda repulsa hacia el uso del término «autista» de forma despectiva, especialmente en medios de comunicación, para referirse a aspectos negativos del comportamiento de alguna persona (por ejemplo con expresiones como «el autismo político» o como «el entrenador del equipo se mostró bastante autista durante la rueda de prensa»). Este tipo de expresiones nacen del desconocimiento ya que se basan en la presuposición del auto-aislamiento y la falta de sociabilidad de las personas con algún tipo de autismo. Nada más lejos de la realidad.
Autismo es un trastorno, no un insulto ni un adjetivo que puedan usar para caracterizar a personas violentas.



   A ver si con dibujitos aprendemos lo que llevamos años diciendo con palabras: cuando dices que "ese político es autista" o que en España destaca el "autismo político" estás denigrando a todo el colectivo de personas con trastornos del espectro autista, a mí, a mis hijos, a mucha gente.
   Definición de los diccionarios. El uso del autismo asociado a connotaciones negativas se escuda en ocasiones en la definición que aparece en los diccionarios, sobre todo el DRAE. (ver: http://autismosinmitos.blogspot.com/p/campana-diccionarios.html) pero RECUERDA: Las personas con autismo sí nos comunicamos, nos esforzamos a diario, sentimos y no somos ni indiferentes ni vivimos en nuestro mundo. Con o sin lenguaje tenemos mucho que decir. Escúchanos y conócenos en lugar de difundir mitos o utilizar la palabra “autismo” para descalificar a otras personas.



   Nota: La autora de la imagen no ha firmado la obra porque nos la regala al colectivo para que la difundamos donde queramos y como queramos. Le hemos puesto nosotros el nombre porque somos cabezones con los derechos de autor. Llévatela y úsala libremente.

   Los mitos que se deben evitar:
- Carencia de sentimientos. Las personas con autismo sienten: lloran, se ríen, se alegran, se entristecen, se enfadan, sienten celos… En ocasiones pueden tener dificultades para canalizar las emociones, pero saben demostrar que las sienten.
- Aislamiento en su propio mundo. Los esfuerzos por comunicarse son grandiosos. Ni viven en otra galaxia ni mirando a una pared. Forman parte del mundo, una sociedad donde hay cabida para la diversidad.
- La falta del cariño de los padres provoca el autismo. Hace ya mucho tiempo que se erradicó la teoría de las “madres-nevera”, que tanto daño ha provocado. Se nace con autismo. Es decir, hay un origen genético.
- Las personas con autismo tienen discapacidad intelectual o, por el contrario, son capaces de habilidades prodigiosas. En realidad, el retraso mental es una comorbilidad, no una condición propia del autismo. Hay personas con autismo que además tienen discapacidad intelectual y las hay también que no la tienen; las hay que tienen capacidades asombrosas, y las hay que no las tienen. Pero necesitamos todo tipo de mentes, sin discriminar a nadie.
- La inevitable segregación. Debe desterrarse la falsa creencia de que las personas con autismo sólo pueden vivir o desarrollarse en centros segregados, sin relación con el resto de las personas, no con la intención de marginarlas, sino de protegerlas. Esto en ningún caso debe ser así. Al contrario, la inclusión social es una de las claves para lograr una mejora de la calidad de vida de las personas con TEA y un factor esencial para incrementar sus capacidades de adaptación, su desarrollo personal y su calidad de vida. Con los apoyos adecuados, las personas con TEA pueden aprovechar las oportunidades de participación en entornos ordinarios, lo que favorece que puedan disfrutar de una vida social integrada y normalizada, y contribuye a su desarrollo personal.
- La infancia permanente. Con demasiada frecuencia, los medios hablan de "niños autistas", pero casi nunca de "adultos autistas". Es necesario que la sociedad conozca y entienda tanto a los niños como a los adultos afectados por autismo.


   La Oficina Permanente Especializada del Consejo Nacional de la Discapacidad ha recomendado a la Secretaría de Estado de Telecomunicaciones para la Sociedad de la Información la realización de cursos de sensibilización a periodistas y profesionales de medios de comunicación para un correcto uso del lenguaje en la discapacidad, poniendo como ejemplo de malas prácticas el uso del término "autista" como sinónimo de falta de sentimientos y emociones.




   A la autora, CeciDibuja, se la puede encontrar en Facebook en: https://www.facebook.com/cecidibuja/ Es una persona comprometica con el autismo que constantemente realiza dibujos reivindicativos o explicativos sobre esta condición.