21/7/17

El síndrome de Asperger en pocas palabras es...




   Distingue el síndrome de Asperger de otros desórdenes autísticos la riqueza de vocabulario, la capacidad intelectual y, más raramente, la coexistencia del desorden con cierta torpeza de movimientos. Pero las personas con Síndrome de Asperger y aquellos con otros trastornos del espectro autista comparten el mismo rango de problemas: dificultad en la comunicación de sentimientos, el fracaso en entender las manifestaciones no verbales de los otros, dificultad que los Asperger parecen tener en la comprensión de cómo los demás, piensan o sienten, etc. Una educación temprana y oportunidad de tratamiento (o la ausencia de ambas) para el entrenamiento y desarrollo de las habilidades individuales puede afectar considerablemente el cuadro en la vida adulta. Los criterios diagnósticos solo pueden usarse como referencia, que son movibles y cambiantes, y que dependen de las investigaciones y generalización de resultados ya que, en el caso concreto del síndrome de Asperger, no existe por el momento un marcador biológico que pueda confirmar o desmentir el diagnóstico y, al final, depende más de la experiencia del diagnosticador y de los hallazgos nuevos que constantemente van apareciendo sobre este trastorno.
   Asperger NO es enfermedad. Con Síndrome de Asperger puedes tener una salud inmejorable y seguir presentando conductas específicas del trastorno.
   El síndrome de Asperger es un trastorno del espectro autista que afecta a niños, a adolescentes y a adultos, y tanto a mujeres como a hombres. Como cuenta Sacha Sánchez en su libro Mundo Asperger y otros mundos (2016) "También recibe el nombre de “síndrome invisible” debido a que no existe un marcador biológico que facilite su diagnóstico y a la apariencia normal de las personas que lo padecen; recibe el nombre de "síndrome de pequeño profesor" a causa del peculiar lenguaje y la amplitud de vocabulario presentes en las personas con este trastorno y recibe, también, el nombre de “geek syndrome” por la más que frecuente fascinación por la tecnología y la informática que caracteriza a gran parte de las personas con Asperger".



   A cada edad las necesidades que se presentan son diferentes y, por tanto, las complicaciones a las que se enfrenta la persona con Asperger son también diferentes, pero el problema que durante toda su vida aparece con mayor intensidad es el de las dificultades de socialización. Las dificultades de interacción, resultado de un desarrollo social atípico, de unos intereses especiales que no son compartidos por sus iguales y de las dificultades en el procesamiento de la información, son una característica indiscutible en las personas con trastornos autistas de alto funcionamiento y Asperger, que les hace tener dificultades en la comprensión de otras claves sociales.
   Muestran relativa dificultad para establecer contactos sociales con sus compañeros, hacer y mantener amistades, responder empáticamente a las emociones de los demás (lo cual no significa que ellos/as no sientan emociones), reconocer sus expresiones emocionales, etc. La forma como decodifican las emociones, tanto las suyas como las que perciben en los demás, es diferente a la forma como las procesan las personas neurológicamente típicas, y esto es lo que ha dado lugar al mito de la carencia de sentimientos o la imposibilidad de presentar empatía.
   El pacto social dificulta la integración de las personas con síndrome de Asperger y les hace sentirse diferentes, excéntricos, marginados e incluso discriminados con cierta frecuencia. Las dificultades son diferentes en cada edad y precisan estrategias distintas también.



NeCeSiTaS DeSeaRLo CoN ToDaS TuS TriPaS, 
No DeSFaLLeCeR Y SeGuiR LuChaNDo PoR 
ConSeGuiRLo. HaZLo, Y AuNQuE No Lo aTRaPeS, 
Al MeNoS SeGUiRáS TeNieNDo Un SueÑo.