6/7/17

Alteraciones funcionales del sueño en las personas con Asperger/TEA.


   Los trastornos generalizados del desarrollo -TGD-, ahora conocidos como TEA (trastornos del espectro autista), se caracterizan por una perturbacion generalizada y muchas veces grave de varias áreas del desarrollo: habilidades para la interaccion social, habilidades para la comunicación o la presencia de comportamientos y actividades estereotipados. Las alteraciones cualitativas que definen estos trastornos son inadecuadas para el nivel de desarrollo o edad mental del sujeto con un trastorno autista, el trastorno de Rett, el trastorno desintegrativo infantil, el síndrome de Asperger o el trastorno generalizado del desarrollo no especificado y pueden presentarse trastornos mentales asociados como irregularidades en la ingestión alimentaria (dieta limitada a muy pocos alimentos) o en el sueño (despertar recurrente o balanceo nocturno).
   La evaluación del sueño debe formar parte de la asistencia sistemática en la valoración clínica de los niños con TGD, con el fin de realizar un diagnóstico y un tratamiento adecuados a cada caso que ayuden a mejorar la calidad de vida del niño y de su familia
   Numerosos estudios indican que los trastornos del sueño en niños presentan una alta prevalencia que oscila entre el 25 y el 40% en la población general, y que estas cifras se incrementan en niños con autismo o Asperger. Entre las alteraciones del sueño más frecuentes en esta población se incluyen el incremento de los despertares nocturnos, el despertar precoz y una disminución de la cantidad total de sueño.
   Respecto a las alteraciones funcionales del sueño diversos trabajos refieren que las principales alteraciones en los pacientes con trastornos del espectro autista o Asperger son la dificultad para dormirse (en el 48% de los niños con autismo), el despertar precoz con dificultad para dormirse (en el 43%), el incremento de los despertares nocturnos y la somnolencia diurna (en el 31%). Por otro lado, son numerosos los estudios que han demostrado que la presencia de trastornos del sueño en pacientes con TEA intensifica los síntomas relacionados con el trastorno autista.





   El tratamiento de las alteraciones del sueño requiere no sólo unas adecuadas medidas de higiene del sueño sino también, a veces, del uso de tratamiento farmacológico con la finalidad de reducir el impacto de estas alteraciones en el niño.



___________________________
Visto en LR21, Viernes, 17 de septiembre, 2010 - AÑO 11 - Nro.3749. Para leer la noticia completa pincha AQUÍ