3/6/17

Acoso escolar. Qué debe hacer la familia, cómo se reconoce, cómo se previene...



   Prevención maltrato entre iguales.
Guía para la familia:


   La familia, en los últimos años, está experimentando numerosas y profundas transformaciones como lo demuestra la diversidad de familias actuales (monoparentales, homoparentales, nuevas tipologías) y los cambios, bastante significativos, en la socializaciónde l@s hij@s. Especialmente en etapas evolutivas claves como es la preadolescencia y la adolescencia, las relaciones familiares pueden deteriorarse y surgen muchos conflictos (horarios de llegada a casa,colaboración en tareas familiares, dinero, resultados escolares...) pudiéndose apreciar cierto descuido en las tareas socializadoras tradicionalmente encomendadas y consideradas como competencia del núcleo familiar. Son ejemplos de ello: padres y madres desbordados y agobiados (“¡Socorro, tengo una hija adolescente!“),inseguros (“¿lo estaremos haciendo bien?, ¿nos estaremos pasan-do?), que aumentan la restricción y la disciplina (sobretodo con las chicas) o que muestran dejación y dimisión y no ejercen el rolde padre o madre (“yo con este chico tiro la toalla porque no sé por donde entrarle“).Aunque esto no ocurre en todos los casos, sociológicamente sí se está produciendo palpable tendencia a mayor permisividad, negligencia y abandono de l@s adolescentes en el contexto familiar. Se llega a hablar de “familia nominal“ para hacer referencia a las familias que, sin ser conflictivas, se limitan a una coexistencia pacífica más que convivencia participativa (Elzo, 2003). Sin embargo la familia tiene que estar muy atenta, contribuyendo activa menteal desarrollo de la competencia personal y social de la prole: https://es.scribd.com/document/26885841/prevencion-maltrato-entre-iguales-guia-para-la-familia



   Acoso escolar:
   El bullying es importante y nos preocupa por las consecuencias que tiene ya que, si los actos de intimidación se repiten frecuentemente y duran un tiempo, tienen unos efectos psicológicos y emocionales muy negativos para las y los implicados:
   • Para el/la intimidador/a que sufrirá el rechazo de los otros aunque inicialmente se le acepte por miedo; que aprende a maltratar y a la larga se muestra con conductas antisociales y/o delictivas consolidadas.
   • Para el/la víctima que sufrirá baja autoestima, ansiedad y temor,llegando a rechazar la situación escolar, al fracaso escolar, a la depresión y hasta al suicidio.
   • Para las y los espectadores que se acostumbran a vivir en un clima interpersonal de abuso y de injusticia y aprenden a no hacer nada ante ello, con lo cual terminan siendo cómplices y encubriendo al agresor o agresora. 


El maltrato entre alumnos/as. 
Guía para las familias:
DESCARGAR AQUÍ.

   Una definición de maltrato entre alumnos: Si recae sobre un chico o chica de otra etnia y los comentarios hacen referencia a su origen, tiene connotaciones racistas (bullying racista). Si incluye burlas o gestos sobre su cuerpo o partes del cuerpo de la persona y le hacen sentir incomodidad o humillación, tiene connotaciones sexuales (bullying sexual). Si hace referencia  a  la  supuesta orientación sexual,  tiene  connotaciones  homófobas (bullying homófobo). Si el medio utilizado es  el teléfono móvil o el ordenador (mensajes  de texto, correos electrónicos,  etc.) estaríamos  hablando de  bullying  digital,  que  puede  ser más amenazador porque ampara el anonimato del agresor, y, por tanto, lleva a la víctima a desconfiar de todos. Un alumno/a está siendo maltratado cuando está expuesto, repetidamente y a lo largo del  tiempo,  a  acciones  negativas  por parte de uno o más estudiantes. Cuando hablamos de maltrato entre iguales nos referimos a:
   · Acciones deliberadamente hostiles.
   · Incidentes que se repiten a lo largo de un periodo de tiempo y causan daño.
   · El alumno se encuentra en una situación de indefensión; no puede resolverlo solo.
   · Hay una ausencia de provocación por parte del alumno.




   El maltrato puede tomar diversas formas pero siempre provoca sufrimiento y trastornos relacionados con el estrés en la persona que lo sufre. A veces los niños y niñas que son maltratados por compañeros lo cuentan enseguida a los  adultos,  pero  otros  piensan  que  lo  que  les  ocurre  se  debe a  que  son cobardes, porque no saben defenderse, tienen vergüenza y lo esconden a los propios padres. Algunos niños y niñas no lo dicen porque no creen que lo que le está pasando sea un maltrato. Asocian el maltrato a  los ataques físicos,  pero no a  los  insultos  ni a  las conductas de exclusión  o aislamiento,  que pueden  tener efectos mucho más  graves.  Con todo, las personas expresan su malestar de una forma o de otra. Hay unos signos  externos que nos pueden ayudar a captar que algo está pasando:
   - Somatizaciones (por la mañana se encuentra mal, tiene dolor de cabeza, de tripa...), en la escuela dice que no se encuentra bien y pide que le vayan a recoger...)
   - Cambios de hábitos (hace “pellas”, no quiere ir a la escuela, quiere que le acompañen o cambia la  ruta habitual,  no quiere ir en el  transporte escolar,  no quiere salir con los amigos...)
   - Cambios en la actitud hacia las tareas escolares (baja el rendimiento académico).
   - Cambios de carácter (está irritable, se aísla, se muestra introvertido, más arisco, angustiado o deprimido, empieza a tartamudear, pierde confianza en sí mismo...)
   - Alteraciones en el apetito (pierde el apetito, o bien vuelve a casa con hambre porque le han quitado el bocadillo o el dinero)
   - Alteraciones en el sueño (grita por la noche, tiene pesadillas...)
   - Vuelve a casa regularmente con la  ropa o el material  destrozados.  Tiene moratones,  heridas o cortes inexplicables.
   - Empieza a amenazar o a agredir a otros niños o hermanos menores.
   - Rehúsa decir por qué se siente mal e insiste en que no le pasa nada. Da excusas extrañas para justificar todo lo anterior.
   - En casos graves puede llegar a tener pensamientos o a realizar intentos de suicidio.  Hay  una diferencia importante  entre las  peleas  diarias  de los  chicos, las  bromas  sin mala  intención entre  amigos  y  el auténtico  maltrato.  Un  niño puede volver a  casa y decir que le han pegado o insultado. Esta situación a menudo es esporádica, no tiene ningún impacto traumático en el niño y, como muchos padres saben, desaparece tan rápido como apareció. Es necesario  saber diferenciar entre una pelea inofensiva y el verdadero maltrato. No podemos ignorar las quejas de un chico o chica que sufre maltrato, pero tampoco tenemos que dar de entrada una credibilidad excesiva a sus “historias”, que no suelen tener en cuenta el punto de vista de los demás. A menudo los niños explican las cosas “a su manera” para  causar el efecto “que les conviene”; en este caso corremos  el  riesgo de magnificar un hecho irrelevante y  producir una  escalada del conflicto. Por tanto es imprescindible hacer una valoración ajustada de la situación. Más adelante lo explicamos.



   Agresiones físicas:
   - directas: pegar, dar empujones, amenazar, intimidar…
   - indirectas: esconder, romper, robar… objetos de la víctima.

   Agresiones verbales:
   - directas: vocear, burlarse, insultar y poner motes,
   - indirectas:  hablar mal a  sus  espaldas, hacer que lo  oiga  “por casualidad”,  enviarle notas groseras, cartas, pintadas, difundir falsos rumores, etc.

   Agresiones relacionales (exclusión social)
   - directas: exclusión deliberada de actividades, impedir su participación (se ve a la víctima alejada en el patio, en clase es evitada, siempre queda sin pareja),
   - indirectas: ignorarla, hacer como si no estuviera o como si fuera transparente.



   ¿Por qué hay niños y niñas que maltratan a los demás?
   Cualquiera  puede  comportarse  agresivamente en un momento concreto y  en determinadas circunstancias.  Es  cierto que  hay  niños y  jóvenes  especialmente inclinados  a  utilizar la  agresión en las  relaciones  con los  demás, pero también encontramos otros niños y niñas tranquilos y pacíficos que se añaden a las agresiones (lo hago porque lo hacen todos).  Así hay muchas razones que explican que algunos alumnos agredan a otros. A veces hay  chicos/as que se comportan agresivamente  para afrontar una situación  difícil (la muerte de un familiar,  el divorcio  de los  padres  etc.);  otros  son víctimas  de abuso y trasladan a los demás su humillación y su angustia. Los hay que quieren ser los más poderosos y utilizan la violencia para conseguir lealtad; normalmente no son felices y utilizan la fuerza para conseguir popularidad y amigos. No saben hacerlo de otra forma. En  cualquier caso estos  niños  y  niñas  tienen que entender que  su  conducta  es inaceptable y que si  continúan comportándose así habrá consecuencias. Paralelamente hay que darles ayuda y alentarles para que cambien.


   ¿Por qué hay niños y niñas que son victimizados por los demás?
   Cualquiera  puede  ser  víctima en un momento dado dependiendo de las circunstancias, pero hay niños y jóvenes que tienen más probabilidades. Hay alumnos  muy  activos que son poco diestros y desafortunados  en las relaciones con los demás. Se implican en conversaciones o se añaden al grupo sin ser invitados, hablan en mal momento, hacen bromas poco afortunadas, etc. Su "chapucería" sirve de excusa a los agresores (es un pesado, que vaya con sus amigos, no le aguantamos...) pero en realidad sólo es falta de competencia social.    Otros son alumnos/as aplicados, que les gusta estudiar y tienen buenas relaciones con el profesorado y que, por eso, despiertan la envidia de sus compañeros. Los hay que no tienen  problemas  porque tienen las habilidades sociales que les hacen ser populares entre  los compañeros  y evitan ser objeto de agresiones, pero en otras ocasiones no es así, son objeto de burlas y sufren en aislamiento de los compañeros. También hay  alumnos  sobreprotegidos por la familia  que no han  tenido experiencias previas de confrontación, u otros que han sido educados  en un ambiente  acogedor, tolerante y responsable, y se sienten mal e inseguros cuando tienen que afrontar los ataques de un grupo de intimidadores.
   Hay  niños a los que no les gusta la violencia, que no participan en las riñas de los compañeros y prefieren juegos más tranquilos, o niñas que son más activas y en el patio juegan al fútbol con los niños. A veces son mal vistos por sus compañeros (y según como  también por los  adultos) y tienen pocos amigos. El hecho de tener una buena red de amigos protege de sufrir situaciones de maltrato. Los alumnos con necesidades especiales también pueden ser objeto de maltrato por parte de los compañeros que a menudo no comprenden por qué se comportan de una manera diferente. También hay niños con necesidades especiales que se hacen querer y son muy apreciados por sus compañeros que les cuidan y les protegen.­


   Otro caso son los alumnos que están en situación de minoría étnica respecto al grupo. Un niño gitano en una escuela de mayoría paya, o al revés. Esta violencia está bien definida en el concepto de racismo (bullying racista). En último lugar hay que citar un caso singular. Son chicos y chicas que han tenido una relativamente larga experiencia de victimización y se convierten a su vez en agresores.
   Desarrollan al mismo tiempo ambos papeles; son victimizados por unos y victimizan a otros que perciben como  más débiles que ellos. Diríamos que han desarrollado unos patrones agresivos debido al mal aprendizaje social que han tenido. Sea cual sea la  pretendida diferencia, es sólo una excusa que  el  agresor necesita o crea para “justificar” su  conducta. Esta  diferencia  no es  culpa de la víctima. Nadie merece ser victimizado por ser aquello que es, ni por tener otra cultura u otra manera de ser. La escuela  tiene  que  proporcionar un entorno  para  que  las  diferencias  sean apreciadas y TODOS los niños sean valorados, también los niños que agreden a los demás, aunque no aprobemos su conducta y actuemos para mejorarla.En  cualquier caso, y en general, no tenemos que ver la situación como una cosa entre buenos y malos, sino como un problema que afecta a todos, en el que cada cual  tiene su parte de responsabilidad, y que sólo se resolverá desde una actitud no culpabilizadora.



TODO MEJORA: DESCARGAR AQUÍ.


¿Qué hago si mi hijo o hija es víctima de bullying? 
(Adaptación de: http://www.bullying.co.uk/). Consejos:
   - Escucha a tu hijo o hija sin enojarte. Trata de dejar tu malestar a un lado y escucha lo que tu hijo o hija te quiere contar, con calma. De a poco habla con él o ella, repitiendo lo que te ha dicho y preguntándole si lo has escuchado bien.
  - Conversa con él o ella la manera en que quieren llevar adelante este problema. Hazlo partícipe para que no se sienta excluido, pero toma las responsabilidades para que no se sienta presionado.
  - Busca ayuda profesional si ves que tu hijo está presentando un malestar mayor al habitual.
  - Si deciden acercarse al colegio, liceo o escuela, anota lo que quieres conversar con el profesor o
profesora. Mantén la calma y lleva escritos algunos ejemplos de las agresiones hacia tu hijo o hija:
     ¿Qué pasó?
     ¿Quién estuvo involucrado?
     ¿Cuándo ocurrió?
     ¿Quién presenció todo?
     cualquier cosa que haya pasado que pudo haber provocado el incidente.
   - No llegues de manera sorpresiva al colegio, liceo o escuela. Pide una reunión o entrevista con la
persona que quieras conversar.
   - No culpes al profesor o profesora y tampoco vayas a pelear con los padres del compañero o
compañera que ha molestado a tu hijo o hija.
  - Dialoga con el colegio, liceo o escuela, con los profesores y plantea, de forma calmada, la situación en las reuniones de padres si es necesario. Muéstrales que estás preocupada o preocupado de lo que está pasando en el colegio y que es necesaria una solución.
   - Nunca le digas a tu hijo o hija que enfrente la situación golpeando o insultando de vuelta. Si tu hijo o hija está preocupado o preocupada, insegura o inseguro lo anterior sólo aumentará su preocupación y
angustia.
   - Nunca subestimes el problema de tu hijo o hija, ni le digas que “sólo es parte de tu crecimiento”.





-----------------------------
Fuentes:
- En esta página encontraréis materiales interesantes para trabajar en las aulas el tema del acoso desde el enfoque de la prevención. Estos materiales están divididos las distintas etapas (infantil, primaria y secundaria) para que sea más fácil su búsqueda. Se han recopilado no solo documentos, sino también actividades, vídeos, libros y aplicaciones informáticas. http://carei.es/acoso-escolar/
- Guías de información sobre el acoso escolar para profesorado, para familias y para alumnado. Descargar AQUÍ
- https://es.scribd.com/document/26885841/prevencion-maltrato-entre-iguales-guia-para-la-familia
- http://www.miscelaneaeducativa.com/Archivos/el_maltrato_entre_escolares__padres.pdf
- http://www3.gobiernodecanarias.org/medusa/campus/doc/htmls/acoso/htmlframe/modulo_04_f/seccion_02.html
http://todomejora.org/docs/materiales/Quehagosihijoaesvictimabullying-TODOMEJORA.pdf
- En esta página encontraréis materiales interesantes para trabajar en las aulas el tema del acoso desde el enfoque de la prevención: http://www3.gobiernodecanarias.org/medusa/campus/doc/htmls/acoso/htmlframe/modulo_04_f/seccion_02.html