29/5/17

Piedra papel o tijera: Educación Emocional contra el Acoso escolar. (vídeo)



____________________________
Que las diferencias no nos separen: ser emocionalmente inteligente significa ser sensible a la tolerancia, al respeto y al bien común por y para el bienestar.
Obtenido de: Nuria Sánchez Romanos, Método NSR para la Educación Emocional. La canción es St Elmos Fire (In Motion) de Jon Parr




¿Qué hago si mi hijo o hija es víctima de acoso?
   - Escucha a tu hijo o hija sin enojarte. Trata de dejar tu malestar a un lado y escucha lo que tu hijo o hija te quiere contar, con calma. De a poco habla con él o ella, repitiendo lo que te ha dicho y preguntándole si lo has escuchado bien.
  - Conversa con él o ella la manera en que quieren llevar adelante este problema. Hazlo partícipe para que no se sienta excluido, pero toma las responsabilidades para que no se sienta presionado.
  - Busca ayuda profesional si ves que tu hijo está presentando un malestar mayor al habitual.
  - Si deciden acercarse al colegio, liceo o escuela, anota lo que quieres conversar con el profesor o profesora. Mantén la calma y lleva escritos algunos ejemplos de las agresiones hacia tu hijo o hija:
     ¿Qué pasó?
     ¿Quién estuvo involucrado?
     ¿Cuándo ocurrió?
     ¿Quién presenció todo?
     cualquier cosa que haya pasado que pudo haber provocado el incidente.
   - No llegues de manera sorpresiva al colegio, liceo o escuela. Pide una reunión o entrevista con la persona que quieras conversar.
   - No culpes al profesor o profesora y tampoco vayas a pelear con los padres del compañero o compañera que ha molestado a tu hijo o hija.
  - Dialoga con el colegio, liceo o escuela, con los profesores y plantea, de forma calmada, la situación en las reuniones de padres si es necesario. Muéstrales que estás preocupada o preocupado de lo que está pasando en el colegio y que es necesaria una solución.
   - Nunca le digas a tu hijo o hija que enfrente la situación golpeando o insultando de vuelta. Si tu hijo o hija está preocupado o preocupada, insegura o inseguro lo anterior sólo aumentará su preocupación y
angustia.
   - Nunca subestimes el problema de tu hijo o hija, ni le digas que “sólo es parte de tu crecimiento”.