14/4/17

Los problemas del sueño y la alimentación en los niños con TEA.






  La evaluación del sueño debe formar parte de la asistencia sistemática en la valoración clínica de los niños con TEA, con el fin de realizar un diagnóstico y un tratamiento adecuados a cada caso que ayuden a mejorar la calidad de vida del niño y de su familia. Estudios llevados a cabo en niños en edad escolar con síndrome de Asperger y con autismo de alto funcionamiento han evidenciado la existencia de dificultades para iniciar y mantener el sueño (síntomas principales del insomnio) y una excesiva somnolencia diurna. Por otro lado, son numerosos los estudios que han demostrado que la presencia de trastornos del sueño en pacientes con TEA intensifica los síntomas relacionados con el trastorno autista.
  Los niños con TEA suelen tener problemas para dormirse,  permanecer dormidos, o presentan otros problemas de sueño. Estos problemas les crean dificultades para prestar atención, reducen su capacidad de funcionamiento y conducen a malos comportamientos. El tratamiento de los problemas de sueño puede mejorar la conducta y funcionamiento general del niño, como también aliviar el estrés familiar. En el Asperger pueden presentarse trastornos asociados como irregularidades en la ingestión alimentaria (dieta limitada a muy pocos alimentos) o en el sueño (despertar recurrente o balanceo nocturno). Entre las alteraciones del sueño más frecuentes en esta población se incluyen el incremento de los despertares nocturnos, el despertar precoz y una disminución de la cantidad total de sueño. Respecto a las alteraciones funcionales del sueño diversos trabajos refieren que las principales alteraciones en los pacientes con TEA son la dificultad para dormirse, el despertar precoz con dificultad para dormirse, el incremento de los despertares nocturnos y la somnolencia diurna. El tratamiento de las alteraciones del sueño requiere no sólo de unas adecuadas medidas de higiene del sueño sino también (a veces) del uso de tratamiento farmacológico con la finalidad de reducir el impacto de estas alteraciones en el niño. Afortunadamente los problemas de sueño pueden tratarse a menudo con algunos cambios, siguiendo un cronograma para dormir o creando una rutina para el momento de ir a la cama.

   Problemas del sueño: Los niños con TEA a menudo experimentan problemas para dormir. Sabemos por los estudios de la población general adulta que los problemas crónicos del sueño tienen un severo impacto tanto en la calidad de vida y la salud física y mental. Como tal, podemos suponer que algo similar ocurre con niños y adolescentes. Además, hay estudios que indican que el insomnio en sí mismo agrava los síntomas autistas. Los niños con el TEA suelen tener problemas para dormirse o permanecer dormidos, o presentan otros problemas de sueño. Estos problemas les crean dificultades para prestar atención, reducen su capacidad de funcionamiento y conducen a malos comportamientos. Además, los padres de niños con el TEA y problemas de sueño suelen informar la existencia de mayor estrés y una salud familiar generalmente peor. Afortunadamente, los problemas de sueño pueden tratarse a menudo con cambios de conducta, como seguir un cronograma para dormir o crear una rutina para el momento de ir a la cama. Algunos niños pueden dormir mejor tomando medicamentos, como la melatonina, que es una hormona que ayuda a regular el trastorno del ciclo sueñovigilia. Como cualquier medicamento, la melatonina puede tener efectos secundarios no deseados. El tratamiento de los problemas de sueño en niños con el TEA puede mejorar la conducta y funcionamiento general del niño, como también aliviar el estrés familiar. Los problemas emocionales y de comportamiento están relacionados con los problemas del sueño en la población infantil en general. En un estudio previo se mostró que niños con Síndrome de Asperger o autismo de alto funcionamiento que tenían insomnio presentaban varios síntomas emocionales y de comportamiento y más síntomas autistas.     
   Otros estudios encontraron asociaciones significativas entre los problemas del sueño y el comportamiento problemático durante el día en los niños con autismo y síndrome de Asperger. La presencia de síntomas de hiperactividad es un factor de riesgo importante e independiente para los problemas del sueño en niños con autismo. También se ha sabido que los problemas del sueño son significativamente menos frecuentes en las niñas que los niños, y sus problemas de sueño, también son más transitorios. Los niños dentro del espectro autista tienen una alta tasa de problemas de sueño, también cuando se ajusta por otros problemas de salud mental. Sus problemas de sueño tienden a ser más crónicos que en los niños sin autismo.
   Durante el periodo de transición entre el sueño y el despertar y entre casa y la escuela los niños son especialmente vulnerables a la falta y al exceso de estímulos. Para muchos chicos que consideran el colegio como una experiencia estresante la mañana es un momento que anticipa penalidades. Una estrategia útil es realizar el mayor número de preparativos posibles la noche antes de manera que el estado de ánimo matinal tenga menos posibilidades de interferir la rutina. Por ejemplo dejando las prendas de vestido cerca de la cama antes de acostarse y preparando el material escolar cerca de la puerta de la casa. Puede ser útil experimentar con diferentes formas de despertar a su hijo para facilitar la transición del sueño a la vigilia. Observe si su hijo reacciona de forma diferente al ser despertado por un una persona, un despertador o una radio. Por otro lado ha de tenerse en cuenta que para muchos niños con síndrome de Asperger o autismo de alto funcionamiento los momentos posteriores a la vuelta del colegio constituyen otro período de difícil transición. No existe una única regla acerca de cuál es la actividad apropiada para estos momentos; como padre/madre usted es quien mejor conoce a su hijo.
   Irse a la cama, la hora de acostarse, puede suponer un esfuerzo desalentador. Las rutinas como irse a dormir siempre a la misma hora y practicar siempre antes las mismas actividades son buenas para todos los niños, pero lo son especialmente para niños con síndrome de Asperger o autismo de alto funcionamiento. Proporcione a su hijo bastantes avisos previos y realice una cuenta atrás (treinta minutos, veinte minutos etc.) cuando se acerque la hora de acostarse.





   Problemas alimenticios: Muchos de estos chicos son melindrosos para comer, lo que puede complicarse por la existencia de dietas especiales o de sensibilidad a ciertas texturas. Muchos padres se preocupan del pobre aporte nutritivo de un niño que es delicado para comer y los niños advierten en ello una oportunidad para ejercer control. Muchos padres encuentran útil introducir nuevos alimentos primero de un tipo y luego de otro y con un solo bocado cada vez. Algunos niños necesitan una secuenciación incluso más lenta. Por ejemplo, puede proceder primero tolerando la presencia de un nuevo alimento en la mesa o el plato, luego oliéndolo, luego tocándolo con los dedos, luego con los labios, luego lamiéndolo, luego metiéndoselo en la boca y luego tragándolo. Resulta también de ayuda mantener la regularidad en las comidas en lo referido a las horas y los días. Esto ayuda al chico a saber qué esperar y a consigue introducir la comida en las rutinas diarias. Para algunos niños puede ser incluso útil elaborar un calendario de comidas o un menú semanal para hacer predecibles las comidas. Cuando llegue la hora de comer sirva a su hijo la comida junto a la del resto de la familia. Si su hijo no acude a cenar cuando el resto de la familia está a la mesa señale claramente que puede correr el riesgo de perderse la cena esa noche. Esta práctica obligará a su hijo a ceñirse a un menú de comidas, lo que le ayudará a familiarizarse con unos hábitos de alimentación sanos. Puede ser de utilidad sentar frente a la pared a los niños que tienden a levantarse de la mesa. Esto hará más difícil que escapen. 
    Por otro lado, algunos padres de hijos con el TEA informan que su hijo tiene frecuentes problemas gastrointestinales o de digestión, inclusive dolor de estómago, diarrea, reflujo ácido, vómitos o distensión abdominal. Las alergias a los alimentos también pueden causar problemas a los niños con el TEA. No está claro si los niños con el TEA son más propensos a tener problemas gastrointestinales que los niños con desarrollo normal pero si su hijo tiene problemas gastrointestinales consulte a un médico especializado en problemas gastrointestinales que pueda ayudar a encontrar la causa y sugerir el tratamiento adecuado. 
   Algunos estudios han informado que los niños con el TEA parecen tener más síntomas gastrointestinales pero estos hallazgos pueden no corresponder a todos los niños con el TEA. Por ejemplo, un estudio reciente encontró que los niños con el TEA en Minnesota eran más propensos que los niños sin el TEA a tener dificultades físicas y de conducta relacionadas con la dieta (por ejemplo, intolerancia a la lactosa o insistencia en ciertas comidas). Los investigadores sugirieron que los niños con el TEA pueden no tener problemas gastrointestinales subyacentes, pero que su conducta puede crear síntomas gastrointestinales, por ejemplo, un niño que insiste en comer solamente ciertos alimentos puede no tener suficiente fibra o fluidos en su dieta. 
   Algunos padres pueden tratar de someter a sus hijos a una dieta especial para controlar los síntomas del TEA o gastrointestinales. Mientras que algunos niños pueden beneficiarse de la limitación de ciertos alimentos, no existe evidencia de que estas dietas reduzcan los síntomas del TEA. Si desea probar una dieta especial primero hable con su médico o un experto en nutrición para asegurarse de que se satisfagan las necesidades nutricionales de su hijo.





_______________________________________________
Fuentes:
Instituto Nacional de la Salud Mental • Guía para padres sobre el Trastorno del Espectro Autista 
- Modificado por Biblioteca Brincar de: Sleep problems in children with autism spectrum problems: a longitudinal population-based study. Børge Sivertsen, Maj-Britt Posserud, Christopher Gillberg, Astri J Lundervold and Mari Hysing. Autism 2012 16: 139 originally published online 8 April 2011. Biblioteca Brincar x un autismo feliz, 6 de marzo 
http://biblioteca.brincar.org.ar/trastornos-del-sueno-en-autismo/
-Guía para padres sobre trastornos del espectro autista.  http://www.imageneseducativas.com/wp-content/uploads/2016/09/Gu%C3%ADa-para-padres-sobre-el-Trastorno-del-Espectro-Autista-Trastorno-del-Espectro-Autista.pdf

- http://www.mundoasperger.com/2016/04/problemas-de-sueno-en-los-tea.html?m=1
- http://www.nimh.nih.gov/health/publications/espanol/gu-a-para-padres-sobre-el-trastorno-del-espectro-autista/index.shtml En LR21, Viernes, 17 de septiembre, 2010 - AÑO 11 - Nro.3749. 
- Libro Mundo Asperger y otros mundos, de Sacha Sánchez-Pardíñez.
- Libro Síndrome de Asperger. Síndrome invisible. 2013, Sánchez-Pardíñez, S., Psylicom Ediciones, colección de materiales para TEA. 


No hay comentarios: