11/4/17

Alista. Neurotípico, por oposición a neuroatípico o neurodivergente.





El lenguaje tiene efectos muy potentes en las mentes de las personas.

   El término “autismo” fue originalmente acuñado por el psiquiatra Eugen Bleuler , en 1911, para describir lo que él percibía como uno de los síntomas más importantes de la esquizofrenia: el aislamiento social. Autismo quiere decir literalmente “retirada a uno mismo”, lo que parece describir el desapego activo que, según él, afectaba a algunos de sus pacientes. La confusión entre esquizofrenia y autismo se resolvió años después, en los años cuarenta, cuando Leo Kanner en América y Hans Asperger en Austria comenzaron a identificar la existencia de un trastorno al que atribuyeron los síntomas de los niños que trataban. Kanner, por ejemplo, partía de la premisa de que esos niños estaban experimentando esquizofrenia infantil aunque era consciente de que no exhibían todos los síntomas de la esquizofrenia. El artículo de Kanner fue publicado en Inglaterra donde el término “autismo infantil” llegó a ser ampliamente utilizado en los años 50 y 60. 
   La palabra "autismo" proviene etimológicamente del griego "auto" (que actúa sobre sí mismo) y de "-ismo" (proceso patológico, del latín -ismus y este del griego -ισμός (-ismós), sufijo que formaba un sustantivo de acción a partir de verbos terminados en -ιζειν (-izein) ). -Ismo sería, pues, un sufijo formativo de sustantivos abstractos que denota algún tipo de doctrina, tendencia, teoría o sistema.
   Puesto que se trata de un trastorno neurológico se asume que la comunidad con trastornos del espectro autista es neurológicamente atípica por lo que, a quienes no tienen ninguno de estos trastornos, se les denomina normalmente "neurotípicos" por oposición a los neuroatípicos que sí tienen un trastorno neurológico. Sin embargo últimamente se escuchan voces que prefieren la denominación "alista" en vez de "neurotípico" fundamentando la nomenclatura en el origen etimológico del término. Siendo así debemos especificar que el prefijo "ali-" significa justo lo opuesto al prefijo "auto-". Así, el término "alista" que últimamente se emplea muchísimo como sinónimo del habitual "neurotípico" sería lo opuesto al término "autista". Neurotípico sería quien no manifiesta comportamiento autista u otros comportamientos neurológicos atípicos. 




   Neurodiversidad es un concepto que promueve la idea de que la diversidad en las características humanas aparece como resultado de variaciones normales en el campo neurológico. El término neurodiversidad fue concebido por la comunidad autista para referirse a la neurología atípica del autismo. Su aplicación va más allá del autismo, ya que se lo puede utilizar para describir el TDAH, la dislexia, etc. Desde el punto de vista neuronal se denomina neurotípico al más abundante o del que hay mayor número de individuos por oposición a neurodivergente que son las tipologías distintas de las más abundantes en cualquiera de los sentidos.
   El término neurodivergente fue concebido en la comunidad autista para referirse a personas cuya neurología es atípica. Se lo aplica más comúnmente a personas autistas, pero también se lo puede aplicar a aquellos con otras condiciones tales como el TDAH.  Diversidad funcional es un término alternativo al de discapacidad que ha comenzado a utilizarse por iniciativa de los propios afectados, y pretende sustituir a otros cuya semántica puede considerarse peyorativa, tales como "discapacidad" o "minusvalía". Se trata de un cambio hacia una terminología no negativa sobre la diversidad funcional. El término fue propuesto en el Foro de Vida Independiente, en enero de 2005.
   La diversidad funcional podría entenderse también como un fenómeno, hecho o característica presente en la sociedad que, por definición, afectaría a todos sus miembros por igual, debido a que durante la infancia y la senectud, todas las personas son dependientes. Dado que en la sociedad existen personas con capacidades diferentes entre sí, incluso grandes variaciones de éstas en un mismo individuo a lo largo de su vida, es posible afirmar que, en un momento dado, en la sociedad existe diversidad funcional del mismo modo que se observa diversidad cultural, sexual o generacional. El cambio terminológico ha dado lugar también a una nueva manera de entender el fenómeno y ha significado la descripción de un Modelo de la Diversidad.

 ¿De dónde viene todo esto?
   Según la Organización Mundial de la Salud (OMS) “salud” es el estado de completo bienestar físico, mental y social, y no solamente la ausencia de afecciones y/o enfermedades. También puede definirse como el nivel de eficacia funcional y/o metabólica de un organismo tanto a nivel micro (celular) como en el macro (social). En 1992 se agregó a la definición de la OMS: “y en armonía con el medio ambiente”, ampliando así el concepto. La enfermedad, pues, es un proceso y el status consecuente de afección de un ser vivo caracterizado por la falta de salud, debe tener un origen conocido, un tratamiento médico, pautas comunes, un pronóstico y un diagnóstico fiable, aunque en el caso de las “enfermedades raras” estas características no se van a cumplir en su totalidad. Por tanto se puede afirmar con rotundidad que ninguno de los trastornos del espectro autista, ni siquiera el síndrome de Asperger, son una enfermedad. 

   Nota terminológica: "Conviene aclarar que al hablar de espectro autista nos estamos refiriendo a un todo, a un conjunto que agrupa diversos trastornos, como el autismo propiamente dicho (clásico, de Kanner) o el síndrome de Asperger (SA). El hablar de autismo tanto para referirnos al todo como a una de sus partes causa una cierta confusión, no superior de todas formas a la que se produce al considerar a los invisibles rayos infrarrojos como un tipo de luz y denominarlos, en consecuencia, luz infrarroja. La expresión trastornos del espectro autista (TEA) es la utilizada generalmente en Europa siendo equivalente a la más eufemística expresión trastornos generalizados del desarrollo (TGD). Por otro lado, calificaremos como neurotípica la personalidad de aquellas personas que no se encuentran afectadas por ningún TEA". (Espectroautista.info)

   Un síndrome, por otro lado, es un conjunto de síntomas o signos conocidos que pueden aparecer juntos aunque tengan un origen o etiología de origen desconocido. A su vez, estos síntomas pueden determinar un trastorno específico. No obstante en psicología y psiquiatría se puede referir también a un cuadro relacionado con una reacción psíquica ante una situación vital. Por ejemplo, el síndrome de Estocolmo; donde no hay ninguna enfermedad, sino un cuadro originado por una situación social donde existe un nivel de tensión emocional que genera un modelo de autoprotección, una identificación de la persona que soporta esta situación frente a quienes la crean. Otro ejemplo puede ser el síndrome de alienación parental, que se usa para referirse a un desorden psicopatológico en el cual un niño, de forma permanente, denigra e insulta sin justificación alguna a uno de sus progenitores. En el caso del síndrome de Down, se conoce el origen del mismo, pero no las causas. 


   Un trastorno puede considerarse como la descripción de una serie de síntomas, acciones o comportamientos. Suele estar asociado a desordenes relacionados con patologías mentales aunque también se asocia a alteraciones de los procesos cognitivos y afectivos del desarrollo, considerando que existe una diferencia significativa respecto al grupo social mayoritario donde se incluye la persona, no existiendo una etiología conocida. En la mayoría de los casos el desarrollo es anormal desde la primera infancia y sólo en contadas excepciones las anomalías se manifiestan por primera vez después de los cinco años de edad. En el caso de los TEA hablamos de “trastornos” en tanto refieren un síndrome que se manifiesta patológicamente. No son enfermedades puesto que no existe un origen conocido concreto, aunque se sabe que hay cierto componente genético y que se trata de un trastorno psicobiológico, no existe tratamiento farmacológico, no hay dos casos iguales, el pronóstico es variable y el diagnóstico es válido como instrumento pero no como solución. Estamos ante un problema de desarrollo que se sale del concepto de normalidad pero que no implica enfermedad. 



   Las personas con trastornos del espectro del autismo pueden tener una salud inmejorable pero seguirán presentando conductas específicas e identificables con el trastorno en sí. El diagnóstico es diferencial, además. Esto supone que el síndrome de Asperger es aquello que no encaja con cualquier otro trastorno. Es decir, que Asperger es lo que no es hiperactividad, déficit de atención, trastorno semántico-pragmático, etc. Que sea así ha convertido el SA en una especie de saco roto en el que caen todos aquellos de los que no se sabe bien qué tienen, del mismo modo que sucede con el trastorno general del desarrollo no especificado o, de acuerdo con la última revisión del DSM, con el trastorno de la comunicación social (Social Communication Disorder) (SCD). Así que, igual que es frecuente que una persona con Asperger haya recibido antes un diagnóstico erróneo, es bastante habitual que se diagnostique a alguien con Asperger cuando al final tiene otro problema diferente. Todos los estudios epidemiológicos se enfrentan al carácter poco preciso o ambiguo de los criterios que definen el diagnóstico porque, a diferencia de los síndromes con un claro marcador biológico, en los trastornos autistas es difícil, cuando no imposible, regirse por una ley del todo o nada.  Autismo de Kanner, síndrome de Asperger, síndrome de Rett, trastorno desintegrativo infantil y trastorno general del desarrollo no especificado son trastornos diferentes  y cada uno de ellos presenta unas peculiaridades.
   La capacidad del marco conceptual utilizado con los TEA para describir también esta problemática se explicaría en base a la gran extensión del espectro autista. Este abarca, desde los autistas más severos descritos por Kanner, hasta llegar a personas altamente funcionales aunque diferentes, difuminándose progresivamente hasta alcanzar a las personas claramente neurotípicas. Aunque esto se suele aceptar sin problemas, y es habitual encontrar en la literatura expresiones como asperger leve, en la práctica no está oficialmente definida ninguna subclasificación del síndrome de Asperger según su severidad, lo que es una continua causa de confusión y frena la realización de nuevos diagnósticos. Simultaneamente, aunque diversos estudios científicos han tratado el concepto de fenotipo ampliado del autismo, no existe ningún enfoque terapéutico establecido para ayudar a las personas que manifiestan dicho fenotipo.


______________________________________________
FUENTES.
- Espectro autista. http://espectroautista.info/manifiesto.html
- Palacios, Agustina; Romañach, J (Diciembre de 2006). El Modelo de la Diversidad: La Bioética y los Derechos Humanos para alcanzar la plena dignidad en la diversidad funcional. España: Diversitas Editorial. p. 252. ISBN 84-964-7440-2.
- MUNDO ASPERGER Y OTROS MUNDOS. Sacha Sánchez-Pardíñez. Valencia 2017. España.

No hay comentarios: