17/4/16

Teorías psicobiológicas: la teoría afectiva y la teoría de la mente.




  Las teorías psicológicas carecen normalmente de pruebas ya que son unidimensionales (brindan exclusivamente la perspectiva de las personas que las desarrollaron). Sin embargo ofrecen una perspectiva complementaria aunque no todas tienen validez para la comunidad científica. Hay algunas que ayudan a comprender el Síndrome de Asperger y los trastornos del espectro autista, y las áreas que se ven afectadas, por ejemplo las ideas planteadas por Peter Hobson.



  Hobson ha replanteado la “teoría afectiva”, inicialmente propuesta por Kanner, según la cual las personas con trastornos del espectro autista carecerían de la capacidad innata (emocional) para interactuar con los demás desde el mismo momento del nacimiento. De acuerdo con los experimentos sobre reconocimiento de emociones Hobson sugirió que la ausencia de una Teoría de la Mente en el autismo es el resultado de un déficit emocional primario en la relación interpersonal.
  Por "Teoría de la Mente" se entiende la capacidad cognitiva que nos permite diferenciar nuestros propios estados mentales de los de los demás. Puede describirse como la habilidad de las personas para atribuir conocimientos, deseos y creencias a otras personas y, así, entender que otras personas tienen sus propios pensamientos y creencias sobre el mundo que les rodea.



  Ese déficit emocional primario, que impide el desarrollo de la Teoría de la Mente en las personas con Asperger, podría provocar que el niño no recibiera las experiencias sociales necesarias para desarrollar las estructuras cognitivas de la comprensión social y eso explicaría el déficit social en las personas con Síndrome de Asperger de cualquier edad.