31/3/16

Modalidades de escolarización para personas neurodiversas.

  Como cualquier otro niño aquellos que padecen Asperger u otro Trastorno del Espectro Autista (TEA) necesitan ser atendidos en un centro educativo y, para la familia, el inicio de la escolaridad acostumbra a implicar una disminución de su estrés. La escolarización significa poder compartir con otras personas el cuidado de su hijo así que cuando el niño o la niña empiezan a acudir a un centro educativo los padres tienen la sensación de que, en una cuestión tan importante como es la escolarización, su hijo/a no es distinto de los demás.
  El hecho de que la mayoría de centros educativos, con independencia de su tipología, se rijan por los calendarios escolares oficiales, supone un problema añadido a las familias con niños que tienen algún trastorno del espectro autista de mucha afectación, puesto que en muchos casos la convivencia continuada con el hijo durante las vacaciones escolares acaba provocando regresiones importantes en el niño y el aumento correspondiente del estrés familiar.
  En función del tipo de centro, el inicio de la educación también puede significar un desafío: en la actualidad para los niños con autismo existe la posibilidad de acudir a escuelas de distinta tipología: ordinaria, de educación especial y específica y, en este sentido, puede que la influencia de las corrientes de integración, y que ahora empiezan a denominarse de inclusión, supongan un problema para las familias cuando, por las razones que sea, su hijo no pueda acudir a una escuela ordinaria.
  Se debe garantizar la identificación temprana de las necesidades educativas, así como la disposición de recursos humanos, didácticos y tecnológicos que permitan ofrecer respuestas adecuadas a las necesidades existentes en cada caso. Para una identificación temprana y una atención preventiva y compensadora se necesita mayor coordinación entre las distintas instancias y dispositivos por lo que es necesaria la revisión y actualización urgentes de la legislación estatal y autonómica en materia educativa. La opción por la educación inclusiva, para que sea real, debe movilizar inversiones e ir acompañada de recursos suficientes. Entre tanto se alcanza un sistema educativo coherente con el principio de inclusión, es necesario que la legislación establezca la obligación de garantizar la libre elección de la modalidad educativa y de escolarización por parte del alumnado con necesidades educativas especiales o de sus familias, respetando sus preferencias y ofreciéndoles información adecuada.
  En el caso de que los padres estén plenamente convencidos (a causa de las opiniones profesionales u otras) de un centro especial es la única opción beneficiosa para su hijo es probable que perciban la imposibilidad de acudir a un centro ordinario de forma muy negativa, cuando está demostrado que, sobre todo para los niños con autismo severamente afectados, las escuelas de educación especial pueden constituir muchas veces la mejor opción. Por esta razón, la opinión de los profesionales en los momentos previos al inicio de la escolarización es muy importante para las familias y conviene no adoptar posturas dogmáticas sino aconsejar en función de las necesidades individuales y las posibilidades de cada caso.
  Además de las unidades específicas de comunicación y lenguaje (aulas CyL) existen las siguientes modalidades de escolarización:
  - Integración en colegio ordinario, público o concertado, con las horas de apoyo de logopedia y pedagogía terapéutica que determine el dictamen, con un máximo de cinco sesiones semanales de pedagogía terapéutica (PT) y hasta cinco sesiones semanales de logopedia. El resto del tiempo los alumnos están en su aula ordinaria sin apoyos.
  - Colegio de educación especial. Son centros educativos de titularidad pública o privada que dan respuesta a las necesidades de alumnos para los que, por causa de las necesidades de adaptaciones significativas y en grado extremo, y tras la evaluación por los equipos de orientación educativa y psicopedagógica, se considere que su nivel de integración en un centro ordinario sería mínimo. No suele ser una modalidad de escolarización óptima para la persona con síndrome de Asperger.
- Combinada entre colegio de educación especial y colegio ordinario: el alumno pasa parte de la jornada en un colegio ordinario y parte de la jornada en un colegio de educación especial, según el porcentaje que se determine en el dictamen.
  No existen diferencias entre las funciones de los maestros de educación especial en centros ordinarios y en centros específicos. Sus funciones son colaborar en la aplicación de programas para la autonomía personal y social realizando los seguimientos oportunos; colaborar en programas educativos del centro y en actividades extraescolares; y realizar actividades de juego y tiempo libre para el desarrollo de los alumnos. También se encuentra entre sus funciones realizar la memoria de actividades, redactar partes de incidencia e informes sobre las actividades realizadas con los alumnos, cuidar a los alumnos durante el recreo, comedor, traslados, así como en la higiene personal y atender las necesidades educativas especiales que surjan en los centros docentes de la localidad o comarca.
  Los principios de no discriminación, accesibilidad universal y diseño para todos deben incorporarse en los procesos de enseñanza y aprendizaje y en los de evaluación, en la aplicación de los materiales didácticos y las nuevas tecnologías, así como en los contenidos de formación y adquisición de competencias del profesorado. Por eso ha de promoverse en la formación inicial, como en la formación permanente del profesorado y los orientadores educativos, una adecuada cualificación y especialización.
  Es importante que el alumnado con necesidades educativas especiales encuentre una oportunidad, y no una barrera, en el acceso a la información, a la comunicación y al conocimiento, por lo que los centros que escolaricen alumnado especial deberían establecer, para quienes así lo soliciten, medidas de flexibilización y/o alternativas en las metodologías de aprendizaje de las materias.
  Las personas con necesidades educativas especiales y las que tienen diversidad funcional tienen iguales derechos que los demás pero en ocasiones hay que reclamarlos o exigirlos para que se garanticen los principios de igualdad. Aunque cada vez es mayor la voluntad de integración el sistema social, y en especial el educativo, de momento no son eficaces ya que en general se coge a los niños con necesidades educativas especiales y se les escolariza en aulas ordinarias pero dejando a criterio de sus tutores la forma de educarles.

En resumen, las modalidades de escolarización en España son tres:

  1. Escolarización ordinaria, es decir, la escolarización en un centro ordinario de infantil, primaria o secundaria. Si bien en ese centro puede contar con algunos recursos extraordinarios, personales y materiales. Esta es la modalidad más frecuente para los niños y niñas con necesidades especiales. Se considera escolarización ordinaria también los centros de atención preferente, es decir, aquellos que siendo ordinarios, escolarizan preferentemente alumnado con determinadas características por disponer de más recursos. 

  2. Escolarización en centros específicos de Educación Especial. Se trata de centros que disponen de un curriculum diferente, con una ratio por aula diferente y con personal y material más especializado. También pueden considerarse en esta modalidad las aulas específicas de educación especial que existen en algunos centros ordinarios.

  3. Escolarización combinada entre un centro ordinario y un centro o aula específica de educación especial. El alumno asiste y es atendido unos días en el centro ordinario y otros en un centro o aula específica de educación especial.


No hay comentarios: