31/3/16

La relación de pareja de las personas con Asperger.

  Sabemos que las personas con síndrome de Asperger tienen dificultades con sus habilidades de empatía y con la comprensión de los sentimientos ajenos. Ocurre lo mismo con sus propios sentimientos.
  Cuando una persona con síndrome de Asperger es remitida para el tratamiento de un trastorno del estado de ánimo suele ser a causa de la ansiedad, la tristeza o la ira. Sin embargo, de acuerdo con Tony Atwood, hay una cuarta emoción concerniente a las persona con síndrome de Asperger en términos de su dificultad para su comprensión y expresión, y es el amor. 
  Al considerar el sentimiento del amor la persona con Asperger puede disfrutar de una expresión breve y de baja intensidad de afecto y llegar a estar abrumado cuando se experimentan mayores niveles de expresión. También puede ocurrir lo contrario y que la persona con SA necesite muestras frecuentes de afecto y seguridad expresando su propio afecto con tanta intensidad que resulte incómodo para los demás. 
  Mientras que las personas con síndrome de Asperger pueden disfrutar y expresar pequeñas dosis de afecto en su infancia en la adolescencia pueden surgir problemas con la aparición de los primeros sentimientos románticos durante la adolescencia. El sentimiento de amor y la necesidad de afecto pueden ser demasiado intensos y cualquier simpatía de alguien interpretarse incorrectamente, asumiendo que la persona hacia la que se sienten atraídos les corresponde. Esto hace que las personas con SA necesiten educación especializada en la comprensión y expresión de afecto y de amor y en la interpretación de la reciprocidad emocional. 
  Un desafío importante para la persona con Asperger es, pues, la relación de pareja. Las personas neurotípicas ya poseen dificultades para preservar y mantener las relaciones sentimentales, sobre todo en una sociedad en que los divorcios han superado la cantidad de uniones nupciales, pero a pesar de ser un verdadero reto existen casos (y no pocos) de personas con Asperger que han logrado mantener relaciones duraderas, superando las barreras sociales. 
  El cónyuge con Asperger, al compartir su vida, hábitos y costumbres con otra persona, debe aprender a flexibilizar sus rutinas y a crear un espacio para dos en el que no se sienta invadido por su pareja. Debe compartir un mundo en el cual ambos son dueños, cuestión que no está exenta de dificultades: en la socialización de la pareja con otros (por ejemplo con amigos), para comunicar y debatir los problemas de pareja y una lista variada de dificultades que aumentan según el grado de afectación del síndrome. 
  La relación en la que existe un cónyuge con síndrome de Asperger, según SlaterWalker, G. (2010) es posible si ambos tienen la disposición de mejorar ciertas dificultades que se presenten en la relación. Las dificultades que se pueden presentar son variadas:
- dificultad en la socialización como poder tener amigos estando en pareja, 
- poder conversar los problemas maritales, 
- la negación de la discapacidad, 
- el sentido común hacia la pareja, 
- la impulsividad... y una lista variada de dificultades que aumentan según el grado de de afectación del síndrome. 
  Ahora bien, existe una dificultad mayor, que se presenta en la persona neurotípica que es pareja alguien con SA, y que ha sido explicada por Aston con el concepto de “trastorno de de privación afectiva de Casandra” (CADD), basándose en su propia experiencia (Aston es una psicóloga cuyo marido fue diagnosticado con SA siendo ya adulto) e investigando a otras parejas. Este trastorno se caracteriza por la baja autoestima, depresión y ansiedad, somnolencia, disminución de la libido, alteración del estado de ánimo y del sistema inmunitario, etc. y aparece cuando el cónyuge con Asperger aún no ha sido diagnosticado o niega el diagnóstico, culpando a la pareja de las situaciones disfuncionales que se producen. Puede corregirse e incluso eliminarse desde el momento en el que se encuentra la causa, sin embargo ambas partes deben estar dispuestas a abordar y a mejorar la situación. (Sobre el Trastorno Afectivo de Casandra hay un artículo completo en este mismo blog).
  Si nos preguntamos qué lleva a que se junten una persona neurotípica y un Asperger la respuesta podríamos encontrarla en que algunos puntos fuertes de los Asperger incluyen gran talento en su carrera o tema de interés, detallismo, conversaciones sin doble sentido, vocabulario avanzado o cultura general elevada, perspectiva única en la resolución de problemas, sentido de justicia social y practicidad en temas como la muerte o el sufrimiento. Así que su pareja puede admirar esas aptitudes, tener compasión por sus limitadas habilidades sociales, creer que su carácter se debe a circunstancias de la infancia, compartir sus intereses, apreciar su fidelidad o posición en la sociedad, verlos como creativos, etc. 
  También hay aspectos positivos peculiares que poseen los sujetos con SA y que aportan a la relación: al ser a veces más inteligentes de lo normal pueden resolver los problemas más rápido, así también pueden optar a buenas carreras profesionales aportando en la economía del hogar; son puntuales, meticulosos y exigentes en el trabajo ganando el respeto de los jefes y teniendo un menor riesgo de despido. También, como no se atan a una vida llena de reglas, pueden ser grandes pensadores y tener una buena comunicación con su pareja.
  Otra característica importante es que al tener dificultades para mentir tienden a ser mucho más fieles que las parejas neurotípicas. 
  Por otra parte, la gente con Asperger puede sentirse atraída por alguien con un perfil o aptitudes similares en vez de por una persona neurotípica, o por alguien con cualidades totalmente opuestas a las suyas. 


---------------

Fuentes:

- García, E., Jorreto, R. (2005). “Síndrome de Asperger: Un enfoque Multidisciplinar”. Actas sobre la primera jornada científicosanitaria sobre síndrome de Asperger. Sevilla: Asociación Asperger Andalucía. 

The Complete Guide to Asperger’s Syndrome, Tony Attwood. 2015. 

- Aston, M. (2001) The Other Half of Asperger Syndrome. The National Autistic Society. Págs. 18-52

- Libro "Mundo Asperger y otros mundos", de Sacha Sánchez-Pardíñez. El libro digital está disponible en: http://www.amazon.com/dp/B017IMQFYW 

-  Libro "Síndrome de Asperger. Síndrome invisible". 2013, Sánchez-Pardíñez, S., PsylicomEdiciones, colección de materiales para TEA. 

5 comentarios:

jorge dijo...

Diagnosticado con Asperger a los 48 años, (lo que me permitió entender tantas situaciones vividas desde mi infância), llevo mas de 20 años de casado con una neurotipica con TOC, muy paciente y comprensiva, quien a la vez acepta y prefiere mis características aspys. Se rie de mi incapacidad para percibir los "dobles sentidos" y hago humor con sua conductas repetitivas frecuentes. Siempre hay una pareja posible!!

Anónimo dijo...

a mi me paso lo mismo, a los 42 años, me reflejo al 100% con lo que describis!

MRN dijo...

Pues yo ya cumplí 50 años pero gracias a ser Asperger sigo siendo un lobo solitario
y eso es gracias a que tengo Asperger una mierda vamos hablando de verdad....

Anónimo dijo...

Eso es lo q me gusta de los aspis su honestidad

Anónimo dijo...

Que ambas partes esten dispuestas a dar por la relacion... no sufrir solamente el CADD, ser constante, ser paciente, ser para crecer.