30/6/15

Responsabilidad genética.

  Los problemas familiares a menudo se agravan debido a la falsa pista de la " responsabilidad genética": De hecho surge a menudo la discusión en torno a ¿ De quien son los genes malignos que han provocado un trastorno generalizado del desarrollo al niño? Os sorprenderíais ante la cantidad de veces que este asunto que apenas se habla, subyace bajo las discusiones que aparentemente tratan sobre los métodos disciplinarios o la forma de educar a los niños.
  Los padres y los parientes deberían saber que los TGD no son raros ni se encuentran exclusivamente por familias. No podría predecir que su hijo tendría este diagnóstico, incluso tras haberle preguntado a los parientes más remotos de su árbol genealógico antes de procrear.
   Tampoco los consejeros genéticos han sido de gran utilidad.
   En la pareja podría ser útil que os recordarais el uno al otro las cosas buenas que habéis aportado con vuestra herencia genética. Los mismos genes que provocaron el TGD también han podido dar lugar a muchas características maravillosas que afortunadamente vuestro hijo también debe tener.
   También haga un acuerdo con su pareja para que cuando sus padres o cualquier otro miembro de la familia empiece una conversación acerca de la responsabilidad genética cambien de tema inmediatamente.
  No olvide que hay aspectos de los padres que realmente tienen que ver con la herencia genética. Los TGD son, al menos en parte, trastornos hereditarios. No es raro que uno o ambos padres tengan dificultades neurológicas, y esto puede hacer más difícil el hecho de criar unos niños con TGD.
Sin embargo debe desterrar el concepto de Bettelheim sobre las madres frías y distantes ya que se trata de un mito que además tiene consecuencias brutales para el entorno de la persona con trastorno general del desarrollo. Algunos profesionales han dicho que las madres de niños autistas descritas por Bruno Bettelheim como " frías y distantes" pueden estar sufriendo alguna forma de autismo leve porque ciertamente, los padres de niños con TGD, tienen una mayor incidencia de depresión y otros desórdenes mentales, así como una mayor incidencia de problemas de salud en general, quizás relacionados con una disfunción del sistema inmunológico. Recuerde que algunos de estos problemas pueden tener una base genética, aunque otros puedan derivarse de la situación tan difícil en la que se encuentran.
   Lo mejor es ser abierto acerca de estos problemas con vuestro médico. El cuidado médico y una orientación para vuestros propios problemas neuropsiquiátricos pueden ayudarle a sentirse mejor, y sólo eso le convertirá en un mejor padre. Estará más disponible para su hijo, más paciente y se estresará con menos facilidad. Desafortunadamente, no es siempre ventajoso hacerle saber al estado o a las autoridades escolares que usted está experimentando problemas físicos o mentales. Hay mucha gente en servicios sociales y en educación que tiene actitudes negativas hacia los padres con diagnósticos psiquiátricos o neurológicos e incluso puede que no le tomen en serio cuando discuta las necesidades de su hijo. Solo usted sabe a ciencia cierta si conviene o no comunicarle a los educadores de sus hijos que también los padres están sufriendo algún tipo de problema, aunque este sea el la comúnmente aceptada depresión.

_________________________
Fuente: Original en inglés: http://www.patientcenters.com/autism/news/stress_family.html
Traducción realizada por: Alejandra Esquivias. El siguiente extracto ha sido tomado del capítulo 10 del libro " pervasive Developmental Disorders: Finding a Diagnosis and Getting Help" de Mitzi Waltz, copyright 1999 por O´Reilly y asociados. Se ha concedido permiso para imprimir y distribuir este extracto para su uso no comercial siempre que se incluya la fuente ya señalada . El fin de la información de este artículo es educativo y no se debería usar como una alternativa para el cuidado médico profesional.




No hay comentarios: