18/6/15

Lenguaje y TDAH



El trastorno por déficit de atención (TDA) es una de las alteraciones psicológicas más frecuentes entre la población infantil (3-5% de los niños según la APA). Se pueden observar en estas personas síntomas de inatención, impulsividad e hiperactividad por lo que, en los años 80, se reformuló la definición del trastorno como un déficit atencional y no únicamente como trastorno hipercinético.

Aquellos en los que el déficit predominante sea la inatención se considerarán englobados en el grupo de atencionales y quienes presenten mayor dificultad por impulsividad e hiperactividad pertenecerán al grupo de hipercinesis. Sin embargo es bastante común encontrar ambas dificultades combinadas en una misma persona (TDAH).

Es habitual la conducta disrruptiva en niños con este trastorno. La función del lenguaje en los procesos cognitivos de autorregulación es importante y estos niños presentan dificultades de lenguaje que les hace menos eficaces en los procesos de autoregulación conductual. Además las tareas lingüísticas requieren niveles altos de atención , inhibición, memoria de trabajo, planificación y organización. Todos ellos son aspectos en los que los niños con TDA presentan bastantes dificultades. 

Presentan dificultades en los siguientes aspectos concretos:
-   Procesamiento fonológico y sintáctico, pero no en aspectos semánticos. Problemas en los aspectos de forma y de contenido del lenguaje.
-   Dificultades en tareas que requieren organización semántica.
-   Tareas de memoria auditiva.

Los niños con TDAH realizan peor las tareas que, aunque no requieren una respuesta verbal, implican haber escuchado instrucciones verbales un tanto extensas; estas tareas requieren atención e inhibición de la atención a otro estímulo y los niños con TDAH pierden información como resultado de la inatención y/o distractibilidad.

________________


Fuente: LENGUAJE Y TDAH, Ygual-Fernández, Miranda-Casas  y Cervera-Mérida

No hay comentarios: