1/11/11

Educación desobece a una juez al cambiar de colegio a un niño Asperger.




En el diario Las Provincias aparece hoy un artículo, firmado por A.S. Mollà, en el que se explica que una juez de lo contencioso-administrativo de Alicante ha avisado a los responsables del colegio San Fernando de que pueden estar incurriendo en responsabilidades penales por impedir que un menor acuda al centro mientras se resuelve un recurso presentado por sus padres. El Consell alegó que su centro no disponía de educador y el juzgado dictaminó que debía seguir escolarizado allí de manera cautelar.
El conflicto empieza en junio, a raíz de un informe técnico en el que la Conselleria de Educación decidió cambiar al menor de colegio, debido a que por sus necesidades educativas especiales precisaba la atención de un educador, un maestro de educación especial y otro de audición. Al no contar con esos recursos la Conselleria de Educación resolvió que en septiembre el niño debería ser trasladado a otro colegio para iniciar el nuevo curso allí.Pues bien, el pequeño tiene 10 años y padece síndrome de Asperger, que entre otras cosas dificulta la relación social con otras personas, por lo que sus padres presentaron un recurso de alzada contra esta decisión al considerar que un cambio de centro escolar podría ser perjudicial para el desarrollo de su hijo. 

En su centro escolar habitual el pequeño ya cuenta con un grupo de amigos .
A finales de septiembre, la titular del juzgado de lo contencioso número 4 de Alicante lo dejó bien claro en un auto: «De lo que se trata es de evitar los perjuicios que para el menor, afecto del síndrome de Asperger, pudieran derivar de un cambio repentino de colegio, y que de facto se han puesto de manifiesto dadas sus especiales dificultades de adaptación (...) El interés más digno a proteger es la salud y el bienestar del menor y su derecho fundamental a la educación». Bien por la magistrada.
Educación, como no tiene personal cualificado en un colegio, determina que hay que cambiar a un niño con NEE a otro colegio que sí tiene recursos cuando en realidad lo que deben hacer para no provocar más problemas a ese niño es dotar al colegio en cuestión de personal especializado. Pasan por alto las dificultades del menor para socializar y hacer amigos y el hecho de que después de varios años escolarizado en un mismo colegio al fín ha conseguido relacionarse con sus compañeros de una forma productiva.





En este caso en concreto Lo que necesita este niño es que se dote a su centro escolar del personal cualificado pero NO que le cambien a otro colegio en el que tendrá que volver a empezar de nuevo el proceso de socialización, en el que sus padres se verán con la necesidad de instruir (y adiestrar) a los docentes, otra vez, sobre las necesidades de su hijo y la forma como hay que atenderle y en el que probablemente tendrán verdaderos problemas para evitar situaciones de bullying. Pero lo gordo de este asunto es que, tal como apunta el juzgado, en el nuevo centro al que pretende ser trasladado el menor ni siquiera va a poder contar con el apoyo de un educador debido a que, superando la ratio de alumnos por educador, únicamente podría atenderle de manera puntual. !A ver si aprenden de una vez! Es una lucha constante, contra la administración, contra los colegios, contra la sociedad. A veces me sorprende la capacidad de pelea que tenemos los padres de niños asperger. Aquí tenemos una muestra.

La Administración sigue sin tener en cuenta las dificultades particulares de los alumnos con Asperger.