12/3/11

Un síndrome NO ES una enfermedad.

.
con los datos.

Queremos recordar a los lectores de este blog que se comete habitualmente el error de catalogar el síndrome de Asperger, y otros trastornos del espectro autista, como enfermedades. Un síndrome es una patología que hace que quien la padece muestre una serie de síntomas y rasgos propios de la patología misma, y por tanto se padezca un trastorno. Una enfermedad tiene tratamiento farmacológico, ya sea curativo o paliativo, y se sabe su origen y procedencia, e incluso la forma como se trasmite si es el caso. Los síndromes no se contagian y no se curan aunque se pueden aminorar los síntomas. Es importante que no se  incurra en esa confusión porque enfermedad y síndrome son dos cosas completamente diferentes.
Por otro lado queremos denunciar las suposiciones habituales respecto a que algunas celebridades padecieron o padecen el síndrome de Asperger. Es más que habitual encontrar párrafos que digan "Algunas personas que se consideran genios en diferentes disciplinas, han padecido Asperger. Albert Einstein, Isaac Newton, Bill Gates, Steven Spielberg, entre otros. Estos brillantes personajes han hecho de su vida un cúmulo de éxitos, y aportes a la sociedad. Es por ello, que lo más importante, es que los padres potencien las habilidades de sus hijos Asperger, así podrán sacar provecho de las capacidades de sus hijos y potenciarlos como futuros talentos." (http://www.espaciologopedico.com/noticias/detalle?Id=3322).




Esas afirmaciones se hacen con rotundidad cuando son solo conjeturas. Es imposible demostrar que Einstein o Newton sufrieran Asperger, y Spielberg y Gates jamás han confirmado que padezcan este síndrome. Es más, este tipo de  presunciones genera en las familias unas expectativas respecto al futuro de sus hijos que pueden provocar frustración y malestar de forma generalizada.
Los niños asper deben aprender a desenvolverse en sociedad, deben adquirir los conocimientos necesarios de acuerdo a su edad y el diseño curricular de sus estudios, y en el futuro deben intentar encontrar un empleo que, si guarda relación con sus temas de interés, desempeñarán de una forma brillante. Pero cuidado, porque no es tan sencillo que progresen con facilidad, y desde luego no todos los Asperger se convertirán en genios ni destacarán en áreas concretas de la ciencia.
Por favor, dejen de hacer presunciones. Dejen de elaborar teorías que no tienen fundamento.
Si queremos dar a conocer el síndrome de Asperger necesitamos ser muy rigurosos.