6/3/11

Estimulación precoz vs. Atención temprana


   Es vital para el desarrollo y crecimiento de un niño con autismo el diagnóstico temprano, las investigaciones e intervenciones apropiadas, con la finalidad de mejorar favorablemente su calidad de vida mediante la ayuda profesional y el apoyo por parte de sus familiares, lo cual representa un desafío. También es importante conocer que la atención especializada dedicada a la persona con autismo debe ser durante toda la vida, teniendo en cuenta que cuanto más temprana se inicia la estimulación al niño o niña los resultados serán mejores.
   Mientas la estimulación precoz se basa en el niño, en sus primeros hitos evolutivos y tiene una base rehabilitadora, la atención temprana, sin embargo,  es aquella que abarca al niño y al contexto, y debe estar a cargo de un equipo interdisciplinar y trasdisciplinar, es para todo niño que nace con algún tipo de trastorno, como puede ser un bebé con Síndrome de Down, cualquier alteración genética o bien para aquellos que pueden tener riesgos en su desarrollo. Algo fundamental es atenderles lo más pronto posible porque hay que aprovechar la plasticidad neuronal e, indiscutiblemente, darle respuesta a las necesidades de la familia.  
   La familia es muy importante en la atención temprana porque es la que está día a día con el niño.Trabajar con el niño es necesario pero no es suficiente porque no se le puede aislar de su contexto, así que el primer paso fundamental es la aceptación de la realidad del hijo:  Aceptar a su hijo por ser lo que es y no a pesar de serlo. A los padres hay que darles una serie de estrategia sin pretender que se excedan en sus funciones, porque son padres, no tienen que ser psicólogos, logopedas o fisioterapeutas, pero deben aprender una serie de estrategias para optimizar la vida de su hijo.