25/1/11

Intervención educativa en los TEA con sistemas aumentativos. Teacch y Pecs.


(Este artículo ha sido revisado y actualizado en Julio de 2017)



   Los niños con trastornos del espectro autista (TEA) tienen características relativamente homogéneas, en sus déficits y habilidades, que permiten establecer unas pautas o modos generales de  actuación que debemos valorar en la intervención. El objetivo principal establecer un sistema aumentativo basado en la  información visual, que además nos permita estructurar tanto el entorno del niño como las actividades a realizar. con una buena intervención pretendemos también homogeneizar la intervención en los distintos entornos naturales del niño: familia, centros de intervención y centros escolares. Por ejemplo el programa TEACCH permite evaluar los estilos de aprendizaje ya que hay chicos/as con preferencias peculiares en cuanto al procesamiento de información (determinadas, en gran medida, por sus mayores habilidades en un campo concreto).
   El proyecto TEACCH es el programa estatal de Carolina del Norte para el tratamiento y educación de niños con autismo y discapacidades relacionadas (fundado por Eric Schopler). En el año 1972 la Asamblea General de Carolina del Norte aprobó una ley que ordenó la creación de la División TEACCH convirtiendo al proyecto en el primer programa con aval estatal. A partir de ese momento fue considerado un programa modelo para atender a personas diagnosticadas con autismos, con gran prestigio dentro de Estados Unidos y a nivel internacional. Consiste en un programa completo, con base comunitaria que incluye servicios directos para los niños y entrenamiento profesional. Un programa TEACCH tiene como objetivo fundamental maximizar la adaptación del niño a través de:
   - la mejora de sus habilidades básicas para la vida diaria
   - la implementación de una estructuración del ambiente
   Es un excelente método para trabajar con el autismo, ya que ha dado resultados positivos a estos niños al usarse materiales muy atractivos visualmente llaman la atención del niño y les motivan. Además hace que el niño sea autónomo en la realización de las tareas, debido a que son materiales que se presentan muy estructurados y ofrecen información visual, indicando en el propio material lo que se debe hacer con él, en qué orden y cuando finaliza la tarea. Así se potencia el trabajo individual e independiente del alumno.

Programa TEACH (Schopler y Mesibov, 1995):



   Empleamos ayudas visuales para ofrecer información en cuatro ámbitos:
   a) Organización espacial: imágenes en los lugares que ayudan a recordar qué hay que hacer en ellos.
   b) Agendas: Series de dibujos y pictogramas que ayuden a anticipar la secuencia de actividades durante un período de tiempo.
   c) Sistemas de trabajo: fotografías o dibujos que informan sobre cómo realizar una o varias actividades de forma independiente. Responden a ¿cómo lo tengo que hacer?.
   d) Organización de tareas: formas especiales de presentar las tareas que ayudan a comprender las instrucciones sin necesidad de órdenes verbales y que responden a la pregunta. ¿Qué tengo que hacer con este material?
   El tipo de imágenes que empleamos para elaborar la información visual debe adaptarse al nivel cognitivo del niño y hemos de tener en cuenta que, a mayor grado de abstracción, mas flexibilidad y más independencia del entorno proporcionamos al niño.
   Cuando son pequeños o tienen asociado retraso mental severo usamos objetos reales (una parte del objeto – pieza de puzzle -, parte de la actividad – vaso por agua- ) o miniaturas que representen lo que queremos indicar. A medida que avanzamos en edad y en nivel de desarrollo usamos pictogramas o fotos reales (también etiquetas, catálogos, cajas de los juguetes,...) de las situaciones. En edades tempranas quizá sea preferible también el uso de pictogramas pues las fotos a veces tienen demasiado detalle o colorido y les hacen no visualizar lo relevante de la imagen. Posteriormente podemos usar dibujos en un folio con viñetas tipo cómic y palabras escritas...
   Establecer un sistema aumentativo basado en la información visual que además nos permita estructurar tanto el entorno del niño como las actividades a realizar es muy importante.



   El Sistema de comunicación por intercambio de imágenes (PECS) es un sistema alternativo de comunicación para personas que no utilizan un lenguaje oral. Básicamente consiste en el intercambio de un símbolo comunicador entre el usuario y el terapeuta. Este sistema fue desarrollado por el Delaware Autistic Program para satisfacer la necesidad de dotar a ciertos alumnos y alumnas de un medio para comunicar sus deseos y necesidades básicas. Se trataba de alumnos/as para los que otros sistemas alternativos de comunicación como el lenguaje de signos o los sistemas de señalar no habían resultado efectivos. El PECS es apropiado para aquellos alumnos y alumnas que presentan:
   * Alteraciones en el desarrollo comunicativo:
- Ausencia de intención comunicativa.
- Déficit de atención al lenguaje oral.
- Déficit de atención conjunta.
- Déficit en la capacidad de imitación.
   * Deficiente desarrollo en su capacidad representacional que permita establecer una clara relación entre significante y significado.
   * Dificultades en la adquisición, uso o discriminación de signos aprendidos a través del Sistema de Comunicación Total de Benson Schaeffer o de otros.
   * Problemas motores para la configuración de signos y/o para la adquisición de otros sistemas comunicativos. (Estereotipias que puedan imposibilitar su ejecución como en el trastorno de Rett).
   * Discriminan objetos reales.
   * Presentan conductas instrumentales (uso de objetos y personas.).

http://fundaciomiram.org/